Estudios » Crecimiento

En el Idioma de la Roca

(Génesis 28: 10) = Salió, pues, Jacob de Beerseba, y fue a Harán. (11) Y llegó a un cierto lugar, y durmió allí, porque ya el sol se había puesto; y tomó de las piedras de aquel paraje y puso a su cabecera, y se acostó en aquel lugar. (12) Y soñó: y he aquí una escalera que estaba apoyada en tierra, y su extremo tocaba en el cielo; y he aquí ángeles de Dios que subían y descendían por ella. (13) Y he aquí, Jehová estaba en lo alto de ella, el cual dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac; la tierra en que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia. (14) Será tu descendencia como el polvo de la tierra, y te extenderás al occidente, al oriente, al norte y al sur; y todas las familias de la tierra serán benditas en ti y en tu simiente.

(15) He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que fueres, y volveré a traerte a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho. (16) Y despertó Jacob de su sueño, y dijo: Ciertamente Jehová está en este lugar, y yo no lo sabía. (17) Y tuvo miedo, y dijo: ¡Cuán terrible es este lugar! No es otra cosa que casa de Dios, y puerta del cielo. (18) Y se levantó Jacob de mañana, y tomó la piedra que había puesto de cabecera, y la alzó por señal, y derramó aceite encima de ella. (19) Y llamó el nombre de aquel lugar Bet-el, aunque Luz era el nombre de la ciudad primero.

(20) E hizo Jacob un voto. ¿Quién le enseñó a Jacob a hacer votos? ¡Todavía no estaba escrita la ley! Moisés vendría cuatrocientos años después. E hizo Jacob voto, diciendo: Si fuere Dios conmigo, y me guardare en este viaje en que voy, y me diere pan para comer y vestido para vestir, (21)y si volviere en paz a casa de mi padre, Jehová será mi Dios. (22)Y esta piedra que he puesto por señal, será casa de Dios; y de todo lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti.

Perdone hermano Néstor la pregunta, pero quisiera que me diga si el diezmo es del Antiguo Testamento o del Nuevo. No es porque yo sea tacaño, lo que sucede es que trato de ser bien bíblico. Eso tiene una respuesta, es la que suelo dar cuando alguien me lo pregunta. El diezmo es del Antiguo Testamento. Porque era en el Antiguo donde solamente la décima parte era de Dios. En el Nuevo Testamento, ¡Todo es de Dios! ¿Por qué el Nuevo Testamento tendría que enseñar algo que un hombre natural ya sabe? Porque Jacob aquí es un hombre natural. ¿Por qué el Nuevo Testamento va a enseñar algo que es tan básico como respirar? ¿Necesitamos que alguien nos enseñe a respirar? ¿Necesitamos que alguien nos enseñe a ser agradecidos? ¿En qué planeta vivimos? El Espíritu Santo en el Nuevo Testamento, enseña que todo es de Dios. Muestras y ejemplos hay más de uno. Ellos cruzaron el velo.

Este hombre, siendo Jacob, reconoce la piedra, la honra y hace un voto. No necesitas ningún libro escrito para eso. Por eso es que Dios lo hace padre de una nación. El primer paso siempre lo da el hombre. En Génesis 11, los hombres desechan la piedra. ¿Conoces los nombres de estas personas? Génesis 28, este hombre encuentra la piedra y la honra. Y una de las naciones más poderosas de la tierra, tiene su nombre. ¿Y ahora que hacemos? ¿Con qué edificamos, ladrillos o piedras? Pero la historia no termina allí. Jacob se va de la casa de Labán. Labán es muy importante. Es el instrumento de Dios para tratar el carácter de Jacob. Labán tiene la astucia como para no dejarse tomar el pelo. Era un banquero experimentado, y encima le dio la hija equivocada. El que se equivoca es Jacob, pero Labán nunca se equivocó. Y llega el momento en donde él y su familia se están yendo, y Labán viene al encuentro de ellos muy molesto. Y habla Jacob así.

(Génesis 31:38-47) = Estos veinte años he estado contigo; tus ovejas y tus cabras nunca abortaron, ni yo comí carnero de tus ovejas. Nunca te traje lo arrebatado por las fieras: yo pagaba el daño; lo hurtado así de día como de noche, a mí me lo cobrabas. De día me consumía el calor, y de noche la helada, y el sueño huía de mis ojos. Así he estado veinte años en tu casa; catorce años te serví por tus dos hijas, y seis años por tu ganado, y has cambiado mi salario diez veces. Si el Dios de mi padre, Dios de Abraham y temor de Isaac, no estuviera conmigo, de cierto me enviarías ahora con las manos vacías; pero Dios vio mi aflicción y el trabajo de mis manos, y te reprendió anoche.

 Respondió Labán y dijo a Jacob: Las hijas son hijas mías, y los hijos, hijos míos son, y las ovejas son mis ovejas, y todo lo que tú ves es mío: ¿y qué puedo yo hacer hoy a estas mis hijas, o a sus hijos que ellas han dado a luz? Ven, pues, ahora, y hagamos pacto tú y yo, y sea por testimonio entre nosotros dos. Entonces Jacob tomó una piedra, y la levantó por señal. Y dijo Jacob a sus hermanos: Recoged piedras. Y tomaron piedras e hicieron un majano, y comieron allí sobre aquel majano. Y lo llamó Labán, Jegar Sahaduta; y lo llamó Jacob, Galaad. 120

¿Se dieron cuenta ustedes, que cada vez que uno toma la piedra y recibe el testimonio, recibe un nombre? La primera vez que él tomó la piedra, llamó a ese lugar Bet-el. La segunda vez, negociando con Labán, haciendo un acuerdo, un pacto, toma una piedra por testimonio, y la llama Galaad, que quiere decir Lugar de Pacto. Cada vez que tú eliges poner tu confianza en la piedra correcta, Dios va a revelar un nombre nuevo.

(Apocalipsis 2: 17) = El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, daré a comer del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita escrito un nombre nuevo, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe.

Antes Génesis 31, ahora Apocalipsis 2. ¿Dios cambió? No. Veintiún siglos después, ¿Dios cambió? Si tu vida, tu familia o tu ministerio, está establecido sobre Él, tú vas a recibir el nombre correcto, y vas a permanecer. ¿Ahora se entiende por qué dijo esto en Apocalipsis, verdad? ¿Cuántas veces leímos eso y no lo entendimos? Una piedrecita blanca. ¿Qué cosa vendría a ser una piedrecita blanca? Y en ella un nombre nuevo. ¿Lo estás entendiendo ahora? Esa iglesia recibe esa piedra, porque venció. Y venció porque no desechó la piedra.

(Éxodo 24: 12) = Entonces Jehová dijo a Moisés: Sube a mí al monte, y espera allá, y te daré tablas de piedra, y la ley, y mandamientos que he escrito para enseñarles.

La primera vez que Dios decide dar un mandamiento escrito, elige la superficie donde va a grabar su voluntad. ¿Sabes qué es lo que Él elige? Piedra. La piedra es grabada por el dedo de Dios con los Diez Mandamientos. En Levítico 26, en el verso 1, dice: No haréis para vosotros ídolos, ni escultura, ni os levantaréis estatua, ni pondréis en vuestra tierra piedra pintada para inclinaros a ella; porque yo soy Jehová vuestro Dios. ¿Por qué será que Dios aborrece tanto la idolatría? Aparece en los primeros mandamientos, y se van a dar cuenta que el problema de Israel era que constantemente, ellos se inclinaban a la idolatría. Tú ya sabes la respuesta. Porque idolatría es básicamente desechar la piedra correcta. Y al desechar la piedra correcta, están desechando todo lo que Dios mismo es.

Jesús no es como una piedra. Jesús ES la piedra. Quítate de la cabeza las palabras de la Hermenéutica. Él es semejante…¡No! No es semejante, Él ES. Él es la piedra que David disparó a la cabeza de Goliat. El es la piedra que fue grabada con la ley. Lo que Moisés baja del Sinaí, es a Cristo mismo. Está escrito en Él la voluntad de Dios. Y cuando Israel es encontrado en pecado, y el becerro levantado, ¿Tú sabes lo que sucede con esas piedras? Son estrelladas. Eso fue la cruz.

130(Josué 24: 24-28) = Y el pueblo respondió a Josué: A Jehová nuestro Dios serviremos, y a su voz obedeceremos. Entonces Josué hizo pacto con el pueblo el mismo día, y les dio estatutos y leyes en Siquem. Y escribió Josué estas palabras en el libro de la ley de Dios; y tomando una gran piedra, la levantó allí debajo de la encina que estaba junto al santuario de Jehová. Y dijo Josué a todo el pueblo: He aquí esta piedra nos servirá de testigo, porque ella ha oído todas las palabras que Jehová nos ha hablado; será, pues, testigo contra vosotros, para que no mintáis contra vuestro Dios. Y envió Josué al pueblo, cada uno a su posesión.

A ver, vamos a ponernos de acuerdo: ¿Una piedra tiene oídos? Jacob dice: Esa piedra me es testigo, y está escuchando lo que ustedes están diciendo. ¿Cuándo se revela Jesús? ¿Cuándo nace de María y José? No. Él se reveló muchas veces, y los hombres lo vieron y lo reconocieron. Lo usaron de testigo muchas veces. Esta historia no empezó cuando Jesús apareció. Jacob, sin haber estado en Pentecostés en el Día del Aposento Alto, tenía más comprensión del mundo espiritual que la mayoría de los creyentes de hoy, con toda la tecnología y la enseñanza que tienen en este tiempo. Jacob no desechó a la piedra. Y es interesante que no introdujo esa piedra en el santuario. Dice acá que la colocó debajo de la encina. Porque hubiese sido fácil meter la piedra al santuario, pero hay dos razones importantes para no hacerlo. Primero, porque la gente empezaría a honrar la piedra. La segunda, porque Jacob también sabía que el santuario iba a ser contaminado en el tiempo. Entones pone la piedra aparte, al lado del templo.

¿No pasó lo mismo cuando Jesús vino y entró a Jerusalén? La piedra pasó al lado del tiempo y terminó debajo de una encina, una cruz de madera. Dios abre sus secretos a los que son hijos. Todo lo que un hijo haga, dará gloria a su Padre, pero no le enseñes a pactar a alguien que no es hijo. No le des un nombre a aquel que no es hijo. El nombre solo viene cuando algo es revelado. ¿Recuerdas cuando ninguno de los discípulos lograba acertar respecto a quien era Jesús? Solo Simón lo hizo. Él descubrió la piedra que le fue revelada. Y el recibió un nombre nuevo: Pedro. Esto no cambia nunca. ¿Cuándo es importante un nombre para una congregación? ¡Cuando ellos no conocen la piedra! ¿Cómo se llamaba la iglesia del Libro de los Hechos? La iglesia en Roma, en Galacia, en Corinto. Ninguno, tenían el nombre de la ciudad. No necesitaban nada más que eso. ¡Ellos estaban fundamentados sobre la Roca!  ¿En qué parte nos perdimos? Esto era cuestión de ver lo que la Palabra dice. El secreto está en el corazón con el que uno lee el texto. No solamente necesitas leer la Biblia, necesitas tener un corazón adecuado. Y no se trata de hacer un devocional, se trata de la actitud con la que tú te presentas ante la Palabra. ¿Qué es lo que tú quieres recibir de este texto? Dios va a responder en función de eso.

(Isaías 28: 1) =  ¡Ay de la corona de soberbia de los ebrios de Efraín, y de la flor caduca de la hermosura de su gloria, que está sobre la cabeza del valle fértil de los aturdidos del vino! (¿De quién está hablando aquí?) (2) He aquí, Jehová tiene uno que es fuerte y poderoso; como turbión de granizo y como torbellino trastornador, como ímpetu de recias aguas que inundan, con fuerza derriba a tierra. (3) Con los pies será pisoteada la corona de soberbia de los ebrios de Efraín. (4) Y será la flor caduca de la hermosura de su gloria que está sobre la cabeza del valle fértil, como la fruta temprana, la primera del verano, la cual, apenas la ve el que la mira, se la traga tan luego como la tiene a mano. (Dios está explicando aquí la realidad de la iglesia en una gran cantidad de lugares. Efraín es la iglesia que se ha embriagado con el vino de los dones. Y aunque Efraín significa dos veces fructífero, y vive en la cabecera del valle fértil. Ellos han puesto una corona sobre su cabeza que no es Dios mismo. Fue muy duro). (5) En aquel día Jehová de los ejércitos será por corona de gloria y diadema de hermosura al remanente de su pueblo; (6)  y por espíritu de juicio al que se sienta en juicio, y por fuerzas a los que rechacen la batalla en la puerta. (Es un pasaje muy fuerte. está describiendo la situación de la iglesia hoy.)

(Verso 16) = por tanto, Jehová el Señor dice así: He aquí que yo he puesto en Sion por fundamento una piedra, piedra probada, angular, preciosa, de cimiento estable; el que creyere, no se apresure.

Esta piedra ha sido puesta por Dios mismo. Porque esta piedra no está colocada en cualquier lugar, está colocada en Sion. La gran pregunta, es: ¿Qué es Sion? La respuesta más rápida, es que es el Monte de Dios. ¡Pero ese Monte es espiritual! Empezamos a hacer preguntas ridículas. ¿Qué quiero decir con ridículo? Todo es espiritual. Este monte es tanto espiritual como natural. Si tú estás en la iglesia, el monte está ahí. Si cuando tú estás en la iglesia no está el monte, tú no eres Sion, ni eres iglesia. O sea: has construido una aldea de salvajes. la iglesia no tiene derecho de reinventarse. Es un invento del cielo. Ningún hombre, por famoso, importante o prestigioso que sea, tiene algo para decir al respecto. La iglesia vino con un diseño. Lo único que necesitamos es humildad para reconocer el diseño.

Tú alquilas una casa y no puedes cambiarle nada. La iglesia tampoco. Ya viene con un diseño del cielo, y no es a libre entendimiento del que quiera. Va a ser iglesia, si esto está en Sion. Si está en Sion es porque está edificada en la piedra correcta. Si no está en Sion, está en Babilonia, que es el monte equivalente. Estos dos montes pelean desde el principio. El monte de Babilonia es el monte de la imitación, es el monte de la democracia, es el monte donde se resuelva todo hablando. Es el monte donde decidimos construir dos enramadas. He oído decir muchas veces cosas así como: ¿Qué se te ocurre para atraer jóvenes a la iglesia? ¿Quée? ¿Qué se me ocurre? Hay una sola manera de hacer las cosas. Y no es precisamente por lo que se nos ocurre. Al torbellino de ideas déjalo para el mundo empresario. La iglesia no es una empresa, es el Cuerpo de Cristo en la tierra, no seas irrespetuoso.

Nos apasionan los métodos. ¿Por qué depender de Dios? En Isaías 28, tú eres confrontado muy fuerte. Dios llama a la iglesia, ebrios. Dice que han vomitado sobre toda mesa. Y dice el profeta llorando: ¿A quien vamos a enseñar doctrina? A los niños destetados, a los arrebatados de los pechos. Es una palabra muy dura, pero dura es la situación y muy duro el momento que vivimos como iglesia. ¿Por qué cantamos como cantamos? ¿Por qué enseñamos como enseñamos? ¿Por qué hacemos las cosas que hacemos? La gente asume, calla y sigue y nadie pregunta nada. La fórmula de hacer repetir oraciones para aceptar a Cristo, apareció alrededor del año 1860. Es un invento norteamericano que aparece muy cerca de la región de los lagos. La escuela dominical. También aparece alrededor del mil ochocientos, y no era lo que es hoy. Era un esfuerzo por enseñarles educación formal a los niños que no podían estudiar.

Los grupos de jóvenes en la iglesia, con el cuento ese del pastor de jóvenes. Es un invento que aparece en el siglo veinte. Y te aviso que fue la peor decisión que se tomó porque sirvió para dividir las familias. Porque el diseño de Dios es que sea el padre quien le enseñe al hijo. Pero resulta que ahora el responsable de los jóvenes es el pastor de jóvenes. Y entonces ahí está el chico de dieciséis años, etapa en la que debe formarse una imagen de paternidad, y su súper héroe es el pastor de jóvenes, porque la iglesia le ha robado al padre el derecho de discipular a sus hijos.

No les permiten a los niños estar con sus padres en el tiempo de la alabanza. ¿Qué evangelio han leído? Siempre los hijos estuvieron al lado de sus padres adorando a Dios. Hemos caído en la estructura de la comodidad. ¡Es que los niños molestan!, me dicen. Bueno, pues edúquenlos para que no molesten…no es tan complicado. Y hemos adoptado un montón de cosas que nunca estuvieron en el diseño original. La manera en que cantamos. El grupo de gente adelante. Eso se parece a todo un ritual que había en la época de los romanos. Y como estas muchas cosas más que no quiero detallar. Ya lo hizo con mucha sabiduría un pastor llamado Gene Edwards, cuando escribió su trabajo “Más Allá de lo Radical”.

Entonces, cuando tú ves lo que hoy día es la iglesia, y tiene la oportunidad de ver Sion, vas a notar que hay unas pequeñas diferencias. Y es allí donde comienzas a plantearte muy seriamente que ya no quieres congregarte. Y no eres el único. Conozco líderes de mucha importancia y valor en este ambiente nuestro, que han tenido una visión de Dios respecto a lo que verdaderamente es Sion, y ahora están diciendo que después de ver todo eso, tampoco ellos tienen ganas de congregarse. Sucede que cuando tú puedes ver al diseño original plasmado en algo concreto y empiezas a desearlo para el aquí y ahora, ¿Alguien me va a decir que eso es malo? ¿Es pecado desear el diseño original en lugar de la imitación barata que hemos construido? El gran problema es que la gran mayoría de cristianos no han visto nunca el original. Se han quedado con la copia. Y para colmo, sin demasiada preocupación por buscar el original.

¿Sabes por qué pasa eso? Porque todos los que estamos aquí en esta tierra ministerial compartida, tenemos la tendencia a edificar. Y todos sabemos que para edificar es mucho más fácil con ladrillos que con piedras. Porque es mecánico. Es fácil, todos son iguales. Con piedra la cosa es muy distinta. No hay una igual a la otra y hay que hacerlas encajar. Y eso necesita mucha paciencia.  Y ni hablar de las construcciones hechas con imitaciones de piedra, madera, etc. Quedan igualitas, pero no son igualitas. Son imitaciones. Se ven reales, pero no lo son. Escucha: no se puede imitar al Espíritu Santo.

(Daniel 2: 34) = Estabas mirando, hasta que una piedra fue cortada, no con mano, e hirió a la imagen en sus pies de hierro y de barro cocido, y los desmenuzó. (¿Recuerdas tu la imagen de Nabucodonosor? La piedra fue cortada, sin ayuda de manos) (35) Entonces fueron desmenuzados también el hierro, el barro cocido, el bronce, la plata y el oro, y fueron como tamo de las eras del verano, y se los llevó el viento sin que de ellos quedara rastro alguno. Mas la piedra que hirió a la imagen fue hecha un gran monte que llenó toda la tierra. Esta piedra es tomada de un monte, en lo alto; cae a los pies de la imagen. La reduce a polvo. Y esta piedra en la tierra, se forma como un monte grande. Sion arriba. Sion abajo. Hágase tu voluntad, aquí en la tierra como en el cielo. ¿Oraste eso alguna vez? Entonces tú debes saber cuál es la voluntad en el cielo, ¿Verdad? Porque de otro modo, ¿Cómo la reconoces?

(Zacarías 3: 1) = Me mostró al sumo sacerdote Josué, el cual estaba delante del ángel de Jehová, y Satanás estaba a su mano derecha para acusarle. Este Josué era un sumo sacerdote que no tenía nada que ver con el Josué de Moisés. Y dice que Satanás estaba allí… ¿Para qué? Para acusarle. (2) Y dijo Jehová a Satanás: Jehová te reprenda, oh Satanás; Jehová que ha escogido a Jerusalén te reprenda. ¿No es éste un tizón arrebatado del incendio? (3) Y Josué estaba vestido de vestiduras viles, y estaba delante del ángel. ¿Por qué Satanás puede acusarlo? Porque tiene las vestiduras viles, o sea: las ropas sucias. (4) Y habló el ángel, y mandó a los que estaban delante de él, diciendo: Quitadle esas vestiduras viles. Y a él le dijo: Mira que he quitado de ti tu pecado, y te he hecho vestir de ropas de gala.

¡Que terrible que es esto! ¡Que terrible es que Satanás vea tus ropas sucias y tú no las veas! (5) Después dijo: Pongan mitra limpia sobre su cabeza. Y pusieron una mitra limpia sobre su cabeza, y le vistieron las ropas. Y el ángel de Jehová estaba en pie. (6) Y el ángel de Jehová amonestó a Josué, diciendo (7) Así dice Jehová de los ejércitos: Si anduvieres por mis caminos, y si guardares mi ordenanza, también tú gobernarás mi casa, también guardarás mis atrios, y entre éstos que aquí están te daré lugar. (8)  Escucha pues, ahora, Josué sumo sacerdote, tú y tus amigos que se sientan delante de ti, porque son varones simbólicos. He aquí, yo traigo a mi siervo el Renuevo. (9) Porque he aquí aquella piedra que puse delante de Josué; sobre esta única piedra hay siete ojos; he aquí yo grabaré su escultura, dice Jehová de los ejércitos, y quitaré el pecado de la tierra en un día.

Esto ya se cumplió. Ya Dios quitó la iniquidad de la tierra en un día. Lo hizo en la cruz. Esta roca, ¿De quien está hablando? De Cristo mismo. Dice: esta única piedra hay siete ojos; Es una piedra grabada. Moisés vip cuando se grabó esta piedra, pero Zacarías ahora la está viendo grabada y con ojos. Y ahora está lista la piedra para quitar el pecado de la tierra. Porque está escrita, grabada, y tiene los siete ojos encima.

Comentarios o consultas a tiempodevictoria@yahoo.com.ar

febrero 25, 2022 Néstor Martínez