Estudios » Blog

Lo Intrincado del Camino

27657485_10215608385945284_1076741414285147916_n

     En la década de los setenta hubo acontecimientos extraños en un Instituto Bíblico en Harare, Zimbabwe. Se despidió a un jardinero, quien puso una maldición sobre el personal en un momento en el que dos mujeres estaban ofendiéndose con palabras, y eso dio al enemigo la oportunidad que buscaba. Ocurrieron cosas desagradables y una noche, uno de los estudiantes despertó gritando de dolor por la quemadura de una mano que se le impuso debajo de la cobija. En la mañana se veían todavía las huellas. Los incidentes solo terminaron al superar la riña entre las mujeres por medio del arrepentimiento y la oración.

     Nuestra liberación en Cristo. Al pensar en los años de trabajo de muchos misióneros, donde el temor a la práctica de la brujería eran cosas normales, sorprende cuan pocos de los que realmente se convirtieron al Señor necesitaron una liberación de demonios. Hubo ciertas excepciones de quienes si echaron demonios en el nombre del Señor Jesús. Insistieron en que todos los que hacían profesión de fe destruyeran sus amuletos y toda medicina relacionada con la brujería, además de darles un testimonio publico a sus familiares y vecinos.

     Hubo un tiempo cuando existía preocupación acerca del tema de la liberación. Una misionera tenia profundos problemas y se acerco una hermana se le dijo que, si quería una sesión de liberación, tendría que ir a otra persona, pero que estaba dispuesta a darle media hora de su tiempo para explicarle bíblicamente su posición en Cristo. Esta misionera era una candidata obvia para liberación. Su padre era alcohólico, y su hermana, gemela idéntica, procuraba embrujarla. Pero cuando ella acepto por fe su nueva posición en Cristo, se sintió libre, y meses después escribió con gratitud a es gente que la ayudó, para decirles que seguía sintiéndose liberada. Muchos buscan una liberación dramática, cuando en realidad lo que necesitan es humillarse, arrepentirse y renunciar a actitudes y cosas incorrectas.

     Estar sentados con Cristo en lugares celestiales. Muchas veces, al encontrarse en problemas, la gente suele decir: “Hay que mirar hacia arriba”. Pero yo digo: “Al contrario; hay que mirar hacia abajo”, porque nuestra verdadera vida está escondida con Cristo en Dios (Colosenses 3:3 Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.). Estamos en el puesto de mando del universo y nuestra vida de oración se renovara si tan solo nos apropiamos de esta verdad.

     Conocer la voluntad de Dios. Contar con una guía es el derecho de todo hijo de Dios (Romanos 8:14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.). Además, el Señor Jesús prometió que, por medio suyo, sus discípulos conocerían lo que dice y hace el Padre (Juan 15:14-15: Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mandoYa no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer.) y que el Espíritu Santo traería a nuestra memoria lo que necesitamos saber (Juan 14:26: Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.), tanto por su palabra escrita como por su presencia en nosotros (Juan 14:17: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.). En muchas partes del mundo han retado a obreros cristianos de la siguiente manera: “Nunca hay que salir por razones negativas del sitio donde Dios nos ha colocado”. El enemigo de nuestras almas hará todo lo posible para proveer los factores negativos y convenceremos de que Dios nos está guiando así.

Comentarios o consultas a tiempodevictoria@yahoo.com.ar

abril 15, 2019 Néstor Martínez