Estudios » Blog

En el Reino de las Maravillas

En otros textos y relatos, hemos visto cómo, gente que no conocía a Jesús y ni siquiera creía en Él, cayó de rodillas cuando se manifestó esa misma presencia. Por eso hoy pienso y digo: ¿Por qué, cada cierto tiempo, los ministros tienen que recordarles a las damas de sus congregaciones, por ejemplo, cómo deben estar vestidas para no ofender a Dios con su exhibicionismo? Aclaremos algo: más allá de estar ese ministro tal vez mirando más de la cuenta a esa dama, pregunto: ¿No es lo primero que el Espíritu Santo hará en alguien que ha nacido de lo alto? Sí, pero siempre y cuando ese alguien escuche a Dios. ¡Pero, hermano! ¡Eso es represión y estamos cansados de los males que la represión ha causado! Sí, de acuerdo, pero cuando es una simple ocurrencia humana por temor a sentir vergüenza ministerial. Cuando viene del cielo, la pregunta para esa persona vestida de ese modo, es: ¿Te presentarías vestida como lo estás ahora delante de Jesucristo, si Él se hiciera presente aquí y ahora, en este momento?

El temor no es subjetivo, es muy objetivo. Y se nota, créeme. La gente comienza a comportarse de una manera bien diferente cuando se da cuenta que Dios está allí. Y no estoy hablando de un determinado lugar, estoy hablando del Espíritu Santo, que cuando se manifiesta, llena el lugar que sea con su presencia divina y el impacto es imparable. Tú no puedes tener vestimentas o comportamientos acorde a ciertos manuales denominacionales. Tú tienes o no tienes temor de Dios y te comportas o te vistes conforme a como sabes, como sabes, que sabes, que sabes, que a Dios le agrada. Y que no te digan en ninguna parte que algo que tú sabes no puede agradar a Dios en un cierto lugar puede hacerse porque conforme a la cultura regional eso está permitido. No, eso es falso. Humanismo. Doctrina de demonios, si quieres aceptarlo así.

Porque, en primer lugar; si eso que están diciendo es verdad, es tu cultura la que está equivocada, y tienes que tener otra cultura en Dios. Las consecuencias del temor de Dios, era que muchas señales eran hechas por mano de los apóstoles, tal como lo lees en tu Biblia. Y por la mano de los apóstoles se hacían muchas señales y prodigios en el pueblo; y estaban todos unánimes en el pórtico de Salomón.  Porque dicen que se producían señales, milagros y maravillas. De acuerdo, señales todos entendemos lo que significan. Milagros, ya es una palabra mayor y creo que no podría haber absolutamente nada que lo supere. Nada podría superar un milagro de Dios, ¿No es cierto? Entonces explícame qué es lo que quiere decir cuando habla de maravillas.

¿Qué puede haber pasado en ese lugar para que se lo rotule como una maravilla por encima de un milagro? En otros textos dice que, con sólo quedar bajo la sombra de los apóstoles, muchos enfermos sanaban de sus dolencias. Yo pregunto y me pregunto, por qué tantos y tantos buenos y sinceros ministros que andan por esas calles de Dios, no sienten una fuerza interna que los catapulte por encontrar estas cosas para sus iglesias. ¡Es que en una libertad total puede existir descontrol! Es cierto, pero eso en todo caso sucedería si lo que se hace o deja de hacer es una idea humana. Si el que toma el control de una reunión, culto, servicio o como se le llame, es el Espíritu Santo de Dios, todo, pero absolutamente todo lo que de allí en más ocurra, estará bajo el ojo de Dios y fuera de los demonios satánicos, si eso es lo que temes.

Dice que todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas. ¿De qué me habla eso? Me habla de un nivel de unidad muy fuerte. Dice que los creyentes estuvieron juntos y tuvieron todas las cosas en común. Sin embargo, no era simplemente un tema de administración de bienes; ellos estaban unidos en propósito y en mente. Ellos querían ayudar a la gente, y podemos darnos cuenta muy fácilmente por las escrituras, que ellos alimentaban a los pobres. Los siete primeros diáconos que la iglesia levanta, básicamente eran meseros. Dice que atendían las mesas. La gente vendía sus posesiones y lo obtenido lo repartían conforme a las necesidades de cada uno. Eso muestra que había un espíritu de generosidad, de otro modo hubiera sido imposible. Este, se asegura, fue el resultado evidente de la gracia que había entre todos ellos. Y porque ellos podían confiar en ellos mismos. Por eso sus armaduras no tenían defensa alguna en la espalda. ¡Sí allí había un hermano jamás correría riesgos! Pregunto: ¿Crees que hoy es igual…?

Comentarios o consultas a tiempodevictoria@yahoo.com.ar

octubre 8, 2022 Néstor Martínez