Estudios » Crecimiento

La Rigidez de una Doctrina

(Apocalipsis 21: 2) = Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, (¿Qué es lo que está viendo Juan? La nueva Jerusalén)  descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido.

¿Dónde estaba, entonces, la nueva Jerusalén, que es la iglesia? En el cielo. ¿Y qué estaba haciendo ahora? Descendiendo. Y esto es muy importante, porque si recuerdas bien, la Torre de Babel se construyó para alcanzar el cielo. Y por ahí todavía anda gente muy confundida tratando de alcanzar el cielo. Debes saber que la gente entendida, desciende del cielo. En suma: la verdadera Jerusalén desciende del cielo. La falsa quiere alcanzarlo. Y este es un problema, porque Cristo dijo que nos dejó sentados en los cielos. Y luego dice que vio descender a la nueva Jerusalén del cielo, de Dios. ¿Eso significa que el cielo es de Dios? No, porque hay una coma que separa las palabras. Dice del cielo, coma, de Dios. Y eso lo que significa, es que el cielo y Dios, son lo mismo. Y está vestida como la esposa del Cordero. Esa es la iglesia, en todas las páginas de la Biblia. La nueva Jerusalén desciende del cielo. ¿Lo estás viendo, allí?

(Verso 9-10) =  Vino entonces a mí uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete plagas postreras, y habló conmigo, diciendo: Ven acá, yo te mostraré la desposada, la esposa del Cordero. (¿Qué es lo que dice que le va a mostrar? A la desposada, a la esposa del Cordero. a la iglesia)  Y me llevó en el Espíritu (Lo llevó en el Espíritu, porque si hubiera ido en la carne jamás hubiera llegado a verla. En la carne todas parecen iguales. Babilonia se viste igualita a la Jerusalén celestial. Tiene la misma pechera, tiene las mismas piedras preciosas que las del Apocalipsis. Canta las mismas canciones. Y predica mayoritariamente mensajes muy parecidos) a un monte grande y alto,  (Fíjate. Cada vez que hay que ver una verdad, hay que subir a un monte. Es el mismo monte en donde a Moisés se le enseñó el modelo) y me mostró la gran ciudad (¡Un momento! ¡Me dijiste que me ibas a mostrar la esposa, no una ciudad! ¿Por qué haría eso? Porque la ciudad no es un montón de edificios, es gente. La ciudad es el pueblo. Y el pueblo, es la nación. Y la nación es la novia. Es decir que la iglesia y la ciudad, es una sola cosa.)santa de Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios,

Cuando yo digo Iglesia, lo digo por terminología, hablando, como lo entiende la iglesia. Pero, la verdad, es que la iglesia es el remanente. El cuerpo de Cristo es otra onda. La iglesia es el cuerpo gubernamental de los hijos de Dios. Sólo que ya es tarde para cambiar eso. La iglesia es el cuerpo de representantes gubernamentales de la casa de Dios. No es toda la iglesia. No es todo el cuerpo de Cristo. ¿Puedes entender y creer que hay y habrá gente naciendo de nuevo hasta el último día? El día que el Señor esté retornando, todavía va a haber gente naciendo de nuevo. Hay una diferencia entre aquello que ocasiona su regreso, y aquellos que se benefician de aquello que lo ocasiona. Lo vamos a ver. Y termina diciendo que vio a la Jerusalén celestial descendiendo del cielo, coma, de Dios. ¡Dos veces te lo muestra! Por si no entendiste la primera…

(Verso 11) = teniendo la gloria de Dios. Y su fulgor era semejante al de una piedra preciosísima, como piedra de jaspe, (¡Ah! ¡Una preciosísima piedra de jaspe! ¡No! Dice que era COMO de jaspe. No de jaspe, como jaspe) diáfana como el cristal.

(Verso 21)= Las doce puertas eran doce perlas; (¿Por qué perlas? Veamos: ¿Cómo se obtiene una perla? Se saca del mar. Sí, pero ¿Qué hay que hacer para obtenerla? Hay que sacrificar la ostra. Muerte, produce la puerta. Hay que entender la segunda unción de la muerte. La perla se obtiene a través de muerte. Él dijo: Yo Soy la Puerta) cada una de las puertas era una perla. Y la calle de la ciudad era de oro puro, transparente como vidrio.

Perdón; ¿Cuántas calles dice? Dice LA calle, entonces es UNA calle. ¡Já! ¿Nunca cantaste ese corito que dice: “Por esas calles yo voy a caminar”, en referencia a las calles de oro que encontraríamos en el cielo? LA calle. Una. Ya la vamos a encontrar, para que lo entiendas. Mientras, ten en cuenta lo corruptible y lo incorruptible. No es la calle. Era de oro puro, pero transparente como el vidrio. Bueh, está lejos de ser puro, creo. Te aviso que por más puro que sea, yo nunca he visto oro transparente. Escucha; o no es oro, o no es vidrio. O ninguna de las dos cosas. Porque oro puro y transparente, no puede ser. Y si lo es, es un título terrenal que le pusimos a algo espiritual que no entendimos o no pudimos o no supimos describir. ¿Te das cuenta como se van cayendo las antiquísimas vacas sagradas? Y cuidado, esto es sólo con la lógica griega. Todavía no estoy leyendo lo nuestro, que es la Biblia.

Escucha; para el que tiene dos o tres piezas de oro, esas calles de oro no lo impresionan. El que nunca las tuvo, está más que loco por verlas. Es como una psicología satánica que mantiene a la gente sufriendo sólo por ver lo que nunca tuvo. Vendría a ser un Dios tan cínico, que Él en el cielo hace todo lo que Él mismo no permite que se haga en la tierra. Porque aquí quiere que todos seamos uno y que tengamos una unidad tremenda, pero parecería ser que allá cada uno va a tener su mansión y una soledad tremenda. Escucha; ¿Para qué quieres tú una mansión para ti solo? Porque allá no habrá esposa, ni hijo ni hermanos ni padres, por toda una eternidad. Dime con total sinceridad, más allá de lo que tú imagines o no, ¿Para qué quieres una mansión para ti solo?

¿Nunca te lo preguntaste? ¿Cómo es que aquí en la tierra, donde cargamos con un cuerpo y todos los dolores de todos colores que ese cuerpo nos trae, él nos mete a todos encimados casi unos arriba de los otros, y allá cuando todo eso se libere y todo sea un remanso de paz, amor y felicidad, nos va a poner separados uno en cada una de las millones, billones y trillones de mansiones que debería preparar para todos los buenos creyentes que han muerto, hoy mueren y en el futuro morirán? ¿Tiene coherencia eso con lo que Dios mismo ha dicho en más de una ocasión? Como vidrio transparente era el oro puro. Oye… ¿No será que está hablando de la transparencia de la iglesia?

(Verso 22) = Y no vi en ella templo; porque el Señor Dios Todopoderoso es el templo de ella, y el Cordero. (Estamos sacando a la iglesia de la iglesia. Y fíjate que al final está el nombre de Dios por sobre el templo). (23) La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera. (24) Y las naciones que hubieren sido salvas andarán a la luz de ella; y los reyes de la tierra traerán su gloria y honor a ella.

Nota que más allá de aquella gente que representa la ciudad, hay naciones salvas. No todo el mundo forma parte de lo que yo llamo la Iglesia. La ciudad y la gente salva. Explícalo. No lo sé. Aún no sabemos todo. Porque ahí es donde nos metemos en errores. Pero lo cierto es que hay gente adentro y hay gente afuera. Todas eternas, pero diferentes. Pesadito es esto, ¿No? Está en Mateo 25 también. Entrad en el Reino preparado desde antes de la fundación del mundo. ¿Ah, si? ¿Pero cuando? ¿Cuándo fue que yo tuve hambre y me diste de comer? ¿Y que cuando estuve desnudo me vestiste? ¿Cuándo hice yo eso? ¡Está hablando con las naciones! No me he fijado cuantos entraron, lo que sé es que entraron. Porque de tal manera amó Dios… ¿a? Todo tu concepto del mundo va a tener que cambiar para poder ministrar correctamente en este tiempo.

Escucha; esta no es gente que se ganó su salvación por lo que hizo. Es decir: lo hicieron porque así lo sintieron como mandato. Entonces entraron porque lo hicieron, pero no es que decidieron hacerlo para entrar. Lo que quiero decir es que sus motivaciones estaban muy puras. Romanos 2 nos habla de eso. Que los que no tienen la ley en sus corazones, por haberlo hecho ya es ley y no van a ser juzgados por la ley, sino que la ley que ellos tienen en sus corazones los juzga a ellos mismos. Mucha de la gente que se rige por el libro, no está haciendo lo que cierta gente del mundo está haciendo para adelantar el Reino de Dios. Porque nosotros creemos que adelantar el Reino de Dios es cantar canciones, hacer vigilias, hacer ayunos y tener conferencias y campañas.

El mundo invierte y adelanta los propósitos de Dios y hace mucho más, a veces. El concepto de lo que es el mundo, está cambiando. Y las naciones que hubieran sido salvas, andarán a la luz de ella. Isaías 60 lo dice. Cuando amanezca sobre nosotros el Señor, las naciones andarían a nuestra luz. No es algo que emana, es la sabiduría. pero hasta que haya sabiduría para liderar naciones, nadie te va a seguir. Entonces ahora lo que tenemos que hacer si o sí, es saber y ver donde están los sacerdotes para ese tiempo que viene. Y además, tenemos que ver la calle de oro. Porque si hay una calle, yo la quiero encontrar. No se nos había ocurrido buscarla antes, porque creíamos que eran calles. Y como eran muchas, sonaba un poco cansador ponerse a buscarlas. Pero como resulta que ahora sabemos que es una, entonces sí la podemos encontrar. Esa calle está desde el modelo de Moisés.

(Éxodo 24: 1-2) = Dijo Jehová a Moisés: Sube ante Jehová, tú, y Aarón, Nadab, y Abiú, y setenta de los ancianos de Israel; y os inclinaréis desde lejos. Pero Moisés solo se acercará a Jehová; y ellos no se acerquen, ni suba el pueblo con él.

(Verso 9-10) = Y subieron Moisés y Aarón, Nadab y Abiú, y setenta de los ancianos de Israel; y vieron al Dios de Israel; y había debajo de sus pies como un embaldosado de zafiro, semejante al cielo cuando está sereno.

Acá está el modelo que vio Moises. Y Moisés vivió muchísimos años antes que Juan, y eso quiere decir que su vocabulario, era mucho más reducido y de menor calidad que el de Juan. Todos sabemos que el hombre va desarrollando su vocabulario según el tiempo que va pasando. Aunque convengamos que Moisés era muy diestro con sus palabras para su tiempo. Pero no lo puedes comparar con Juan que vive seis mil años después. Y él va a ver lo mismo que luego vio Juan, pero mira como lo está viendo él. Por ejemplo, dice que había bajo los pies del Dios de Israel, como un embaldosado de Zafiro. Y como no tiene que comparar eso que no eran mosaicos, sino como una loza pulida, lo compara con un cielo sereno. Vamos a ver qué clase de cielo, vio.

(Ezequiel 40: 17) = Me llevó luego al atrio exterior, y he aquí había cámaras, y estaba enlosado todo en derredor; treinta cámaras había alrededor en aquel atrio.

Nota que había un enlosado, una sola calle que le daba la vuelta a ese templo y tenía treinta cámaras. Treinta es el número de la estatura del varón perfecto, una calle rodeada de madurez. La misma que vio Moisés, este la está viendo diferente y ahora este si tiene dos o tres templos construidos para comparar los materiales. Él le llama enlosado, y tiene cámaras y está representado en un templo erigido en su tiempo. Sigamos, a ver si Cristo dijo algo de las calles de oro. Ya que hay calles de oro, para que nadie crea que somos herejes, vamos a buscar las calles de oro. Pero, por favor, entiende que es sólo una calle, y que no es una calle literal´

(Juan 19: 13) = Entonces Pilato, oyendo esto, llevó fuera a Jesús, y se sentó en el tribunal en el lugar llamado el Enlosado, y en hebreo Gabata.  

¿Dónde lo sentaron? En hebreos es la palabra lithostrots, y significa: embaldosado mosaico o tribunal romano. Estaba dispuesto de la siguiente manera: eran dos cámaras, dos cuartos, dos aulas. Tenía una pequeña división en el medio. De un lado la Deidad y la Santidad, mientras que del otro lado era reconocido como el lado común. Tenía dos puertas; una por el lado santo y una por el lado común. Este tribunal se usaba para juzgar y sentenciar los casos extremos, los casos capitales, los que eran para muerte. Y es aquí donde sientan a Jesús. Ahora bien; el Sanedrín, o sea, los líderes de la iglesia, cuando se sientan a juzgar a Jesús, se sentaron en el lado común en lugar de hacerlo en el lado divino. Porque lo querían juzgar por mano de un rey común y no del lado divino. De manera que la iglesia se reduce a mundanalidad para crucificar al Señor.

¿Quién lo crucifica? La iglesia. No fue Pilatos. El Sanedrín se sentó del lado común. Y la palabrita aparece en un solo lugar, en 2 Reyes 16:17-18. Y en esa ocasión, un líder judío, dominado por un gentil idólatra, entra en la Reforma, en este caso Pilatos, que es un gentil idólatra, es reducido a un judío apóstata, para matar al Señor. ¿Qué es el enlosado? Es la Vía Dolorosa, esa letra que tanto cantamos. Es la ruta que escogió Dios para traerte a tu estado final. Es una calle de oro, que termina en glorificación. Es decir: tu fe, tratada siete veces. Es la ruta que Él escogió, para traerte a la estatura del varón perfecto. Ese es el enlosado. Cuando lo vemos ahora, en la imaginación del templo final, lo que estamos viendo es la obra Redentora de Dios. La calle de oro. Aquello que nos trajo al estado que es hoy. Aquello que nos entrega un cuerpo glorificado. La ruta, el precio, el juicio. El tribunal. Esa es la calle de oro.

Lo que estamos cruzando, lo que estamos creando, cada día, con nuestras vidas, al caminar la misma vida que caminó Jesús. Dentro de este templo, que no es un edificio de mampostería, sino la iglesia, el cuerpo de Cristo, el pueblo de Dios, donde hay una calle de oro, que no es una calle, sino una gente transparente cubierta con oro, es decir, con una fe tratada siete veces. Fundamentado con doce apóstoles. Y no sus nombres, sino sus fundamentos. Un cubo, o sea: equilibrada al frente, con gente balanceada, sin ningún tipo de extremo en su vida. Todas son tipologías, analogías de como la iglesia termina. Donde no hace falta un templo, porque ellos son la iglesia y están llenos de la plenitud de Dios. Dentro de este templo, Ezequiel, capítulo 44.

Aquí dice que dentro de este templo, hay dos sacerdocios. Verso 9: Así ha dicho Jehová el Señor: Ningún hijo de extranjero, incircunciso de corazón e incircunciso de carne, entrará en mi santuario, de todos los hijos de extranjeros que están entre los hijos de Israel. (Es decir: ninguna persona gentil o no salva, entra.) (10) Y los levitas que se apartaron de mí cuando Israel se alejó de mí, yéndose tras sus ídolos, llevarán su iniquidad.

Estos si son salvos, aunque apartados. Cuando hablamos de apartados, no significa que no están en la iglesia. Apostatar, no es no estar en la iglesia. Apostatar es quitarle presión a la fe que entendiste, o sea: yo acompaño a este hombre, y entiendo lo que este hombre está haciendo. Y este hombre sigue predicando ese mensaje hasta que ese mensaje se pone muy pesado para mi porque me doy cuenta que ese mensaje puede arruinar mi reputación. Es decir que si llego a creer ese mensaje, yo sé que el costo será muy alto. Entonces apostato, me regreso a mi previo entendimiento. En la iglesia el apóstata es igual al apartado. La gran apostasía. Apostatar no es salirte de la iglesia, es peor. Porque es quedarte y hacerle creer a la gente que eres la iglesia verdadera, cuando en realidad te estas quedando atrás.

Eso es peor, -reitero, porque eso es la Anti. La palabra Anti Cristo significa algo que está en contra de, o que toma el lugar de. La peor mentira, es la más cercana a la verdad. Más rápido se salva una prostituta que alguien que está perdido así y no lo sabe. No son palabras populares, sólo necesarias. Los levitas que se apartaron. O sea que Dios va por un camino y ellos van por otro. Porque no quieren predicar lo que Dios les da para predicar porque tienen terror que la iglesia los abandonen y se queden sin su trabajo clerical. Y dice que se fueron tras sus ídolos. Y la palabra usada allí es idolón, que son nada menos que conceptos erróneos de Dios. Y en el final dice que llevarán su iniquidad. Pregunto: ¿Cómo puede ser que este sacerdocio lleve su iniquidad, si Cristo ya la llevó por nosotros? Porque ellos están en Adán, y Adán murió.

Estoy hablando de Esdras. Estoy hablando de Babilonia, que dice que su marido todavía no ha muerto, pero que ya quiere casarse con el otro. ¡O estás en Cristo o estás en Adán, no hay otra cosa! (Verso 11) = Y servirán en mi santuario como porteros a las puertas de la casa y sirvientes en la casa; ellos matarán el holocausto y la víctima para el pueblo, y estarán ante él para servirle. Lo está expresando según los tiempos en que vive. (12) Por cuanto les sirvieron delante de sus ídolos, y fueron a la casa de Israel por tropezadero de maldad; por tanto, he alzado mi mano y jurado, dice Jehová el Señor, que ellos llevarán su iniquidad.  (13) No se acercarán a mí para servirme como sacerdotes, ni se acercarán a ninguna de mis cosas santas, a mis cosas santísimas, sino que llevarán su vergüenza y las abominaciones que hicieron.

Si no conoces al Señor no eres parte de su pueblo y no puedes comer de las cosas santas. Las cosas santas son, por ejemplo, el maná escondido. No pueden ser parte de revelación alguna. No son pueblo. Dependen de ir a escuchar a un buen predicador y el nivel de entendimiento que tengan, para seguir caminando más o menos sin riesgo de tropezar y caer. (14) Les pondré, pues, por guardas encargados de la custodia de la casa, para todo el servicio de ella, y para todo lo que en ella haya de hacerse. (15) Mas los sacerdotes levitas hijos de Sadoc, que guardaron el ordenamiento del santuario (Atención: esta es gente que pagó el precio de la separación) cuando los hijos de Israel se apartaron de mí, ellos se acercarán para ministrar ante mí, y delante de mí estarán para ofrecerme la grosura y la sangre, dice Jehová el Señor. (16) Ellos entrarán en mi santuario, y se acercarán a mi mesa para servirme, y guardarán mis ordenanzas.

(17) Y cuando entren por las puertas del atrio interior, se vestirán vestiduras de lino; no llevarán sobre ellos cosa de lana, cuando ministren en las puertas del atrio interior y dentro de la casa. (18) Turbantes de lino tendrán sobre sus cabezas, y calzoncillos de lino sobre sus lomos; no se ceñirán cosa que los haga sudar. O sea que este remanente, ministra desde el reposo del Señor, de la manifestación de sus hijos, de la plenitud de Dios en la tierra.

(Esdras 2: 63) =  y el gobernador les dijo que no comiesen de las cosas más santas, hasta que hubiese sacerdote para consultar con Urim y Tumim. Urim es revelación. Significa revelación, luz, lumbrera, mientras que Tumim significa perfección, madurez. O sea que hasta que se consulte con alguien que tenga entendimiento en cuanto a la revelación y la madurez o el producto final, no pueden comer de las cosas santas. Es decir que ese ministerio que está confundido y no tiene identidad, depende de un ministerio lleno de revelación y de entendimiento del fin, para que su existencia tenga algún tipo de validez. Eso es lo que estamos haciendo ahora, sacando al pueblo de Babilonia. Eso no significa que hayan dejado de ser salvos. Podemos estar en Cristo y estar confundidos respecto a como salir de allí. Porque según el hombre piensa, así es. Y aunque seamos millonarios espirituales, podemos estar viviendo una pobreza terrible, por causa de la rigidez mezquina de nuestras doctrinas humanas y tradicionales.

Comentarios o consultas a tiempodevictoria@yahoo.com.ar

septiembre 24, 2021 Néstor Martínez