Estudios » Blog

No es Un asunto de Años

Quiero consignar algo que ya dije, pero que bien vale la pena reiterar. Debemos considerar que el libro de los Hechos no pretende ser un relato preciso y conciso de los sucesos de aquel tiempo. La mitad de Hechos es la vida de Pedro y la otra mitad la vida de Pablo. ¿Y qué de los otros? Entonces, obviamente, Lucas no pretendió jamás escribir un libro de historia de la iglesia. Nunca quiso hacer eso. Sin embargo, ¿Aparecen aquí los ancianos, realmente? No, aparecen un poco más atrás de este libro de los Hechos, en el capítulo 14.

(Hechos 14: 23) = Y constituyeron ancianos en cada iglesia, y habiendo orado con ayunos, los encomendaron al Señor en quien habían creído.

Tenemos muy claro que, el título de anciano, que parecería ser otorgado a una persona que cuenta con muchos años de edad, la función y las características para elegir uno, no tenían nada que ver con el calendario. Hay una razón para eso. En el capítulo que menciono, el 14, vemos que se levantan ancianos al año de que la iglesia comenzó. Lógico resulta suponer, entones, que de ninguna manera podía haber gente muy experimentada que pudiera ser considerada anciano. ¿Y cuál es la idea que tiene Pablo de los ancianos? Que son gente que tiene un fundamento más desarrollado y más maduro que los que están liderando. O sea: si tengo gente que todos ellos tienen menos de un año de creyentes, pero me encuentro con uno que tiene dos años en el camino de la fe, él puede ser un muy buen candidato a anciano para este grupo. La palabra anciano, viene del término griego presbútero. De allí deriva luego presbítero. La palabra presbus, más anciano, como sustantivo, anciano; específicamente miembro del sanedrín israelita, (También figurativamente miembro del concilio celestial), o presbítero, que es viejo, antiguo, anciano o mayor.

Entonces, sobre el modelo anterior que teníamos, vemos que aparecen dos nuevas funciones: la de obispo y la de anciano. Me quedo con la sensación que cuando se habla de los obispos, parecería haber mucha similitud con lo que hoy asumimos como el ministerio pastoral. Pero sólo podemos mencionarlo en potencial y en hipótesis, no hay sustento. Obviamente, que hay requisitos para los obispos que también se les aplican a los ancianos. Y todo eso conforma una literatura sumamente amplia y variada. Unos dicen que anciano y obispo es lo mismo, que en realidad lo que cambia es muy poco en cuanto a la función, porque ambos enseñan, ambos pastorean, ambos tienen cierto grado de autoridad frente al rebaño. Otros dicen que no, que son muy diferentes. Otros más sostienen que los ancianos están asociados a una congregación local, mientras que los obispos a varias congregaciones regionales. Pero, lo cierto es que no hay mucha tinta escrita en la Biblia, para aclararnos completamente esto. ¿Será porque a Dios no le interesó hacerlo?

Sí podemos notar, en cambio, que el término presbítero, anciano y obispo, que es supervisor, en el Nuevo Testamento, aparentemente denota el mismo oficio con alguna diferencia. Ya que el primer término, presbítero, se origina en la sinagoga. Y el segundo término, en la comunidad griega. Supervisor. La primera habla de la dignidad del oficio, mientras que la otra habla de la práctica de este ministerio. En esta segunda etapa de la iglesia, sobre la plataforma de ocho funciones que había, se incluyeron dos más: obispos y ancianos. ¿Se entiende que hasta aquí la iglesia está funcionando correctamente? Se cree que sí, que todo hace suponer que está funcionando muy bien. ¿Pero no tuvo ningún problema hasta este momento? En realidad, tuvo uno solo doctrinalmente hablando: no había claridad respecto a cuál era el papel de los gentiles.

¿Eran gente que era de segunda categoría? ¿Era gente que eran iguales que los judíos? Se podría decir que, más que un problema, esa era una confrontación cultural. ¿Y dónde se acomoda? Más o menos en el año 45 hay un concilio en Jerusalén, que es presidido por Santiago, el hermano de Jesús, conocido como Jacobo, se acuerda que sí, que los gentiles tienen los mismos derechos que los judíos, y que el Espíritu Santo se estaba derramando tanto sobre judíos como sobre no judíos. Y el tema se cerró. Ahí es donde termina la segunda etapa.

Comentarios o consultas a tiempodevictoria@yahoo.com.ar

diciembre 17, 2022 Néstor Martínez