Palabra del Día

29/04/2017
1 Corintios 6: 14 = Y Dios, que levantó al Señor, también a nosotros nos levantará con su poder.
Creo que debes haber leído alguna vez el texto que te asegura que el evangelio no es vana palabrería, sino poder de Dios manifestado, ¿Verdad? Y también creo que, al segundo siguiente de haber leído aquel verso y ahora también este, no puedes menos que pensar que lo que hasta hoy conoces como evangelio, la iglesia, los hermanos y los ministerios, están bastante lejos de manifestar el poder de Dios. Lo que mayormente hacen, es ingeniárselas con sus estrategias humanas para erigir ministerios rentables, exitosos o productores de conversiones e ingresos a la iglesia, pero lo que la Biblia llama poder de Dios, ese que cuando se manifiesta hace doblar a toda rodilla en los cielos, en la tierra y debajo de la tierra, hoy, la mayor parte de lo que llamamos cristianos, no lo conoce. Y a Dios tampoco le place demasiado demostrar su poder al hombre simplemente para convencerlo de su existencia. A Dios le place y le agrada de sobremanera que ese hombre le crea y lo ame aún sin haber visto su poder, porque de ese modo Él podrá mostrárselo cuando ese hombre lo necesite, y ese acto le glorificará hasta lo sumo.
29 April, 2017 Néstor Martínez