Los Pecados del Éxito

Todos hemos visto, alguna vez, aunque no hayamos profundizado demasiado, en el Libro del Apocalipsis, la participación simbólica que se le da en el relato de Juan a los caballos de distinto color. En este estudio vamos a ver algunos aspectos que tienen que ver con ellos.

(Apocalipsis 6: 4)= Y salió otro caballo, bermejo; y al que lo montaba le fue dado poder de quitar de la tierra la paz, ¿Cómo que quitar la paz? La falsa seguridad que la gente ha creado, porque ¿Qué pasa allí en la tierra?

¡No! ¡Es que se va a acabar la paz! – Es que en la tierra no hay paz… ¿Qué pasa  ahí en la tierra? Mientras existan demonios, aquí no hay paz. Dime tú, ahora mismo, por favor, adonde hay paz. Donde no hay guerras literales, hay guerras civiles, hay guerras políticas, hay guerras económicas.

Algunas son un poco más silenciosas y sutiles que otras, pero todas están causando muerte. ¿Adonde hay paz? En el cielo. En la tierra no hay paz. ¿Cómo que no? ¡En la iglesia! Mentiras del diablo, en la iglesia tampoco hay paz.

Y te digo más; en muchos creyentes, tampoco. Entonces, ¿Qué paz? Este caballo, lo que va a quitar, es la falsa seguridad que tiene la iglesia; las falsas expectativas. Hablan de paz cuando es tiempo de guerra. ¡La Biblia te habla de eso todo el tiempo!

¡Ay de aquellos que dicen paz, paz, cuando no hay ninguna! ¡Pero hermano! ¿Usted está hablando de la iglesia o de Babilonia? Lo siento; en este momento, mayoritariamente, lo que vemos como iglesia, es Babilonia. Por eso digo la iglesia.

Apocalipsis no es un libro diferente, está hablando de todo lo que ya se le ha dicho. Te habla del sistema religioso, de una falsa seguridad. El pueblo se protege entre cuatro paredes falsas de religión de diferentes denominaciones y títulos.

 Y no me refiero solamente a lo que llamamos “cristiandad”, sino mira tú la organización eclesiástica en el mundo y mira como la gente se apoya en una seguridad falsa. Algunos en piedras, otros en sectas, otros en líneas psíquicas, u otros, – lo que es mucho peor -, en una forma o apariencia de poder que niega el mismo poder que nos puede llevar a la consumación.

Pero se ha preferido tomar esto desde lo literal y se dice: hay paz. ¿Adonde hay paz? Las familias están siendo quebrantadas. No hay paz en China, no hay paz en Medio Oriente, no hay paz en África y, mucho menos, en países sojuzgados de cierta parte de Latinoamérica.

 ¿Qué paz, entonces, puede ser la que quite de la tierra el que monta este caballo? Pues la paz que está en la mente de mucha gente que cree que la tiene. ¿Tiene o no tiene sentido? Él dice que para juicio fue que vino al mundo, no para traer paz. No vine a traer paz, vine a traer una espada. Vine a dividir la casa.

Cuando tú ves la verdad, lo que tú crees que tú eras, se desmorona. Tú te crees rico y de un momento para el otro te ves desnudo. Tú te crees muy protegido, con gran cobertura pastoral, pero cuando veas la plenitud genuina, te darás cuenta que andas más desprotegido que nunca. El juicio trae corrección.

 Estamos convirtiéndonos, entonces, progresivamente, por medio de un entendimiento, en un pueblo cuya naturaleza es un estado de ser de paz en medio del caos. Es el valor redentor  de la iglesia.

La verdadera. ¿Pero como podrás tú producirle paz a un pueblo que está en está en caos, si tú mismo no tienes paz en medio de tu propio caos? Es eso lo que la gente va a ver. Pero esto no es nuevo, mira:

(Jeremías 10:24)= Castígame, oh Jehová, más con juicio; Nota que está pidiendo castigo, pero ¿Lo quiere con qué? Con juicio. ¿Por qué? Porque el juicio de Dios no es para mandarte a ti al infierno. ¿Qué dijo David? ¡Prefiero caer en las manos del Dios vivo! ¿Por qué? Porque él sabía que el castigo de Dios no era eterno

. ¿Pero qué predicamos nosotros? ¡Al infierno eternamente, quémate! no con tu furor,El furor ya lo descargó en Cristo para que no me aniquiles.Es decir que el juicio, donde tiene que haber caballos rojos, es un juicio que te corrige, no que te aniquila.

(Jeremías 2: 30)= En vano he azotado a vuestros hijos; no han recibido corrección. Vuestra espada devoró a vuestros profetas como león destrozador.

¿Cuántos se están dando cuenta que ese tipo de juicio no trae corrección? Dios, lo que está tratando de hacer, es producir arrepentimiento. Hay algo que aún no aprendimos: Dios ama al mundo. A ese mismo mundo que nosotros despreciamos y expulsamos de los templos.

(Isaías 26: 9)= Con mi alma he deseado, en la noche; y en tanto que me dure el espíritu dentro de mí, madrugaré a buscarte; porque luego que hay juicios tuyos en la tierra, los moradores del mundo aprenden justicia.

Es decir que después del juicio de Dios, los moradores de la tierra, aprenden justicia. ¿Pero no era que se iban al infierno? ¡Pero hermano! ¿Usted no cree en el infierno? ¡Es que yo no voy para allí, por eso es que no me quita el sueño! Además, por si lo ignorabas, lo que Dios quiere, precisamente es eso: que nadie se vaya al infierno.

El que se va  allí es de puro terco, cabezón y porfiado. ¿Por qué quieres tú que se vayan tres o cuatro que no le cambien? Él no lo preparó para la gente. Si la gente va es porque quiere, no porque Él lo haya preparado para eso.

Pero; ¿Es literal o espiritual? No lo sé, ni me interesa. No está en mis planes futuros. Pero lo que puedo decirte es que un infierno es un destino producto de un estilo de vida que ya existe. Nota que dice que después del juicio hay un pueblo que aprende justicia.

 La palabra dice que van a doblarse, ¿Cuántas rodillas? Todas. ¿Y cuantas se supone que son “todas”? Todas. ¿Sabes tú cuál es el significado de la palabra “todas”? Pues eso mismo. ¡Todas!

(Isaías 66: 15)= Porque he aquí que vendrá con fuego, Ya hemos estudiado y entendido lo que es el fuego y sus carros como torbellinoTambién sabemos ya quienes son los carros, verdad? para descargar su ira con furor,Es decir que lo va a hacer con gente, ¿Entiendes? y su reprensión como llama de fuego.Allí viene un mensaje de un mensajero.

(16) Porque Jehová juzgará con fuego y con su espada a todo hombre; (Esto es la palabra) y los muertos de Jehová serán multiplicados.

Nota que todo esto viene a hacerle un mensaje al pueblo, que trae la corrección que produce el arrepentimiento. Babilonia está cayendo con la espada de la boca de su pueblo. Como el molino este, que trilla el grano, que significa que es un mensaje tan claro que se caen las confusiones. Babilonia significa confusión.

(Lucas 12: 49)= Fuego vine a echar a la tierra; ¿Y qué quiero si ya se ha encendido?

Ya se había encendido. ¿Por qué? Porque él empezó a predicar y lo primero que hizo fue condenar a todo el liderazgo de la iglesia, traer una reforma y profetizar la destrucción del sistema presente y existente, y se fue. Vino, trajo juicio con un standard. Tuvieron que eliminar el standard porque su vida producía juicio en sus almas.

Pero destruyó el sistema con el standard. Setenta años después, es decir: en la plenitud de un tiempo, ya no existía aquel standard interior. Y dejó que el resto de los tiempos fuese juzgado por la inspección de su standard que todavía se está encarnando, la iglesia.

(50) ¿Pensáis que he venido para dar paz en la tierra? Os digo: no, sino disensión.

El Dios de Elías. ¿Cómo contestó? Con fuego. ¿Y cual fue el resultado? Que todo el mundo dijo: Jehová es bueno. Nosotros somos el botín de la guerra de Dios. Y en la cultura hebraica, todo botín de guerra tenía que ser purificado, o bien con agua, o bien con fuego.

 Hebreos 1 hace a sus ministros llamas de fuego. Así que el Señor está montando a caballo a un pueblo. Los ministros de reforma que traen un juicio justo, que produce corrección, son ministros con sustancia, las nubes con agua. Caballos rojos.

Caballos negros. Es el que testifica que Cristo murió espiritualmente. Recuerde que la vida de Jesús está siendo desatada. Y está siendo declarado por símbolos. A través de un mensaje por medio de un pueblo que lo está revelando según los sellos son quebrados.

 Todo lo que se está diciendo, proviene del trono de Dios, el cual está rodeado del sacerdocio de Melquisedec y de los atributos de Dios. Todo el libro del Apocalipsis, del capítulo 7 hasta el 22, es un mensaje desatado desde un trono interno. No es con palabras, es con un estilo de vida.

Serán mis testigos, y se predicará este evangelio del reino como un testimonio, no como una simple predicación. Testimonio es alguien que testifica con su vida que algo es cierto. Es por eso que aunque todo el mundo ha oído, nadie ha cambiado. Los caballos son simbólicos de vencer, de poder, de fuerza y color en las escrituras.

 Siempre denota la presencia, una aparición de Dios por medio de su Espíritu. El caballo blanco significa la expresión de la vida de Jesús; el rojo tiene que ver con el juicio; el negro tiene que ver con tesoros escondidos, dice Isaías 45. Una cruz, las verdaderas riquezas de la cruz. Más allá del ojo natural, más allá de la muerte de un hombre, hay unos tesoros escondidos.

Tesoros escondidos, más allá de la muerte física de Jesús. Este es Jesús muriendo espiritualmente. Hay todo un mensaje tras la señal de Jonás. ¿Cuál es la señal de Jonás? Tres días. Pudo haber sido la de Abraham, que tuvo que caminar tres días hacia el monte Moriat.

 Pudo haber sido la de Josué, que se paró tres días antes de cruzar el Jordán. Pudo haber sido la de Números, la que salió del desierto y tuvo que buscar un lugar de reposo a tres días de camino.

Pudo haber sido la misma historia de Israel, que cuando le pide a Faraón, que es tipología de Adán, salir tres días al desierto a adorar a su Dios, podemos ver que Faraón, o Adán, les dice: adórenlo desde aquí. Quédate en Cristo, pero no cambies tu mentalidad. Toda la Biblia nos habla de los tres días que Cristo pasó más allá de una muerte física. Porque nuestro problema era espiritual, no físico.

La palabra nos dice que Cristo fue vivificado después de los dolores de la muerte y el sufrimiento de su alma. Esos son todos los dolores del infierno. Si no hubiera estado muerto, no hubiera sido necesario vivificarlo.

 Dice que estuvo tres días en el centro de la tierra. Sólo un problema: Él fue enterrado en un sepulcro que no era bajo tierra. Y lo usa a Jonás como ejemplo. Pero entiende que este caballo habla de Jesús, vivificado espiritualmente.

(Romanos 8: 20)= Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza. Ese fue Dios.

Ser rico, es tener naturaleza divina. Un pobre, es alguien de naturaleza caída. El caballo negro, habla de ausencia de luz. Recuerda que somos hijos de luz. Si Él viene montado en un caballo negro, habla que hubo un momento en que Jesús fue reducido a un nivel más bajo que los ángeles, dice Hebreos.

Lo único que Jesús hizo que los ángeles no hacen, es padecer una muerte espiritual. Espiritualmente hablando, el negro habla de oscuridad o ausencia de color. Opuesto a lo que es el caballo blanco, que era la vida, el negro significa una unción que revela aquello que era ausencia de luz.

Ausencia de luz era nuestra naturaleza, cuando estábamos muertos. Ahora no, porque su vida es la luz de los hombres. Pero en muerte era ausencia de luz; no había iluminación interna. Por eso es que debemos ser luz, no para resultarle “simpáticos” a la sociedad.

El entendimiento de cómo Jesús se identificó con la naturaleza caída del hombre, y la crucificó. Entonces fue vivificado, levantado y hecho una nueva creación, y nosotros juntos con Él. Nota que la sulamita dice que su alma estaba despierta en busca del Señor, aunque ella andaba dormida.

 Allí es donde dice: yo soy morena, es decir que tenía el entendimiento en el sentido de que todavía estaba en carnalidad. Pero al mismo tiempo, decir: yo soy hermosa. Y busca esa conexión con Dios hasta que se convierte en uno con Él.

 Ella no se está arrepintiendo de sus pecados, sino que ella está en la presencia de Dios y se da cuenta que allí, todo lo que ella consideraba belleza, aún era morena. Es muy fácil que nuestras almas cada vez vuelvan a recaer a identificarse con el estado caído del hombre. Porque fueron años en los que estuvimos en eso. Por naturaleza.

Es muy normal, en el marco de un congreso, un festival o una conferencia, sentir tremenda presencia de Dios. ¡Gloria! ¡Aleluya! Pero al momento siguiente tenemos un pequeño problema y ya mismo nos olvidamos de cómo estábamos recién. Porque el alma es como que se retrotrae y vuelve a verse a sí misma, horrible.

Como estuvimos tanto tiempo casados con la bestia… La bestia es Adán. Hay cierta habilidad en nosotros de ver las cosas desde un razonamiento carnal. El alma dice, entonces, como la sulamita: ¡Soy morena! No. Hoy somos la justicia de Dios en Cristo Jesús. Nuestra vieja naturaleza ha sido crucificada.

¿Recuerdas a Jacob? Peleó con un ángel. Y lo último que aconteció antes que el ángel le diera una nueva naturaleza, fue que le hizo una pregunta: ¿Quién eres? Y hasta que él no dijo: “Soy nada, soy un usurpador, ¡Soy una porquería!”, el ángel no le dijo: ahora sí estás listo; y le dio una nueva naturaleza. Hasta que tú no reconoces que en el máximo nivel de éxito que puedas tener, delante de Dios no eres nada; no pasas el próximo nivel.

En suma: estos son los caballos que desatan los sellos, o desatan el mensaje que proviene del libro cuyos sellos están siendo desatados. El libro, ya lo sabemos, somos nosotros, con Cristo formado adentro, algo escrito en nuestros corazones.

 Una ley escrita que es la naturaleza de Dios, que progresivamente se va revelando, a medida que entendemos aquello que pasó en el lado oscuro de la cruz. Y ya lo vimos: Jacob, el usurpador, no se convierte en un príncipe con Dios, hasta que no responde a la pregunta: ¿Cómo te llamas?

Cuando uno reconoce que, aunque estemos en el lugar santo con un auge tremendo y una mega iglesia, con cinco yuntas de bueyes, los cinco ministerios en todo su apogeo, ante la revelación de aquello que está del otro lado del velo, tenemos que reconocer que ya nuestro éxito, es nada frente a la demanda de la continuidad con Dios.

 Si no, tú no cruzas. Lamentablemente, ese es el problema: el orgullo, la soberbia, la arrogancia del hombre, y de los ministerios que protegemos celosamente aún por encima de las verdades. Si hay cambios que estremecen a la gente, es porque esa gente ha estado creyendo y confiando en algo que es mentira.

(Proverbios 10: 2)= Los tesoros de maldad no serán de provecho; mas la justicia libra de muerte.

Nota aquí que los tesoros de maldad no adelantan nada. Pero la cruz sí tiene tesoros escondidos.

(Proverbios 11: 4)= No aprovecharán las riquezas en el día de la ira; mas la justicia libra de muerte.

Nota también que en todo lo que produce el juicio de Dios, hay un común denominador: hay libertad. Este es el mismo día del Señor. Es el día en que el Señor liberta a algunos para juzgar a otros por la libertad de algunos. Es el agua que produce la caída de algunos, pero salva a Noé.

Es el fuego que quema y revela los falsos fundamentos. Son las lluvias que azotan la casa para ver qué tan fuerte estaba. El problema en este último caso, es que las dos casas se terminan y se ven iguales, casi una copia perfecta.

Por el juicio del bien y del mal podemos juzgar buenas casas como buenas, cuando es nuestra opinión de lo que es bueno, y no la de Dios. Entonces a Dios no le queda otra alternativa que soplar con un mensaje, una espada aguda.

Con llamas de fuego en su mensajero, hechos caballos de honor. Un mensaje de reforma que ataca todo lo que no es Dios. Porque para que Cristo sea visto, de en medio del candelero, no se añade nada sino que se quita todo lo que no le pertenece.

 Por eso dice: vengo como ladrón. El ladrón viene y se lleva lo que no le pertenece. Vemos que hay una gloria de Cristo que está arrancando de nosotros todo lo que a Él no le pertenece. Escrituras para confirmar: 

(Hebreos 12: 25)= Mirad que no desechéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que desecharon al que los amonestaba en la tierra, mucho menos nosotros, si desecháramos al que amonesta desde los cielos.

(26) La voz del cual conmovió entonces la tierra, pero ahora ha prometido, diciendo: aún una vez, y conmoveré no solamente la tierra, sino también el cielo.Nota que es Él, no Satanás quien está conmoviendo todo lo que es divino, todo lo que es terrenal para que sólo permanezca lo que es el reino que en nosotros se está edificando. Él es el que sopla la casa. Él es el que zarandea la casa de Israel, pero te garantiza que ni un grano de trigo se va a caer al suelo.

(Amós 9: 9)= Porque he aquí yo mandaré y haré que la casa de Israel sea zarandeada entre todas las naciones, como se zarandea el grano en una criba, y no cae un granito en tierra.

(10) A espada morirán¿Cómo que a espada? Pues con la palabra. todos los pecadores del puebloCuidado: no dice del mundo, dice del pueblo que dicen: no se acercará ni nos alcanzará el mal.

Habla de toda esa gente que tiene confianza en una falsa seguridad. Son los que dicen: ¡No te preocupes! ¡Si nos vamos ya! ¡Sabes a cuanta gente se la ha castrado espiritualmente con ese pensamiento? No exagero si te digo que a una generación completa de cristianos.

(11) En aquel día,¿Qué día? Es aquel día en que Él va a levantar el tabernáculo caído de David Yo levantaré el tabernáculo caído de David, y cerraré sus portillos y levantaré sus ruinas, y lo edificaré como en el tiempo pasado.

(Abdías 21)= Y subirán salvadores al monte de Sión para juzgar al monte de Esaú; y el reino será de Jehová.

¿Adónde se va a juzgar a Esaú? Adentro de Sión. Esaú en toda la Biblia, significa “carnalidad”. Sión en toda la Biblia, significa “iglesia”. Los salvadores que aquí dice que subirán, son el cuerpo multimiembro de Cristo. Y el reino será de Jehová. Mira ahora el verso 18:

(Verso 18)= La casas de Jacob será fuego, y la casa de José será llama, y la casa de Esaú estopa, y los quemarán y los consumirán; ni aún resto quedará de la casa de Esaú, porque Jehová lo ha dicho.

(Verso 17)= Más en el monte de Sión habrá un remanente que se salve; y será santo, y la casa de Jacob recuperará sus posesiones.

¿Estas viendo como toda la Biblia está de acuerdo y tiene coherencia y sentido en este asunto? Diferentes autores, distintos tiempos, disímiles épocas, igual inspiración. El Espíritu Santo la escribió por medio de gente. La gente la entenderá sólo por medio del Espíritu Santo. ¡Que simple!

(Proverbios 11: 4)= No aprovecharán las riquezas en el día de la ira;El día de la ira, es el día de Jehová; es el mismo día. Es ira para los que están mal, pero es bendición para los que están bien. más la justicia librará de muerte.

(Verso 9)= El hipócrita con la boca daña a su prójimo; más los justos son librados con la sabiduría.

(Verso 12)= El que carece de entendimiento menosprecia a su prójimo; más el hombre prudente calla.

Aquí vemos la oscuridad del alma del hombre. Asimismo en el verso 9, vemos también la carnalidad del alma del hombre. Porque el alma humana, si no está sujeta a un espíritu, obviamente lleno del Espíritu Santo de Dios, irremediablemente es carnal. No puede, por sí misma, ser de otro modo.

(Verso 13)= El que anda en chismes descubre el secreto; más el de espíritu fiel lo guarda todo.Aquí vemos que un alma convertida es fiel y guarda las cosas.

(Verso 14)= Donde no hay dirección sabia, caerá el pueblo; más en la multitud de consejeros hay seguridad. Estamos hablando de separados de la mentalidad de Dios. Todo lo que habla Apocalipsis, se ve también en Job.

Estos son principios bíblicos. Cuando Juan escribe en Apocalipsis, no está escribiendo nada extraño para las iglesias de Dios. Ellos entendieron perfectamente. Los que no entendimos, fuimos nosotros. Es más: lo elevamos a la categoría de extraterrestre o ciencia-ficción.

Por eso lo sobredimensionamos primero, lo leemos muy poco después, y se lo prohibimos leer directamente a los más nuevos, finalmente. Claro; nadie se atreve a decir que prohibimos leer el único libro que dice que es bienaventurado “el que lo lee”.

Tenemos que entender que le está escribiendo a un pueblo que llevaba dos mil años entendiendo escrituras. Él, lo que está haciendo, es abrirle las escrituras. Es lo que hicieron todos los apóstoles y todos los que ministraron la Palabra.

 En el Nuevo Testamento lo que hacían, era abrirles las escrituras que ya conocían. Cuando Cristo anduvo con aquellos dos en el camino, lo que hizo fue mostrarles que Él ya existía en las escrituras desde Abraham. Cuando Pedro predica su primer mensaje, cuando Esteban habla y cuando Pablo habla, está testificando su testimonio.

Estaban diciendo: miren, desde David para acá, esto es lo que está pasando y Cristo es el que ustedes mataron. Ellas, las escrituras, hablaban de Él, y ustedes lo crucificaron. Todas las escrituras a través de las manos apostólicas, siempre revelaban a Cristo.

(1 Corintios 3: 9)= Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios.

(10) Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire como sobreedifica.

Naturalmente lo que está diciendo, es que el fundamento es Cristo. Pero no un Cristo evangelístico. Es el entendimiento de las Buenas Nuevas. Las Buenas Nuevas son que el reino es una realidad y que tú eres nueva criatura. Que ha habido un cambio de gobierno en el ámbito espiritual.

(Job 42: 5)= De oídas te había oído;¿Sabes cuántas veces me hablaron de ti? Hasta te cantaba algo lindo algún domingo más ahora mis ojos te ven.

(6) Por tanto me aborrezco, y me arrepiento en polvo y ceniza.¿Y por qué no cantamos eso?

Cuando tú lo ves, Él te aborrece. ¿Y como te llamas? – Me llamo Job, me llamo Jacob. Me llamo el que no sirve, el que roba. Soy malísimo y, con todo mi éxito, esto ya no sirve, ¡Quiero más! Cuando uno está allí, está listo para crecer.

 El problema que existe, es con muchos que vienen con la computadora llena a juzgarte el mensaje. Deberían venir con el disco vacío, a recibir mensaje. Deja que el Espíritu los juzgue. No lo juzgues con tu conocimiento del bien y del mal. Porque eso produce muerte.

 Este caballo negro, viene con balanzas. Revela la oscuridad que tenemos, pero no para destruirla. Revela el pecado de su éxito. Que ese éxito está escaso de plenitud, que no da en el blanco. Pero no para que tú te sientas mal, sino para que le añadas lo que falta.

Comentarios o consultas a tiempodevictoria@yahoo.com.ar

enero 1, 2015 Néstor Martínez