Palabra del Día

26/07/2016
Proverbios 3: 1-2 = Hijo mío, no te olvides de mí ley y tu corazón guarde mis mandamientos; porque largura de días y años de vida y paz te aumentarán.
Quiero que recuerdes y tengas en cuenta que, cuando en el contexto del Antiguo Testamento decimos ?ley?, estamos hablando de lo que en el marco del Nuevo Testamento, es Palabra. Por lo tanto, esto comenzaría diciendo: hijo mío, no te olvides de mi palabra. Y luego dice que el corazón, que en realidad es es la voluntad que se aloja en el alma, guarde sus mandamientos. Es una actitud simple, tranquila y segura. Porque como consecuencia de todo eso, nada menos, el Señor te asegura que tendrás una larga vida aquí en la tierra y, lo más valioso de todo, que esa vida estará bañada de una paz imposible de imaginarse, porque no es como este mundo la otorga, generalmente como producto de placeres o medicamentos. La paz que sobre pasa todo entendimiento sólo es posible en un corazón (Que es una voluntad) sometida a Cristo. Por ese motivo es que en los hombres sin Dios sobreabunda la angustia, el miedo y la ansiedad.
26 July, 2016 Néstor Martínez
«Julio 2016»
L M X J V S D
123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031