La Profecía se Está Cumpliendo

laprofecia

     Las diferencias que separan a los distintos grupos auto denominados como cristianos, radican en saber o no saber qué es hoy Jesucristo; o qué no es. Hoy nuestro Salvador existe como un hombre glorificado. Él es una persona viviente -de carne, hueso, cabello, ojos – aunque Él es Dios. A pesar de encontrarnos en la tierra, Su Espíritu habita en nosotros: Dice Pablo al respecto: Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: “¡Abba, Padre!” (Gálatas 4:6).

Sin embargo, es no sólo menester, sino obligatorio en grado sumo, advertir que existe otro espíritu en el mundo – el espíritu del antricristo. De hecho, así como Cristo nos ha dado Su Espíritu, también existe el espíritu del anticristo en el mundo preparando corazones para la venida del Hombre de Pecado.

     …y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y éste es el espíritu del Anticristo, el cual vosotros habéis oído, que viene, y que ahora ya está en el mundo.” (1 Juan 4:3). 

     Aquí Juan está diciendo, “Tú has escuchado acerca de la venida del anticristo. Esto ha sido predicado y enseñado, y tú esperas su llegada. Pero, ¡amado, despierta porque el espíritu del anticristo ya está en acción!”

Comprende que el anticristo no aparecerá repentinamente en escena y abrumará a la humanidad. Sería casi infantil pensar de ese modo, si estamos hablando de un reino sustentado por el engaño, la mentira y la sutileza. Muy por el contrario, su espíritu está misteriosamente obrando ahora mismo, estableciendo su reino, y haciendo que corazones se enfríen. Pregunto seriamente: ¿No lo estás viendo? ¿No te lo está mostrando e Espíritu Santo a través de tu discernimiento?

Cuando finalmente el antricristo aparezca de manera frontal, ¡El será públicamente revelado al mundo, el cual ya ha sido preparado para él y revelado a corazones que él ya posee! Quiero que entiendas: el anticristo no va a producir rechazo en el mundo secular, porque ese mundo está siendo ahora mismo preparado en base a conceptos, dogmas y predicamentos mediante los medios de comunicación, para aceptarlo sin problemas cuando se manifieste.

     Ahora mismo nosotros vemos un creciente sentir del anticristo, pero pronto éste se convertirá en un fluir, y eventualmente, en un vasto océano. Inclusive el espíritu del anticristo ya está invadiendo los corazones de muchos cristianos apóstatas. “Pero, ¿ahora?, ¿por qué ciertos cristianos se tornarán al anticristo?” tú te preguntas. Porque ellos cuentan con la misma manera de pensar que él.

Juan escribe: No améis al mundo ni las cosas que están en el mundo. (No habla de la gente ni del planeta, habla del sistema)  Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él, porque nada de lo que hay en el mundo —los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la vanagloria de la vida— proviene del Padre, sino del mundo. …Hijitos, ya es el último tiempo. Según vosotros oísteis que el Anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos; por esto conocemos que es el último tiempo. (1 Juan 2:15-18).

     Juan nos está alertando que  aquéllos que aún aman las cosas de este mundo se han expuesto a ellos mismos al espíritu del anticristo. Él nos está diciendo, “¡Tú sabes que éstos son los últimos días porque muchos están llenos de codicia, del espíritu del anticristo!” Ahora mira a tu alrededor. ¿En qué crees que andan las máximas potencias mundiales y los líderes de las religiones más poderosas? En establecer “consensos” con la finalidad de establecer un orden único, tanto en lo político, como en lo social, como en lo económico, como en lo ideológico y, obviamente, también en lo espiritual. Ahora, haz tu propio estudio y saca tus propias conclusiones.

Leer Más

Todo Ha Sido Dicho (Audio)

011 - Todo Ha Sido Dicho

Es notorio que en el marco de las enormes confusiones que se viven en estos tiempos, tanto fuera como dentro del pueblo cristiano, aquellos que buscan en la Palabra de Dios las respuestas que, saben perfectamente, allí se guardan, no siempre dan con las que esperan. aunque no es un problema de Dios dar una respuesta que no coincida con lo que un hombre piensa y espera, sino de este hombre que, a todas luces, todavía no ha conocido verdaderamente a ese Dios en el que dice creer y al que cree servir. Todavía, por ejemplo, una enorme proporción de creyentes no terminan de tener en claro las diferencias enormes que existen entre la desobediencia y la obediencia. Las limitan, en todo caso, a la relación miembro de iglesia-pastor, lo cual contiene una mediocridad tal de conceptos que ni siquiera merece el menor análisis. Lo cierto es que la palabra es y sigue siendo clara, y en este breve trabajo quedará bien expuesto.

Leer Más

Tiempo de Hablar de Diseños

Arbol7

   En mi país, en estos días, hay todo un mover periodístico relacionado con la violencia de género, esto es: mujeres golpeadas por sus maridos, novios o parejas,  o jovencitas ultrajadas o sometidas a diversas crueldades. Esto, a la verdad suena bien, desde el punto de vista en que no hace tanto tiempo atrás, este tipo de delitos se silenciaba y, las víctimas, si tenían fortuna y no eran convertidas en victimarias, simplemente eran olvidadas y corrían el serio riesgo de volver a sufrir los mismos ultrajes.

     Sin embargo, dentro de esa “onda” informativa”, me tocó ver un caso en donde, según el informe de la televisión, un hombre fue acusado de abusar de sus hijas por espacio de varios años. Según denuncias de ellas mismas que ahora son jóvenes de dieciocho y veinte años, esos abusos se venían produciendo desde que eran niñas de tres o cuatro años de edad. Terrible y, a todas luces, diabólico. Sin embargo, el combo se cerraba con un añadido que no podía en modo alguno producir alegría: el pervertido padre de esas muchachas, es un predicador o pastor evangélico en actividad.

     No sé qué te produce a ti, a la distancia, lo que te estoy contando como hecho local de la ciudad capital de mi país. ¿Vergüenza? ¿Decepción? ¿Desánimo? Sí, a mí también me produce todo eso, pero además y a partir de todos estos sucesos que, obviamente sólo forman parte, hasta hoy, de un impacto informativo mediático, ya que no hay todavía resoluciones ni mucho menos decisiones o sentencias de la justicia, producen lo que a mí entender, tengo certeza, es lo que se persigue a nivel espiritual desde las oficinas del infierno: Descreimiento. Porque, imagínate: ¡Cómo vamos a creer en un Dios que permite que alguien que lo está representando, cometa esas aberraciones? Otra: ¿Con qué rostro voy a hablarle de Dios a alguien vecino de ese hombre?

     Y después está la otra parte, la que directamente tiene que ver con diseños que el infierno ha elaborado para que, al igual que nuestras oraciones fundamentales, aunque a la inversa, eso ocurra en la tierra del mismo modo que sucede en el infierno. Y la prensa, nuestra prensa secular, siempre va a regodearse con esta clase de noticias. Nadie seguirá el tema para ver si esto que se difundió es realmente así o todo se trató de una puesta en escena. Porque, quiero que me entiendas, esto va más allá de la justicia, los delitos privados y las personas: ¡Esto tiene que ver con la credibilidad de todos los hijos de Dios!  Y en eso, me agrade o no, tengo que incluir al sacerdocio católico romano, que hoy tiene una tremenda guerra con la pedofilia como tema central, y más allá de las doctrinas, las idolatrías o lo que quieras, vemos que la palabra cristianismo, la mires por donde la mires, sigue bajo ataque.

     Soy un periodista retirado que, en su tiempo de actividad, aprendió y evitó con todas sus fuerzas las llamadas operaciones de prensa. ¿Sabes qué es eso?  Operación de Prensa es hacer que tú aceptes, luego pienses, como consecuencia, digas y difundas, y luego hagas, lo que a los grupos que organizaron esas operaciones de Prensa les interesa y les conviene. De ninguna manera eso te convendrá a ti, aunque cuando lo aceptas, lo piensas, lo dices y lo haces, estás absolutamente convencido que sí. Eso se llama “manipulación de masas”, y en Argentina, (No tengo otro modelo mejor a mano), se ha convertido no ya en una modalidad, sino en un estilo de vida. Una enorme mayoría, aquí, juega al juego del Mediocre, ¿Sabes cuál es? El que piensa por sí mismo, pierde. ¿Y quién ganaría, entonces, en ese juego? El que se deja pensar por otros, más…inteligentes.

     Ahora retorna a esa noticia que te comenté. No sé si es cierta o inventada. No sé si los protagonistas son reales o figurativos. Y casi que no interesa todo esto, que aunque doloroso y horrible, esconde detrás otro delito mucho más grave: desencantar a mucha gente sobre algo que había decidido amar y respaldar y, como consecuencia, llevarlo lenta pero progresivamente a la posición opuesta, esto es, la misma que engendra y produce hechos como el de la noticia. ¿Cabe alguna duda de esto? Sólo piensa por ti mismo, sin dejarte llevar por lo que lees o oyes, (Ni siquiera por esto), ponlo en oración y examina tus alrededores. Ahí tendrás tus respuestas. Yo ya las tengo, y no creo ser superior a ti ni a ninguno de ustedes.

Leer Más

El Mejor Cirujano Facial

descarga

     En una oportunidad, David declaró con audacia: Pues lo he de alabar otra vez ¡Él es la salvación de mi ser, y mi Dios! (Salmo 42:11). Y repite la misma declaración en el Salmo 43:5. La mejor traducción del hebreo original de estos dos versículos es: “¡Dios es la salvación de mi cara!” Perdón… ¿De mi cara? ¿Estamos hablando de su faz, de su rostro?

     Yo creo que David está diciendo algo importante aquí: su cara, su rostro, es un cartel que anuncia lo que está pasando en su corazón. Toda la alegría o la confusión que lleva dentro se reflejan en su rostro. Cuando hablo de rostro, estoy hablando de la expresión facial, lenguaje corporal, tono de voz.

     Por ejemplo, cuando tu mente está cargada con las preocupaciones de tu familia, o el trabajo, o las finanzas, o las relaciones, muchos tienen la tendencia a encorvarse. Lucen preocupados, su frente se arruga, algunas personas incluso les dicen que lucen tristes. ¿Nunca te pasó?

     A esto lo contaba un enorme hombre de Dios, hoy ya en la presencia del Señor, y sirve como ejemplo de lo que quiero decir: “Un día estaba caminando por la calle, totalmente absorto en asuntos de la iglesia y, probablemente, muy encorvado. Me encontré con una casa de crack donde una mujer se sentó en la entrada con una sonrisa de oreja a oreja. Yo podía ver que estaba hundida en el crack. Ella vio que yo me le aproximaba y mientras más me acercaba, ella dijo: “Señor, no puede estar tan mal.” ¡Quede pasmado! Y pensé: “Aquí está esta mujer llevada por el crack y aquí estoy yo, un hombre de Dios. Ella sonríe y luce bien y yo estoy encorvado otra vez, como si no tuviera esperanza. “¡Fue un reproche para mí!”

     Doy gracias a Dios todos los días por Su gran salvación –por redimir nuestra alma, nuestro espíritu e incluso nuestro cuerpo. Sin embargo, es innegable algo que vemos a diario: ¡Muchos de nosotros necesitamos lograr la salvación de nuestra cara, de nuestro rostro! Necesitamos que El Espíritu Santo nos haga una cirugía facial, porque ¡Tu cara está dando el mensaje equivocado al mundo!

     He visto personas atribuladas por distintas calidades y cantidades de pecado, entrar a un proceso de discipulado personalizado. El primer día, las he visto con sus rostros color ceniza, atribulados y pálidos. Semanas después, y ya en franca recuperación, no sólo han recuperado su color facial, sino que además sus rostros expresan vida y gozo, aunque todavía no esté todo solucionado.

     ¿Qué fue semejante cambio de rostro? La Sabiduría del hombre ilumina su rostro y hace que la dureza de su rostro cambie. (Eclesiastés 8:1) Tomo “sabiduría” en este verso para significar a Jesucristo. De hecho, ¡La presencia de Cristo en tu corazón tiene un impacto directo en tu rostro! Esto afecta tu caminar, tu hablar y hasta el tono de tu voz. ¿En tu iglesia congregan algunos legalistas? Observa  sus rostros. ¿No lucen como si hubieran desayunado con una mezcla de vinagre y limón? De esto estamos hablando.

Leer Más

¡Ahí Tienes tu Copero! (Audio)

images

Hay momentos en cada una de las vidas que se reúnen aquí, donde la oscuridad interna y hasta externa parece ser total. Deberán estar muy bien plantados en el Señor para no caer en la más natural y lógica desesperación, que luego dará origen a la frustración y la desesperanza, y posteriormente a su aliada más letal y destructiva: la depresión. Este trabajo pretende enseñarte, en un breve lapso, que tu desierto no es todo lo árido y despiadado que parecería ser; que tu oscuridad no es tan absoluta como para que allá en el fondo, no se alcance a divisar una pequeña luz. Cuando logras verla, la seguridad vuelve a tu vida, echas mano a tu antiguo copero y sales al frente con el espíritu, el alma y el cuerpo llenos de victoria.

Leer Más

La Simple Hermosura de la Rosa

images (2)

     Durante muchos años la iglesia casi en su conjunto, estuvo convencida que el Libro de los Cantares era casi una apología erótica con un punto de referencia determinado en Salomón y la Sulamita. Claro, en ese concepto, no fueron pocos los “intérpretes” que “sugirieron” que tal libro no se leyera en la congregación y, mucho menos, en su cuerpo de jóvenes. Tuvieron que pasar años y unciones para que el Espíritu les revelara a varios que este libro no es otra cosa que un simbolismo y tipología de la relación entre Cristo y la iglesia.

     (Cantares 2: 1) = Yo soy la rosa de Sarón, y el lirio de los valles.

     Buscando significados respecto a la rosa de Sarón, me encontré con tantos y tan disímiles entre sí, que elegí pensar con poesía, como se lo hacía antes de esta guerra despiadada en la que hoy vivimos, y apareció lo que sigue. Además, pone de relieve que todo lo que pueda haber de belleza en el mundo material, Jesús lo posee en el mundo espiritual en un grado infinitamente superior.

     Entre las flores, la rosa es considerada como la más fragante; pero Jesús es mucho más hermoso en el jardín del alma que lo que la rosa pueda serlo en los jardines de la tierra. Él ocupa el primer lugar como el más bello entre diez mil. Él es el sol; los otros son las estrellas.

     Los cielos y el día son oscuros al lado de él, porque el Rey, en su belleza sobrepuja todo. Yo soy la rosa de Sarón, dijo. Esta era la mejor y la más rara de las rosas. Jesús no sólo es la rosa, sino la rosa de Sarón, así como él llama “oro” a su justicia y añade: Oro de Ofir, lo mejor de lo mejor.

     Él es positivamente hermoso y superlativamente el más hermoso. Porque hay variedad en sus encantos. La rosa es hermosa a la vista y su perfume es agradable y refrigerante; así también cada uno de los sentidos del alma: el gusto, el tacto, el oído, la vista y el olfato espiritual, hallan su pertinente placer en Jesús.

    Aun el recuerdo de su amor es agradable. Toma la rosa de Sarón, quítale los pétalos uno por uno y guárdalos en el florero de la memoria y hallarás mucho después que cada uno de esos pétalos conserva su fragancia y llena la casa de perfume. Cristo satisface completamente el gusto más refinado de los espíritus más cultos.

El más destacado aficionado en perfumes se siente completamente satisfecho con la rosa; y cuando el alma haya llegado a su más alto de genuino gusto, aun entonces se sentirá satisfecha con Cristo; más aún: estará mejor capacitada para apreciarlo. El mismo cielo no tiene nada que sobrepuje a la rosa de Sarón.

     ¿Qué emblema puede exponer plenamente su belleza? El lenguaje humano y las cosas terrenales son insuficientes para revelar a Jesús. Los más exquisitos encantos de la tierra unidos, reflejan débilmente su gran preciosidad. ¡Bendita rosa, florece en nuestros corazones para siempre!

     ¡Vaya! ¿Y de dónde salió poeta el hermano? Desde la simple condición de hijo de Dios. ¿Tú crees en el creyente guerrero? Yo también, porque el hoy es guerra. Pero no pierdo ni perderé de vista al creyente amor, porque todavía Dios sigue siendo amor, y porque una de las expresiones del amor, es la poesía.

Leer Más

Sin Límites en La Devoción

adoracion

     No es suficiente para Jesús conquistar tu corazón. ¡Él tiene que ser la satisfacción de tu corazón! Sin embargo, hay muchos creyentes que nunca han estado satisfechos con Jesús. Ellos siempre cambian de ánimo dependiendo de sus circunstancias.

     Ésta no es una novia adecuada para este novio. No, una belleza especial debe adornar a su novia para que lo atraiga: deseará el rey tu hermosura. (Salmo 45:11). Pero ¿qué belleza?

Tú probablemente has cantado sobre la belleza de la santidad: Adorad a Jehová en la hermosura de la santidad ( Salmo 29:2). Esta belleza se contempla en los ojos de Dios. Es aquélla que Jesús ve en nosotros y que le atrae.

     El Espíritu Santo le dice a la novia de Cristo, “¡Si haces a un lado todo, te olvidas de los otros y te adornas solamente para Él, entonces Él deseará tu belleza!” ¡Esto significa que ningún trabajo, persona, relación puede intervenir entre ustedes dos!

     Yo escuché a una esposa santa decir, “Entre más se acerque mi esposo a Dios, éste es más atractivo para mí”. De esto se trata el matrimonio. De la misma manera, entre más se entregue usted en devoción al Señor, usted le será a Él más atractiva y bella.

     …y deseará el rey tu hermosura . . . (Salmo 45:11). Qué pensamiento tan increíble: ¡Jesús no podrá estar lejos de ti! De hecho, el significado de belleza en hebreo se refiere a un deseo profundo. En otras palabras Jesús se acercará a ti -¡Estará lleno de un santo deseo por ti!

     A lo largo de mi vida, me ha tocado ser ministro en algunas bodas. Y nunca ha habido un novio que no le sonría encantado a su novia, y piense, “¡Ella es toda mía!” Amado, ésta es la belleza de la que estoy hablando. Nuestro novio se regocija y le dice a su novia, “Yo soy la niña de sus ojos. Ella pasa más tiempo conmigo que con nadie más. ¡Y esto la hace hermosa ante mí!”

     La novia de Cristo tiene una belleza interna que se refleja en su exterior. Ella es . . . Toda gloriosa. . . (Salmo 45:13) porque es devota a su novio. Él no duda al pensar “¡ella es toda mía -devota solamente a mí! Ella me alaba a mí y se somete a mí. Yo soy el único en su vida, el único centro de su atención. Ella aparta tiempo para estar conmigo y se regocija en mi presencia, y desea estar conmigo continuamente.” Qué hermosa devoción.

Ya sé que los cristianos varones, hemos sido formados en escuelas que, pretendiendo ser muy masculinas, apenas rozaron lo rústico y hasta torpe. Y con cierto añadido de machismo, les resulta complicado verse como “novia” de Cristo. Mi oración es para que abandonen esa visión del noviazgo según libreto del infierno, y comiencen a verlo conforme a la Palabra celestial.

Leer Más

Procurando no Deslizarnos (Audio)

Procurando no Deslizarnos

Cuando leemos nuestras Biblias, en muchas ocasiones nos encontramos con textos de los llamados “oscuros”, que no significa que se encuentren tomados por las tinieblas, sino que todavía no han encontrado la luz de la revelación que los muestre con claridad. ¿Y qué hacemos en esos casos? Una pequeña proporción, escudriña, busca, estudia, indaga y espera revelación. Una gran mayoría, pasa al texto siguiente y piensa: “Oh, ya vendrá alguien que me lo enseñará”. ¿Está mal, esto? No se puede decir que lo esté, es normal esa reacción en un marco ambiental de gente ocupada y sin tiempo para nada. Sin embargo, cuando una de esas escrituras es alumbrada por el entendimiento, (Como la de este tema adjunto), una nueva visión invade nuestras mentes y, allí sí, recordamos el mandato de escudriñar las escrituras que TODOS tenemos, y seguramente pensamos: ¡Oh! ¿Cómo no me detuve a investigarlo antes?

Leer Más

¿En Qué Lugar del Camino?

¿En Qué Lugar del Camino

     Hace algunos días, leía en un sitio on-line un artículo sobre un tema que estaba relacionado con lo deportivo y lo político de mi país. Tal como nos tienen acostumbrados nuestros medios de comunicación, conforme el medio, la opinión. Y no por ideologías que ya casi no existen en el mundo, sino por intereses grupales o, incluso, personales. Y lo más triste del asunto, conforme la opinión, el adoctrinamiento de un cúmulo de hombres y mujeres quizás sinceros, quizás honestos, pero infinitamente mediocres o cómodos a la hora de pensar por sí mismos.

     Como todo sitio on-line, debajo del artículo, los comentarios de los lectores. Descartando los empleados a sueldos de los distintos intereses, (Aquí les llaman “trolls”), algunos de esos comentarios, a veces, me son de utilidad, porque de alguna manera me marcan en qué andan mis paisanos, dónde va mi país como tal con los que lo habitamos y qué pueden esperar nuestros hijos y nietos. Y en esa lectura rápida, casi pasatista, encontré a Luis (No menciono su apellido porque no viene al caso, ni es necesario) Autocrítico, duro, casi ferozmente letal. Escribió:

     “Los argentinos somos un pueblo indolente y cerril, argentinos de bien: cada vez que ustedes me insultan, me desprecian y subestiman me están dando la razón, me están demostrando a mí y a ustedes mismos que Argentina es el reino de la ignorancia, de la vulgaridad, de la agresividad. Un país dominado por la iglesia, atropellado por los políticos, un país habitado por gente que no ha podido separar el sexo de la reproducción y que sigue viendo a las mujeres como vacas paridoras o como burras que solo sirven para reproducirse y criar niños, un país de televidentes crónicos y de admiradores de jugadores de fútbol, y de aficionados al fútbol, un pueblo que se solaza en su propia podredumbre, que goza viendo cómo vamos de mal en peor. De lo poco que supimos ser a la absoluta destrucción de una sociedad híbrida, alcahueta del delito y la corrupción, cholula, exitista, improvisada, conspiranoide, esquizoide, y en estrepitosa caída a la degradación sociocultural. Anoto sin alegría estas reflexiones. También sin ira; dada mi condición de contemporáneo y argentino, es inevitable que me parezca de algún modo a quienes denuncio.”

     Luego concluye su comentario dirigiéndolo a lo que verdaderamente quería decir, que es para lo que la enorme mayoría de comentaristas ingresan a estos sitios. Arrear agua para sus molinos. Soy creyente. Soy un hijo de Dios por adopción y mi visión está puesta en el Invisible, de acuerdo, pero resulta ser que Dios dispuso un día que yo viniera a nacer precisamente aquí, en esta parte del planeta. Y como nativo de estas pampas, me golpeó bastante que un paisano hablara de ese modo de nosotros mismos. Claro que también fui periodista, y eso me entrenó para hacerme a un costado y ver las cosas desde un ángulo no comprometido ni parcial. Así que volví a leer esta escalofriante nómina de “virtudes” argentinas y, con cierto dolor en el alma, (Que todavía supongo conserva un lugarcito pequeño para el patriotismo), tuve que reconocer que había en esa lista, por lo menos, un noventa por ciento de verdad.

     Y recordé que lo natural es un reflejo de lo espiritual. Y asumí que si un país tan bendecido en cuanto a clima y riquezas naturales, contiene gente de esta clase, el tema sencillamente tiene que ser de origen espiritual. Y en ese tenor, la mayor responsabilidad de victorias o derrotas globales, la tiene la iglesia del Señor. Que no es esa a la que alude Luis, claro está. Recuperar el Reino usurpado es, precisamente, esto de lo que estamos hablando. Y aquí ya no puedo culpar ni a pastores ni a líderes varios: Yo soy iglesia. Y algo no debo haber hecho como Dios me dijo que lo hiciera. Y esto que vemos es la consecuencia. Y como no tengo mundo recorrido, no me queda otro recurso que preguntarle a todos mis hermanos lectores que, curiosamente, representan puntualmente a todas las sociedades de habla hispana del planeta: ¿Se vive en tu país conforme a los principios de Dios o, por el contrario, existen personajes que con las diferencias culturales lógicas, se asemejan mucho a lo que mostró nuestro amigo Luis? Me gustaría mucho saber tu respuesta, porque en ella, creo, está reflejado en qué lugar del camino está la iglesia de Jesucristo, hoy. La que debería tener el dominio, pero que aparentemente todavía lo tiene cedido a ciertas imitaciones paupérrimas.

Leer Más

Ayer: Ovejas. Hoy: Remanente

ovejas-comer-consumir-marihuana-cannabis

     Pablo, en muchos de sus escritos, le agradece a Dios por un pueblo que permanece firme en los tiempos de dificultad. Este remanente santo, que en este tiempo se está congregando de manera sobrenatural y divina en un arca espiritual preparada por el Espíritu Santo, se levantará en contra del espíritu del anticristo y se mantendrá firme. Dicho remanente nunca será vencido. Por el contrario, ¡Es pueblo que vencerá al mundo, a la carne y al maligno!

     Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros… de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación… Así que, hermanos, estad firmes y retened la doctrina que habéis aprendido…Y el mismo Jesucristo Señor nuestro, y Dios nuestro Padre, el cual nos amó y nos dio consolación eterna y buena esperanza por gracia, conforte vuestros corazones y os confirme en toda buena palabra y obra. (2 Tesalonicenses 2:13-17).

     Este remanente santo ama la verdad y no tiene miedo a ser desaprobado. Ellos se examinan a sí mismos a la luz de la Palabra de Dios, dejando que ésta los perfore hasta lo más profundo. Escucha; si tú mantienes tu corazón abierto a la verdad- si continúas enamorándote de la Palabra de Dios – el Señor se establecerá en ti.

     Los que confían en Jehová son como el monte Sion, que no se mueve, sino que permanece para siempre. Como Jerusalén tiene montes alrededor de ella, así Jehová está alrededor de su pueblo desde ahora y para siempre. No reposará la vara de la impiedad sobre la heredad de los justos; no sea que extiendan los justos sus manos a la maldad. (Salmo 125:1-3).

     El espíritu del anticristo tiene una vara que simboliza autoridad. Pero su poder y dominio no estarán sobre usted porque es parte del remanente santo de Dios. Os he escrito a vosotros, porque sois fuertes y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno. (1 Juan 2:14).

     …porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y ésta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. (1 Juan 5:4).

     Deja que el espíritu del anticristo venga. Tú no serás movido porque te encontrarás firmemente establecido en la verdad de la Palabra de Dios. Tú serás encontrado en la casa de Dios, alabándole con un corazón puro, y tu fe vencerá todo lo que el enemigo atente contra ti. Todo esto, si tú te crees parte real, genuina y activa de ese remanente santo. Si todavía no lo crees así, entonces búscalo ya mismo, porque ese remanente será el que resulte más que vencedor. Para ellos es la palabra de este tiempo de victoria.

Leer Más

Entre Doncellas y Casadas (Audio)

prisma_50-7146_1936x1152

Es indudable que si quieres tener un grupo cristiano que siente testimonio viviente y efectivo en tu medio ambiente, ese grupo deberá contar con algunas condiciones y virtudes que produzcan impacto en su sociedad circundante. Una de esas virtudes, es la Honestidad. Yo no sé cuánto hace que nadie te habla algo de ella, pero sí sé que sin ella, no hay iglesia posible. Y no lo digo porque me parezca, tenga la sensación o alguien me lo haya contado; te lo digo porque lo he visto, lo he vivido y, obviamente, lo he padecido. La falta de honestidad en el mundo secular, impío, pecador y pagano, es fastidiosa y indignante, pero entendemos que no podemos pretender demasiado de ellos. Pero la carencia de esa virtud en la iglesia, sencillamente es inadmisible. Porque si crees en un Dios justo y dices pertenecerle, de ninguna manera podrás moverte sin tener en cuenta su máxima expresión: La Honestidad.

Leer Más

Extremando La Limpieza

images

     Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros, (Juan 13:14).

     Los discípulos fueron doce hombres amados por Dios -preciados ante Sus ojos, llenos de amor por Su hijo, puros de corazón, en completa comunión con Jesús. Y aun así, ¡ellos tenían pies sucios! En esencia, Jesús, les estaba diciendo a estos hombres, “Sus corazones y manos están limpias pero sus pies no. Estos se han ensuciado durante su camino diario conmigo. Ustedes no necesitan lavar todo su cuerpo, solamente sus pies.”

     La suciedad que Jesús menciona nada tiene que ver con la suciedad natural. Se trata del pecado- de nuestras faltas, fallas, de nuestra caída en tentaciones. No importa cuán sucias y empolvadas hayan estado las veredas de Jerusalén, ninguna época ha estado tan sucia como la nuestra.

     Me pregunto, cuántos de ustedes que se encuentran leyendo ahora mismo este mensaje tienen alguna suciedad colgando. Tal vez esta semana pasada tú caíste en tentación o le fallaste a Dios de cierta forma. No se trata de que tú le hayas dado la espalda a Dios. Por el contrario, tú amas al Salvador más apasionadamente que nunca, pero has fallado y ahora estás lamentándote porque tus pies están sucios.

Las Escrituras nos dicen: Hermanos, si alguno es sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradlo con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. (Gálatas 6:1). Aquí la palabra griega para falta significa “una caída, un pecado.” Nosotros debemos restaurar a todo cristiano que cae en pecado si éste cuenta con un corazón arrepentido.

El lavar los pies, en su significado más profundo, tiene que ver con nuestra actitud ante la suciedad que vemos en nuestro hermano o hermana. Entonces te pregunto: ¿Qué haces cuando te encuentras cara a cara con alguien que ha caído en pecado o transgresión?

Debemos tomar el manto de la misericordia de Dios y dirigirnos hacia la persona herida. En el amor especial de Jesús no debemos juzgarle, ni exponerle, ni darle un sermón o tratar de encontrar su falta. En su lugar, nosotros debemos de comprometernos a ser su amigo. Nosotros debemos conducirle a la salvación al compartirle sobre la guianza, la sanidad, la limpieza y el consuelo que nos ofrece la Palabra de Dios.

Leer Más

Para Los Prisioneros de la Angustia

Los Prisioneros de la Angustia

     Al haber sido dado el Espíritu Santo al cristiano, como la energía en él de la vida en Cristo, es exhortado a orar con el espíritu, cantar con el espíritu, andar en el espíritu, de forma que en algunos casos es difícil distinguir en estos pasajes entre el Espíritu de Dios y el espíritu del cristiano. Es la tercera persona de la Trinidad. Se le llama, además de Espíritu Santo, también: Espíritu de Jehová, Espíritu del Señor, Espíritu del Padre, Espíritu de Jesús, y es también el Espíritu de verdad, de vida, de fe, de amor, de poder, de sabiduría, de gracia y de gloria.

     El Espíritu no es un mero poder ni una expresión figurada de la energía divina, como lo pretenden, por ejemplo, los antitrinitarios. Porque ya lo sabes, hay gente que se auto titula como cristiana que no cree en la Trinidad. ¿Será que por eso no tienen acceso a toda verdad? Sé perfectamente que esa palabra no está escrita en la Biblia, pero no puedes negarme que está implícita. La Escritura le atribuye una personalidad distintiva, como también sucede con el Padre y con el Hijo. Siempre se emplea en relación con el pronombre personal masculino a pesar de que en griego el término “Espíritu” sea neutro.

     El Espíritu piensa, conoce el lenguaje, tiene voluntad. Se le puede tratar como una persona, se le puede mentir, se le puede probar, se le puede resistir, se le puede contristar, se le puede afrentar. Por otra parte también enseña, testifica, convence, conduce, entiende, habla y anuncia. Cuando decimos que unidad es estar en un mismo Espíritu, estamos hablando de esto. ¿Lo entiendes? Los textos que hablan de la personalidad del Espíritu afirman también generalmente su divinidad. Posee los atributos divinos, esto es: Omnisciencia, Omnipresencia, Omnipotencia, Eternidad. Es identificado con Dios o con el señor. Es la blasfemia contra el Espíritu Santo la que no tiene perdón.

     Es Él quien da aliento al hombre y a los animales, está en medio del pueblo de Dios, capacita a ciertos hombres de cara a una tarea especial, pero nos es dado y también nos puede ser retirado. Así se explica la oración de David, cuando en Salmos 51:11, dice: No quites de mí tu santo Espíritu. Los profetas ya anunciaban muy claramente cuál iba a ser Su obra en el Nuevo Pacto. Será derramado sobre todo Israel, (Que hoy es la iglesia genuina del Señor) y sobre toda carne. A esto último todavía no se lo ha terminado de aceptar y por eso se cometen errores conceptuales. Será dado para siempre, morará en el corazón del hombre, al cual regenerará y santificará.

     El Señor Jesucristo fue asistido por el Espíritu a lo largo de toda su carrera aquí en la tierra. Por el Espíritu, fue concebido, ungido, sellado, llenado, revestido de poder, conducido, ofrecido en sacrificio, y resucitado. Si el Hijo del Dios viviente no pudo pasar ni un solo día sin la asistencia del Espíritu, ¿Cuánto más lo necesitaremos nosotros? Según el Señor Jesús, la primera obra del Espíritu en el hombre es la de convencerle de pecado. Sin esta convicción, nadie puede sentir la necesidad de un Salvador, y el pecado que el Espíritu destaca es precisamente el de no haber creído todavía en Cristo. En efecto, los hombres están perdidos no por ser pecadores, sino porque siendo pecadores no deciden recibir al Salvador.

     La blasfemia contra el Espíritu Santo es la atribución de las obras y testimonio del Espíritu Santo a Satanás con contumacia, cuando es innegable y totalmente evidente que la obra de testimonio es de Dios. Es este estado en el que el hombre se cierra ante toda la luz posible, ante la misma manifestación plena del poder de Dios en gracia, la Palabra se manifiesta de un modo inexorable. Este pecado involucra un corazón lleno de odio hacia la verdad y hacia la luz de Dios, y lleva a la perdición, por cuanto encierra al hombre en una actitud totalmente aberrante en contra de Dios y de su testimonio. Esto ha sucedido en nuestras iglesias, y mucho más de lo que supones.

     Se hace así absolutamente incapaz e indispuesto a creer. Entonces se hace imposible el arrepentimiento y el perdón. Es un estado irreversible, en el que se da un endurecimiento judicial (El caso de Faraón, endurecido por Dios). Por otra parte, el caso de la persona que anhele ir a Jesús, pero que está atormentada por la idea de que ha cometido el pecado imperdonable, es totalmente distinto. Su angustia y deseo de ir a Jesús para recibir su perdón constituyen evidencia clara de que no lo han cometido. Las personas encerradas en el castillo de la angustia tienen a su disposición la llave de la promesa. El texto bíblico recibe su plena fuerza cuando señala y puntualiza que: Al que a mí viene, de ningún modo le echaré fuera.

Leer Más

Esa Aventura Llamada La Carne (Audio)

Esa Aventura LLamada La Carne

Desde que te conviertes, si no eres un cristiano de familia, alguien te soplará al oído lo que quizás todavía no hayas leído en tu Biblia: debes andar en el espíritu. Y tú empiezas a repetir a quien quiera oírte y con el rítmico aleteo de un canto de papagayo, que debes andar en el espíritu. Mucho tiempo después, un día, descubres que no sólo no estás andando en el espíritu, sino que además ni siquiera podrías explicar qué cosa es andar en el espíritu. Y como consecuencia de esa ignorancia disfrazada con frases y muletillas de ocasión, tomas conciencia de que andas en la carne. Y allí, recién allí y por descubrimiento espiritual, es que empieza tu verdadera batalla. Esa que en el final deberás haberla peleado buenamente.

Leer Más

Las Llaves del Reposo

001 - Las Llaves del Reposo

     Si existe algo en estos días que parece sumamente escaso para el hombre medio, ese algo es la paz. Más que la paz en el sentido de ausencia de guerra, estoy refiriéndome a la paz que circunda al reposo que el hombre merece y debe disfrutar. Dios le ha prometido un glorioso reposo a su pueblo, un reposo que incluye paz y seguridad para nuestra alma. El Señor ofreció este maravilloso descanso al pueblo de Israel. Dicho descanso significa una vida abundante de gozo y victoria, sin temor, culpa o condenación.

     Hoy, claro está, es otro tiempo, pero ¿Cuántos saben que Dios es inmutable y Su Palabra siempre vigente y eterna? Hasta el tiempo de Jesús, ninguna generación de creyentes caminó completamente en esta bendita promesa. ¿A qué se debe esto? La Biblia deja muy claro que ello es resultado de la incredulidad. Dice el escritor de Hebreos en 3:19: Y vemos que no pudieron entrar a causa de su incredulidad.

     Por su incredulidad, el pueblo de Dios – durante el periodo de reyes y profetas de la generación de David- experimentó una vida miserable, llena de dudas, temor y sin paz. En cada generación el reposo fue prometido pero éste fue rehusado -éste nunca fue adquirido ni comprendido. De ahí que cuando leemos Hebreos 4, encontramos que esta gloriosa vida de fe aún no ha sido reclamada: Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios, dice el versículo 9. Y si retrocedemos al verso 6, podremos ver algo complementario: Por lo tanto, puesto que falta que algunos entren en él, y aquellos a quienes primero se les anunció la buena nueva no entraron por causa de desobediencia.

     La Palabra, asimismo, amonesta a los creyentes del día de hoy con la siguiente advertencia que encontramos en el primer verso de este capítulo 4 de Hebreos: Temamos, pues, no sea que permaneciendo aún la promesa de entrar en su reposo, alguno de vosotros parezca no haberlo alcanzado.  A diario, en cualquiera de las congregaciones más dinámicas en lo espiritual que existen, hay miles y miles de creyentes sostienen que han sido llenados con el Espíritu de Dios, no obstante pocos han entrado en su promesa de reposo.

     Muchos son envueltos por vientos y olas doctrinales, conducidos por agitación y culpa, y sin seguridad en lo que Cristo Jesús dijo y Mateo en su capítulo 11 y versos 28 al 30, recoge con una síntesis: Yo te daré descanso pues mi yugo es fácil y ligera mi carga. Mi oración, en estas épocas de finales de año, globalmente no demasiado optimistas y comienzos de un nuevo, definitivamente incierto, es que hoy tú entres en el reposo que Dios tiene para ti. ¡Tómalo por fe y recíbelo pues éste es un regalo gratuito de parte de Dios!

Leer Más

¿Quién es el Dueño de la Navidad?

002 - Los Verdaderos Dueños de la Navidad

     La escena navideña, en un modo teatralizado, concitaba la atención de no menos de trescientas personas que, por momentos aplaudían y por momento reían y celebraban. En el escenario armado para la ocasión desfilaban santos, vírgenes, niñitos recién nacidos emulando al Jesús de Belén, conejos de la buena suerte y el rubicundo Papá Noel o Santa Claus, cerrando al acto y repartiendo golosinas a niños y adultos que, alegremente, disputaban palmo a palmo un espacio para acceder a ellas. Todo alrededor de una serie de velas  de colores encendidas a full, música country, humo ficticio del que usan las bandas de rock y un gigantesco arbolito navideño plagado de cajas que simulaban los regalos.

     Creo no haber descripto nada fuera de lo común ni original para estas épocas, ¿Verdad? Lo único que faltaría darte sería el lugar, el sitio en donde esa celebración se llevaba a cabo. ¿Un club de barrio, quizás? ¿Un espacio público con participación del municipio o ayuntamiento? No; era en una de las iglesias evangélicas de mayor relieve de la ciudad. Tampoco es novedad, es casi de uso y costumbre, (Al menos por estas tierras), que a la hora de la celebración navideña, todo lo que se auto define como cristiano se parezca mucho entre sí. Por lo consiguiente, lo que te he descripto no le llamaría la atención a nadie.

     Ahora recapitulemos para no caer en pragmatismos fundamentalistas más cercanos a legalismos agrios que a verdades conocidas. ¿Nadie te dijo nunca que el 24 de diciembre fue elegido para celebrar la Navidad por causa de la necesidad de combatir contra la celebración del culto al sol de otras épocas? ¿Nadie jamás te mostró que en pleno mes de diciembre, en la zona de Belén, resulta imposible estar a la intemperie, como los pastorcitos del cuadrito, por causa del tremendo frío? ¿Nadie te enseñó en ningún instituto cristiano el significado verdadero del legendario arbolito navideño? ¿Nadie te acercó información respecto al verdadero símbolo extraño del personaje que llamamos Santa Claus? ¿Nadie te enseñó el significado de encender velas como supuesta adoración?

     Mira; yo crecí en el evangelio en iglesias sin demasiada sabiduría, pero muchas de estas cosas me quedaron más que claras en mis primeros años de creyente. Tanto que hoy saludo para la Navidad sólo a familiares directos, por una cuestión afectiva y a ciertos amigos no creyentes que me los hacen llegar en primera instancia. Pero no saludo a creyentes maduros. ¿Por qué? Porque la realidad es que creo desde hace mucho tiempo que los genuinos hijos de Dios no tenemos nada para celebrar en ese 24 de diciembre, aunque todo lo que se dice cristiano te diga que sí.

     Que por otra parte  también es una hipocresía clara, porque si tú tomas a los niños entre seis y doce años y les preguntas qué se celebra en la Navidad, por cada uno que te diga que es el nacimiento de Jesús, habrá no menos de cien que te aseguren que es la llegada de Santa Claus que viene volando con los renos y etc. etc. Y eso hasta en mi Argentina, donde las doce de la noche del 24 de diciembre jamás anda por debajo de los veinticinco a treinta grados de temperatura. Y no me salgan con el antiguo argumento de utilizar estas celebraciones paganas para predicar a Jesucristo, porque si bien eso puede darse en algún caso aislado, (Y doy gracias a Dios por ello), en una gran mayoría quedará escondido detrás de abundante comida y más que abundante bebida. Eso es, preponderante y socialmente lo mayoritario en mi país, no sé cómo será en el tuyo.

     Por eso no encuentras en mi Web ningún letrerito que diga “¡Feliz navidad!” rodeado de campanitas multicolores. Porque por un momento trato de ponerme en el pensamiento del Señor observando a toda esa inmensa cantidad de gente con estómagos repletos, zigzagueando por causa de los vapores etílicos, rodeando un arbolito pagano y aplaudiendo una figura nacida de la publicidad de la inefable gaseosa que, en ese estado casi deplorable, te asegura que está recordando el nacimiento de aquel que espera su confesión para librarlo nada menos que de la condena eterna. Considérame fundamentalista, legalista, arcaico y agrio, si quieres, te lo autorizo. Pero luego ponte una mano en el corazón y atrévete delante del Señor, a decirme que miento o exagero.

Leer Más

El Arca del Nuevo Pacto (Audio)

010 - El Arca del Nuevo Pacto

A través de estos últimos años, he podido comprobar cómo, en distintas latitudes, y mediante diferentes voces, el Señor ha ido informando a su pueblo santo que, la construcción de un remanente santo, no es una simple acotación al pie de uno de los miles de textos bíblicos al respecto. El remanente santo ya es una realidad y se está conformando de manera lenta, casi invisible y con un perfil público absolutamente bajo. No le hace, será una realidad visible y palpable a no muy largo plazo y, cuando así suceda, el asombro ganará miles de rostros. Y cuando digo “miles de rostros”, no me estoy refiriendo precisamente a rostros incrédulos del mundo secular, precisamente.

Leer Más

Porque un Día Serás Ese Anciano…

amigas

 

     Este lunes no es precisamente un día tranquilo en mi país. Hay una enorme efervescencia política con implicaciones sociales que vienen de la semana anterior, con algunos episodios violentos que parecían olvidados y archivados en nuestra agitada historia como país. Para sintetizarlo a los hermanos de otras latitudes, todo tiene que ver con la necesidad del gobierno nacional de echar mano de una cierta suma de dinero para cumplir con compromisos impostergables, y la idea de hacerlo con una reforma a la ley previsional, de las jubilaciones que, obviamente, repercutirá de manera poco grata en los bolsillos de los jubilados de menores recursos. En suma: lo que para nuestro gobierno es una reforma, para su oposición es un ajuste.

     Independientemente de los discursos y las elucubraciones que cada sector adopta con la finalidad de llevar agua para su molino, no puedo ni quiero dejar a un lado al sector social que esto involucra. (No digo “beneficia” o “perjudica” porque no conozco los rudimentos de esa reforma y no suelo hablar por lo que me parece, o me contaron) El sector que vivirá o padecerá esa reforma, que según la crítica es simplemente echar mano a la Caja de Jubilaciones para pagar costos de documentos por deuda contraída, son los más ancianos, los más grandes, los llamados adultos mayores o miembros de la tercera edad. Como lo decíamos en la calle cuando éramos niños y no existían tantos eufemismos, los más viejos. Los abuelos de unos u otros.

     Y eso que acontece en mi patria, que supongo no es ni novedoso ni único con respecto a otras naciones vecinas o no vecinas, no lo sé, me sacó de la noticia doméstica que sólo interesa a mis paisanos criollos argentos y me hizo aterrizar, ya como hijo de Dios por adopción y ministro del Señor, en un panorama mucho más amplio y apartado, (Al menos en su ejido central), de la política: el rol o no rol del anciano, del viejo, en nuestra sociedad moderna. He dicho en muchas ocasiones, (Y ya lo escribía cuando todavía yo era joven, puedo probarlo), que un rico puede burlarse o despreciar a un pobre, porque a menos que viva una hecatombe, es probable que jamás sea pobre. Pero que nunca un joven podrá burlarse o despreciar a un viejo, porque la única forma de evitar ser viejo, él mismo, un día, y padecer lo mismo que hoy le produce a otros, sería muriéndose antes, cosa para la que, supongo, nadie tiene demasiada prisa.

     Y, mientras oía y veía parlotear a unos y a otros, procurando demostrar que les asistía la razón pero, al mismo tiempo, olvidándose por completo de aquellos que esperaban sus definiciones o decisiones porque les va su propio sustento en ello, los más ancianos, me fui a mi Biblia, porque seguramente ella me traería algo de frescura y claridad en medio de tanta oscuridad conceptual, confusión numérica, mezcla de palabrería vana y eufemismos hipócritas. Me encontré con Levítico 19:32: Delante de las canas te levantarás, y honrarás el rostro del anciano, y de tu Dios tendrás temor. Yo Jehová. Honrar a los más viejos es crucial y clave para el mundo que Dios pensó para el hombre.

     Luego vi lo que Pablo escribe en 1 Timoteo 5: 1-2: No reprendas al anciano, sino exhórtale como a padre; a los más jóvenes, como a hermanos; a las ancianas, como a madres; a las jovencitas, como a hermanas, con toda pureza. ¿Cómo dice que debería, entonces, ver un creyente funcionario público a un anciano? Como a su propio padre. Eso se traduce como Respeto. Salomón, por su parte, escribe en su Proverbio 20:29: La gloria de los jóvenes es su fuerza, y la hermosura de los ancianos es su vejez. Creo que somos víctimas de nuestros propios mitos. De otro modo no se entiende por qué las cosas viejas son desechadas y despreciadas, (Incluidas personas, a veces) mientras que las antigüedades tienen tan alto valor en el mercado.

     El salmista escribe, en el Salmo 71:18: Aun en la vejez y las canas, oh Dios, no me desampares, hasta que anuncie tu poder a la posteridad, y tu potencia a todos los que han de venir. Esto nos dice algo que yo mismo pude comprobar cuando era adolescente: que los jóvenes, si lo desean, siempre pueden aprender algo de los más viejos. Y no es un asunto automático de experiencia, porque algunos hombres y mujeres se arrogan esa experiencia, cuando lo único que tienen son años vividos; pero en otros casos si existe y es valiosa. Y, finalmente, leemos en Tito 2: 2-5: Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras, no esclavas del vino, maestras del bien; que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada.

     Hay más. Seguramente que tú encontrarás mucho más si lo buscas, pero creo que para lo que hoy tenía del Señor para decir, esto es suficiente. Y aquí sí, mientras espero que sirva de modelo a recordar para mis hermanos no argentinos, lo que viene va exclusivamente para mis paisanos, mis compatriotas cristianos, asistan o no a una iglesia cristiana: lo único a tener en cuenta es lo que hacemos o no hacemos, lo que permitimos o no permitimos con relación a nuestros mayores, nuestros viejos, nuestros abuelos o, simplemente, esos ancianos que vivieron toda una vida trabajando, para hoy esperar un mínimo reconocimiento. Esto se pelea en las regiones celestes, no en barricadas con pancartas. Esto se pelea con oración y ayuno, no con insultos o críticas. Esto es guerra espiritual, no guerrilla urbana. Esto es palabra de Dios, no izquierda o derecha. ¿Habré sido claro?

Leer Más

¿Qué Calidad de Novia Eres?

Que Calidad de Novia Eres

     Y yo, Juan, vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de parte de Dios, ataviada como una esposa hermoseada para su esposo….Entonces vino a mí uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete plagas postreras y habló conmigo, diciendo: Ven acá, te mostraré la desposada, la esposa del Cordero. (Apocalipsis 21:2, 9).

     ¡Ésta es una imagen hermosa de la iglesia de Jesucristo en los últimos tiempos! La gran ciudad santa que descendió del cielo, es nada menos que su novia sin mancha -la iglesia vencedora sentada a su diestra en lugares celestiales-. Esta iglesia está cimentada en las verdades del evangelio de los doce apóstoles. Y se encuentra rodeada por murallas y puertas que alejan todo aquello que es impuro y que no debe tener cabida.

     ¡La reina se para frente al novio, la boda está por comenzar, y de pronto se escucha la voz de un tercero! La reina revestida de oro es honrada, favorecida, bellamente decorada, y ahora se para a la diestra de su Amado. El matrimonio está por llevarse a cabo. Pero antes de que la ceremonia inicie una voz le suspira una advertencia a la novia: ¡Oye, hija, mira e inclina tu oído!… (Salmo 45:10).

     Yo creo que esta voz es la del Espíritu Santo, advirtiéndoles a todos aquellos que son llamados en Su nombre. Él les está hablando una palabra a los vencedores – a aquéllos que están muy enamorados de Jesús – “Escucha, considera.” Esta voz viene a la novia en los momentos finales, justo antes de que el matrimonio sea consumado.

     Ahora, tú debes comprender que la reina ya ha sido escogida. Su corazón ha sido conquistado por el novio. Ella ha abandonado su hogar, su familia, su país, y se ha comprometido con Él. Ella está llena de gozo porque ama apasionadamente al Rey.

     Entonces, déjame preguntarte: ¿Tú te consideras escogido por el Señor? ¿Eres tú la niña de Sus ojos, redimida y cubierta con su sangre? ¿Lo amas con todo tu corazón? ¿Has dejado al mundo entero, a tu pasado, por Él? “Él es mío y yo estoy comprometida con Él. ¡Señor, yo te amo con todo mi corazón!” ¿Puedes tú decir esto?

     Mi punto es este: Si tú quieres ser la novia de Cristo, a ti te debe importar algo mucho más allá de solucionar tus problemas personales de hoy, de abandonar la pobreza y ser prosperado o, sencillamente, de escapar simplemente del infierno. En su lugar, ¡Tú debes desear no estar ausente del gran día de la boda! Tú debes estremecerte con el puro pensamiento de no ser Su novia- de no ser estar con Él, de no pasar la eternidad con Él.

Leer Más

El Único Camino del Poder (Audio)

009 - El Unico Camino del Poder

Cuando leemos los evangelios y tomamos conciencia del poder que emanaba de Jesús, se nos hace muy difícil entender que todo eso está hoy a nuestra disposición, y aún cosas mayores, si es que creemos fielmente en su propia promesa. Porque seguimos viendo a Jesús como alguien único y singular, lejos de cualquiera de nosotros, como si hubiera nacido poseyendo ya todas esas virtudes. Sin embargo, esta pequeña historia nos va a demostrar que no es así, que Jesús nació engendrado por el Espíritu Santo, pero que debió pasar por algunos pasos no fáciles para acceder a todo lo que luego lo inundaría. ¿Alguien podrá creer y poner por obra, que todo eso también está al alcance de todo el que simplemente se atreve a creer y confiar en que así será?

Leer Más