Estudios » Crecimiento

Momento de Conocer los Ángeles

Yo creo y no me equivoco por mucho, que si hay personajes bíblicos que han despertado nuestro interés, nuestra curiosidad y hasta nuestra intriga, esos personajes son los ángeles. ¿Cuánto sabemos de ellos? Te lo digo de otro modo: lo que sabemos o creemos saber de ellos, ¿Es genuino o se trata de teorías, hipótesis, interpretaciones o revelaciones personales de ciertos ministros importantes y de alto prestigio, pero hombres y mujeres falibles al fin?

Porque aunque la Biblia menciona a los ángeles más de doscientas cincuenta veces, las referencias están generalmente relacionadas con algún tema puntual, pero no en sus estructuras esenciales. Yo creo que aprender lo que la Biblia tiene para decir acerca de los ángeles, sin duda puede ayudar en la comprensión de Dios y Sus caminos, de eso no tengo dudas. Pero lo que se aprende acerca de los ángeles mismos generalmente debe extraerse de descripciones implícitas más que en lugar de descripciones evidentes.

Yo confieso que tenía una idea de ellos un tanto infantil y más ligada a las pinturas de Miguel Angel que a lo que la Biblia tenía para decirme. Niños con bucles rubios, con alas, hasta con arco y flecha si se trataba de romanticismos. Sin embargo, un episodio que relató un respetado ministro que conocí, despertó mi intriga primero, mi curiosidad después, y mi interés finalmente. Este hombre contó que cuando su hijo varón era pequeño, sin que ellos se apercibieran, en una oportunidad se introdujo en el baño de la casa y se subió a un taburete con la intención de mirarse en el espejo de ese lugar.

Él y su esposa estaban en otro espacio de la vivienda cuando escucharon un fuerte ruido que venía del baño y corrieron asustados esperando lo peor, que el niño se hubiera caído y lastimado. Lo encontraron con el taburete caído y el de pie, a su lado, muy tranquilo. Cuando le preguntaron qué le había ocurrido, les dijo con total transparencia que se había caído, pero que el hombre que estaba allí lo había aferrado para que no se golpeara. Es obvio que en la casa no había nadie más que ellos tres. No existía hombre alguno. O sí, pero sólo para la vista del niño… Ángeles.

Ahora bien. Dialogando de las cosas del Señor con gente que lleva años en el Camino y no los ha perdido, sino ganado en madurez, conocimiento y unción, he podido comprobar que hay aspectos relacionados con los ángeles, que todavía mucha de esta gente, no tiene en claro. Uno de esos aspectos, es si son seres de comportamiento en obediencia ciega y automática o gozan de libertad de pensamiento y decisiones.

Las respuestas que yo he oído de la gente en mayoría, es que los ángeles son mensajeros de Dios y hacen todo lo que Él les ordena, cosa que es correcta, pero…¿Lo hacen respetando un modelo preestablecido de comportamiento o llegado el momento son capaces de innovar o hacer visible un grado de inventiva propia? Algo tengo claro, yo al menos. Los ángeles son seres muy singulares y por fuera de cualquier imaginación nuestra, pero no son de ninguna manera robots automatizados sin pensamiento propio. Si me lo permites y me acompañas, quiero probarlo con la Biblia en nuestras manos.

En principio, tendremos que entender y aceptar que los ángeles, si bien son seres espirituales creados, (Aseguran algunos estudiosos, que lo fueron todos al unísono y no progresivamente, pero eso es una tesis que menciono como información anexa, pero no me consta), tienen una personalidad que incluye las emociones. ¿De dónde saco esto? Del evangelio de Lucas, cuando relata aspectos del episodio del nacimiento de Jesús. Dice en el capítulo 2 y versos 13 y 14: Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían: ¡Gloria a Dios en las alturas, Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!

Los ángeles alaban a Dios y cantan, a eso ya lo sabemos y, en algunos casos muy puntuales, hasta hay gente que ha grabado algo que aseguran es un coro de ángeles cantando. He sido músico y sé que es imposible cantar de manera automática, sin pensar ni sentir lo que se canta. Quien canta lo hace pensando y luego decidiendo como y en qué tono, nivel y contenido lo hace. Y mucho más cuando se trata de alabar a Dios con todas las fuerzas. De acuerdo, esto es sobrenatural y me trasciende, pero igualmente lo creo: Tienen emociones.

En segundo lugar, son seres inteligentes. Y a esto no lo traigo de los ángeles buenos, precisamente, sino del que moraba en la serpiente del huerto. Dice Pablo en 2 Corintios 11:3: Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo. Hasta donde yo sé, Astucia es sagacidad, sutileza, habilidad para el engaño. Y esto no puede ser fruto de una mente rudimentaria o mediocre. La astucia, aunque sea para el mal, está ligada profundamente con la inteligencia. Son inteligentes.

También son seres con voluntad, y eso ya nos está hablando de libre albedrío. Y para confirmarlo, tengo una escritura que tendrás que leer con la sabiduría de entender que, cuando decimos diablo, decimos un ser usado por Satanás. Y la historia nos muestra que Satanás era un ángel. Mira lo que dice 2 Timoteo 2:26: y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él. Cautivos a voluntad del diablo, de un ángel caído, pero ángel al fin. Si alguien está cautivo a la voluntad del diablo, el diablo que es un ángel, tiene voluntad. Y si tiene voluntad, decide lo que cree mejor para sí, igual que tú o yo. Después de todo, Satanás fue un ángel que fue expulsado del cielo junto con muchos otros ángeles que decidieron seguirlo y eligieron pecar.

¿Por qué? Porque decidió buscar la adoración que le pertenece a Dios y eso lo hizo caer en pecado. Porque al pecado se lo elige y se lo decide. No existe tal cosa como “el hermanito cayó en pecado” Al pecado primero se lo piensa, luego se lo imagina, luego se lo fantasea, luego se lo planifica, luego se lo decide y finalmente se lo consuma. Muchos pasos previos que permiten arrepentirse y no pecar. Aquellos ángeles primarios no hicieron eso, decidieron pecar. Libre albedrío. Pedro 2:4 dice: Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio;

¿Es que Dios perdió su misericordia con esos ángeles que pecaron? No, la misericordia de Dios jamás desaparece. Pero para que exista perdón, Dios necesita que tu voluntad decida pedir perdón. Como consecuencia de tu arrepentimiento y clamor por perdón, el perdón se ejecuta y te redime. Judas 1:6 confirma esto: Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día;

Dicen algunos eruditos en este tema, (Yo no lo soy, apenas he podido reunir todos estos datos a partir de la Escritura, porque tengo tanto interés como tú en conocer más de cerca a quienes han sido colocados para ministrarnos), que para los ángeles aparentemente hubo una especie de período de prueba, parecido al momento cuando Adán y Eva estaban en el Jardín, Los ángeles que no eligieron pecar y seguir a Satanás, se han convertido en Ángeles “escogidos”.

Yo no termino de estar de acuerdo con esto. Creo firmemente que cuando se habla de ángeles de Jesucristo, no se refiere a serafines ni querubines, sino a mensajeros humanos, en este caso, “escogidos”. Cuando le está dando recomendaciones ministeriales a su discípulo Timoteo, Pablo le dice en su primera carta  5:20-21: A los que persisten en pecar, repréndelos delante de todos, para que los demás también teman. Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, y de sus ángeles escogidos, que guardes estas cosas sin prejuicios, no haciendo nada con parcialidad.

Cuando habla de ángeles escogidos, es notorio que se refiere a una separación integral para Su Reino, una especie de ser aprobados en lo que llamamos Santidad. Mira lo que dice Marcos 8 desde el 35 al 38: Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará. Porque ¿qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma? Porque el que se avergonzare de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, el Hijo del Hombre se avergonzará también de él, cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles.

Es más que notorio y conocido que tenemos de la palabra Santidad y de su consecuencia individual, Santo, un conocimiento y una imagen que tiene mucho más que ver con lo propagado por el Catolicismo Romano que por la propia Escritura. Los ángeles no son dignos de adoración ni aptos para pedirles milagros. Son santos porque están apartados para servir a Dios como ministradores personalizados de cada hombre o mujer donde sean enviados. Eso es Santidad, no aquellas antiguas premisas de no tocar, no gustar, no nada.

Eso es legalismo humano y lo único que logró, fue convertir a la verdadera Santidad, en una burda imitación satánica burlesca, sin fruto y además perversa. Como ejemplo basten los monasterios de reclusión, verdaderas fábricas de homosexualidad y alcoholismo. Cuando habla de las maravillas de Su Cielo, el Salmo 89:5 lo describe así: Celebrarán los cielos tus maravillas, oh Jehová, Tu verdad también en la congregación de los santos. Incluso algo que no siempre se menciona. Si los ángeles escogidos son confirmados en su santidad, eso no significa que ellos hayan perdido su libre albedrío. Ciertamente, es una verdad inexorable que cada ser viviente toma decisiones en cualquier momento. Los ángeles podrían tener la capacidad para pecar, pero de ninguna manera eso quiere decir que ellos pecarán, ni por asomo será así. Luego sabrás el por qué.

De todos modos, para ayudar a entender este tema, tranquilamente podemos considerar la vida de Jesús el Cristo cuando estuvo en esta tierra. Debemos tener muy en cuenta que según lo que leemos en Hebreos 4:15, Él fue tentado en todo. ¿Leíste con atención y cuidado lo que dije? tentado EN TODO. ¿Te imaginas una de esas tentaciones bien grosas con las que muchos hombres y mujeres andan atribulados la mayor parte de su día y no saben como vencerla y dejarla desactivada de una vez por todas?

Bueno, de esa tentación, también fue tentado Jesús. Pero el texto te aclara por si las moscas, que no pecó. Porque muchos creen entender que ser tentado ya es pecado, pero no es así. Tentados somos todos, sacudidos por esas tentaciones que nos taladran nuestras almas o nuestra carne, también. Pero pecadores caídos, no todos. Algunos sí, debemos reconocerlo, pero no todos. No obstante, sabemos que Jesús tenía la capacidad de elegir lo que quería. Juan 10:17-18 lo prueba: Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar. Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre.

Sin embargo, la absoluta prioridad de Jesús siempre fue la de complacer a Su Padre, y eso es siempre lo que Él eligió. Juan 4:34 es modelo: Jesús les dijo: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra. Del mismo modo, los ángeles escogidos alaban y sirven a Dios porque ellos lo eligen; ellos obedecen a Dios porque eso es lo que más desean hacer. Los seres humanos tienen libre albedrío, pero luchan con el pecado porque la naturaleza humana ha sido dañada por el pecado.

Esta es la razón por la que todos los seres humanos pecan. Así lo confirma Pablo en Romanos 5:12 cuando dice: Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. En función de esto, a los hombres nos resulta mucho más difícil ser buenos que ser malos. Los ángeles denominados como santos, no tienen una naturaleza pecaminosa. Ellos no están inclinados hacia el pecado, sino más bien hacia la justicia, haciendo todo lo que agrada a Dios.

En conclusión, los santos ángeles tienen un libre albedrío, pero la Biblia deja claro que ellos no pecarán. El apóstol Juan, al describir el cielo, escribió que allá no habrá llanto, ni clamor o dolor. En Apocalipsis 21:4 Juan señala: Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.  Y luego se consigna que allí no se le permitirá la entrada a quien haga lo malo.

Apocalipsis 21:27 lo expresa así: No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero. Es decir entonces que los ángeles que forman parte del cielo están libres de pecado. De todo esto se desprende que más allá de parecerse a los hombres en cuanto a su libertad de decisiones, sus actividades manifiestas demuestran su irrestricta fidelidad para con el Reino.

Y esta fidelidad ha quedado en evidencia en toda la Escritura a partir de los distintos servicios que ellos le han brindado al Reino. En Éxodo 14:19 hay una pintura precisa sobre esto en la antigüedad de aquel pueblo saliendo de Egipto: Y el ángel de Dios que iba delante del campamento de Israel, se apartó e iba en pos de ellos; y asimismo la columna de nube que iba delante de ellos se apartó y se puso a sus espaldas, Dios ya les había prometido esto.

Lo refleja algo que encontramos más adelante, siempre en Éxodo, pero en 23:20: He aquí yo envío mi Ángel delante de ti para que te guarde en el camino, y te introduzca en el lugar que yo he preparado.  Claro servicio activo, como el que rescata 1 Reyes 19:5, en función de la huida de Elías, que escapando de Acab se dirige a Horeb y se queda dormido bajo un enebro: Y echándose debajo del enebro, se quedó dormido; y he aquí luego un ángel le tocó, y le dijo: Levántate, come. Servicio. Un calificativo que se traduce como ángeles, siempre, pese a que su traducción genuina sea la de Mensajero.

Salmo 91. ¿Quién no ha leído en algún momento crítico de su vida la tremenda esencia de consolación y poderío que contiene este salmo? Su máxima riqueza consiste en que tengamos más que en claro las virtudes que encierra la simple condición de hijos de Dios morando a su sombra como el Omnipotente que es. Y en el lapso que va desde el verso 9 al 11, hay una definición que indudablemente nos demuestra que los ángeles no están ausentes de nuestro día a día. Dicen esos versos: Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza, Al Altísimo por tu habitación, No te sobrevendrá mal, Ni plaga tocará tu morada. Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, Que te guarden en todos tus caminos.

 Esto te deja en claro muy puntualmente algo que diversos grupos esotéricos que buscan la explotación angélica como forma de seducción interpretan torcidamente: el único que les da órdenes a los ángeles, es Dios. El hombre no puede. Un rey impío como era Nabucodonosor, el de Babilonia, con referencia al milagro de la salvación de Daniel en el horno, lo expresa en Daniel 3:28: Entonces Nabucodonosor dijo: Bendito sea el Dios de ellos, de Sadrac, Mesac y Abed-nego, que envió su ángel y libró a sus siervos que confiaron en él, y que no cumplieron el edicto del rey, y entregaron sus cuerpos antes que servir y adorar a otro dios que su Dios.

Sobre este suceso, el propio Daniel y más adelante en este su libro, lo explicará como se resume en 6:22: Mi Dios envió su ángel, el cual cerró la boca de los leones, para que no me hiciesen daño, porque ante él fui hallado inocente; y aun delante de ti, oh rey, yo no he hecho nada malo. Observen ustedes que entre el cuidado que él o los ángeles le prodigan al pueblo cruzando el Mar Rojo escapando de los egipcios y esto que se realiza en favor de Daniel, hay una diferencia. La que va desde una protección masiva, directamente a una acción de batalla en favor de UN hombre.

De todos modos, sigue siendo servicio, atención, cuidado. El mismo que Marcos, en su visión del evangelio, resume en 1:13 cuando expresa respecto a Jesús en el momento de su ida al desierto para ser tentado: Y estuvo allí en el desierto cuarenta días, y era tentado por Satanás, y estaba con las fieras; y los ángeles le servían. Servidores. Pero también custodios de almas, tal como los muestra Lucas en ocasión de la muerte de Lázaro el mendigo, en 16:22: Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado.

También han sido enviados a socorrer a hijos en problemas serios, tales como los que en su momento estaban viviendo Juan y Pedro, discípulos de Jesús al ser detenidos y puestos prisioneros. El libro de los Hechos en 5:17-20 lo relata así: Entonces levantándose el sumo sacerdote y todos los que estaban con él, esto es, la secta de los saduceos, se llenaron de celos; y echaron mano a los apóstoles y los pusieron en la cárcel pública. Mas un ángel del Señor, abriendo de noche las puertas de la cárcel y sacándolos, dijo: Id, y puestos en pie en el templo, anunciad al pueblo todas las palabras de esta vida.

Este evento es relatado por el propio apóstol y recogido en este mismo libro de los Hechos, pero en 12:7, cuando dice: Y he aquí que se presentó un ángel del Señor, y una luz resplandeció en la cárcel; y tocando a Pedro en el costado, le despertó, diciendo: Levántate pronto. Y las cadenas se le cayeron de las manos. Y si algo quedara pendiente respecto a la importancia que tienen estos seres en el diseño divino, cabe recordar lo que Pablo dice respecto a eso en Hechos 27:23-24: Porque esta noche ha estado conmigo el ángel del Dios de quien soy y a quien sirvo, diciendo: Pablo, no temas; es necesario que comparezcas ante César; y he aquí, Dios te ha concedido todos los que navegan contigo.

De hecho, esto no es lo único o el todo sobre ángeles. Existe un verdadero caudal en nuestras Biblias que nos hablan de sus actividades e intervenciones sobrenaturales. Sin embargo, creo que con reproducir lo que Jesús le responde a la mujer que lo consultaba sobre como sería su vida conyugal en la resurrección, alcanza para cerrar al menos esta parte de este tema, sin desmedro de seguirlo próximamente, porque no está agotado ni mucho menos. En Lucas 20:34-36 encontramos una respuesta de Jesús que vale la pena examinar.

Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Los hijos de este siglo (Se traduce Sistema, en este caso mundano, natural), se casan, y se dan en casamiento; mas los que fueren tenidos por dignos de alcanzar aquel siglo (Que es el Sistema del Reino, sobrenatural y de otra dimensión), y la resurrección de entre los muertos, ni se casan, ni se dan en casamiento. Porque no pueden ya más morir, pues son iguales a los ángeles, y son hijos de Dios, al ser hijos de la resurrección. (Esto nos habla de eternidad, donde no será necesario la unión de hombre y mujer porque no habrá más reproducción conforme a las reglas humanas)

¿Qué más decir? ¿Qué añadir a todo lo mucho que se ha dicho y escrito? Se me ocurre que esta puerta de revelación queda abierta, que alguien seguirá indagando, escudriñando, buscando revelación y sustancia para algo más consistente y de mayor volumen o dirección. Cierro con el texto que encontramos en la carta a los Hebreos, capítulo 1, versos 5 al 14:

Porque ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Mi Hijo eres tú, Yo te he engendrado hoy, y otra vez: Yo seré a él Padre, Y él me será a mí hijo? Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en el mundo, dice: Adórenle todos los ángeles de Dios. Ciertamente de los ángeles dice: El que hace a sus ángeles espíritus, Y a sus ministros llama de fuego. Mas del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo; Cetro de equidad es el cetro de tu reino. Has amado la justicia, y aborrecido la maldad, Por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, Con óleo de alegría más que a tus compañeros.

Y: Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra, Y los cielos son obra de tus manos. Ellos perecerán, mas tú permaneces; Y todos ellos se envejecerán como una vestidura, Y como un vestido los envolverás, y serán mudados; Pero tú eres el mismo, Y tus años no acabarán. Pues, ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies? ¿No son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación?

Comentarios o consultas a tiempodevictoria@yahoo.com.ar

septiembre 24, 2021 Néstor Martínez