Palabra del Día

03/08/2015
Mateo 3: 11 = Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento, pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.
En algún momento el Señor terminará de revelar a todos los que estamos escudriñando, el real significado del agua en la Biblia. Es más, pero mucho más, pero muchísimo más que lo que en apariencia estamos viendo en los textos donde está inserta la palabra. De todos modos, lo que aquí tiene vigencia y gravitación es otra palabra: bautizar. ¿Qué es bautizar? Linealmente, parecería que la respuesta tiene que ver con símbolos, ritos o tradiciones. Sin embargo, lo cierto es que bautizar significa, más o menos literalmente, sumergir. Y si alguien va a bautizarse, eso significa que va a sumergirse. ¿Y eso tiene que ver con el agua o tiene que ver con la presencia de Dios? Buena playa para estacionar trabajo y estudio. Porque si arrojarse a una piscina reducida en un templo es bautizarse, ¿Cómo logramos lo mismo en Espíritu Santo y fuego? ¿Dónde está ese bautisterio? No inventes nada, no repitas nada aprendido como papagayo sin mente, sólo medita en la palabra, examina y luego estudia y escudriña. Las cosas de Dios no son complicadas, sólo profundas.
03 August, 2015 Néstor Martínez
«Agosto 2015»
L M X J V S D
12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31