Una Raza Divina

Dios es un Dios de patrones, de modelos, de bases inmutables. Observa; en Egipto Dios trajo juicio. Pero Él no sacó a Israel de allí para traer juicio sobre el mundo malo. Él, simplemente, los guardó en medio de ese juicio.

Él tampoco sacó a Noé para traer el juicio a los malos, sino que lo guardó dentro de algo que preparó desde antes del juicio, al igual que nosotros, hoy, estamos preparando una mentalidad que nos va a guardar en el día malo.

Cuando vino el juicio en Egipto, todo Egipto fue destruido, pero todo Israel fue salvo. Es más; hubieron egipcios que dijeron: “vámonos con los israelitas”, y también fueron salvos. Y además nos trajimos el oro y todo el fruto de su sistema. Los reinos de este mundo, serán reinos del Señor.

 Esa es la verdadera palabra. ¡Ese es el mensaje del reino!. Las Buenas Nuevas. “- ¡No! ¡Nos tenemos que ir! ¡El anticristo se va a quedar con todo! –“No puede ser. ¡No me da la gana dárselo! ¿No has leído: No los saques de la tierra, sólo guárdalos del mal? Ahora bien; sí dice, en cambio, que tú estás reservado para fuego.

(1 Pedro 3: 20)= Los que en otro tiempo desobedecieron, cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, mientras se preparaba el arca, ¿Qué es lo que lo detiene? La madurez del arca. ¿Qué es lo que detiene la manifestación del inicuo? El tiempo.

 ¿Por qué estaba siendo paciente Dios? Porque estaba esperando que se preparara el arca. ¿Qué es el arca? Las dimensiones del arca expresan la perfecta madurez del varón perfecto. en la cual pocas personas, es decir ocho, fueron salvadas por agua.

Ocho es un número que implica nuevos comienzos. Por eso Apocalipsis habla de nueva tierra y nuevos cielos. ¿Cómo fueron salvos? Por la misma agua que fue perdición para otros. No son inventos míos. Asimismo, el fuego que aflige a muchos en la iglesia, es el fuego que muchos andan esperando.

Hay gente que quiere venir, pero que no viene hasta que la cizaña se vaya. Porque, para estar en política, mejor se quedan donde están. Para andar en disensión, mejor se quedan donde están. Palabra sí, discurso no. Espiritualidad sí, humanismo no.

Para andar en confusión sin tener dirección divina, mejor se quedan donde están. Hay gente inteligente que quiere a Dios, pero cuando observa a la iglesia en busca de Dios, sólo ve la cizaña. Entonces, tiene que haber una apostasía para que se manifieste lo que es y lo que no es.

 Una vez se manifiesta lo que es, vienen todas las naciones. Por eso andan buscando a Dios en la Nueva Era. Lo buscan en la macumba, andan buscando a Dios en sectas y falsas religiones. Y siguen así en tanto y en cuanto no encuentren a alguien que lo manifiesta, no que lo declama.

Están buscando la próxima dimensión. Las películas de Hollywood agotaron ya todas las creaciones en el mundo físico, y ahora están entrando en el mundo espiritual y tratando de discernir que es lo que viene.

Se nos acabó la gasolina en el mundo natural. Todos los caminos conducen a Dios. Dios está de moda. Es el mejor tiempo para ser un cristiano, si no eres un religioso. Es el mejor tiempo para estar vivos como parte del propósito de Dios.

Dice que fueron salvados por lo mismo que destruyó a otros. Es ese fuego que dice Él que los cielos tienen reservado. Vamos a ir a Jeremías. En contra de lo que muchos creen, Apocalipsis habla del Antiguo Testamento, simplemente porque no tenían otra cosa.

(Jeremías 23: 29)= ¿No es mi palabra como fuego, dice Jehová, y como martillo que quebranta la piedra? Hemos enseñado que las nubes sin agua eran gente sin mensaje. Entonces entendemos que el agua que va a ahogar a dos o tres, es un mensaje profundo. El que no sabe nadar, se ahoga.

Queremos leer la Biblia, y especialmente el libro del Apocalipsis, sin ayuda de la CNN. Que ellos me ayuden después en todo caso, ahora tenemos que ver qué dice Dios. Una vez que Dios hable, después que cada cual diga lo que quiera.

(Hebreos 1: 7)= Ciertamente de los ángeles dice: el que hace a sus ángeles espíritus, y a sus ministros ¿Los hace que? llamas de fuego.

(2 Pedro 3: 8)= Más, oh amados, no ignoren esto; que para el Señor un día es como mil años, y mil años como un día.Esto es importante porque si aplicamos esto, entonces ya hemos entrado en el Tercer día del Señor.

(9) El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.

(10) Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche. Recuerda. Además de todo lo que dice al respecto la enseñanza clásica, agrégale que un ladrón siempre viene a llevarse lo que no le pertenece.

Todo lo que no es de Cristo, será conmovido. Estamos manifestando a Cristo por medio de la remoción de todo lo que no es de Él. Nosotros menguamos y Él crece. No necesitamos más de Cristo sino menos de nosotros.

La voz que anuncia su venida, Juan dijo: tengo que menguar. Él perdió la cabeza. Cuando lo comparamos con Cristo, entonces vemos que tú pierdes la cabeza para que la cabeza que se expresa, sea la de Él.

 …en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo ¿Ardiendo cómo? Con el fuego que le termino de explicar serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas. Los elementos. Esta palabra, ELEMENTOS, tiene una definición muy importante. Quiero que tú hagas a partir de esto, varias comparaciones.

(Colosenses 2: 20)= Pues si habéis muerto con Cristo en cuanto a los rudimentos del mundo, ¿Por qué, como si vivieseis en el mundo, os sometéis a preceptos. Esta palabra, RUDIMENTOS, aquí, es la misma palabra ELEMENTOS que van a arder, en el griego.

(Gálatas 4: 3)= Así también nosotros, cuando éramos niños, estábamos en esclavitud bajo los rudimentos del mundo. Esta palabra, RUDIMENTOS, es la misma que ELEMENTOS que se van a quemar en la tierra.

(Hebreos 5: 12)= Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se vuelva a enseñar cuales son los rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido.

La palabra RUDIMENTO, una vez más, es la misma. En el original, la palabra STOICHEION, que significa ELEMENTOS, cualquier cosa original o principal de la cual proviene el fruto. Por ejemplo, de nuestro vocabulario, la letra es el elemento; porque con las letras se componen las palabras.

 Entonces, el origen de todo lo que expresa o de todo lo que no es de Dios, va a ser quemado. Es decir: si el vocabulario no sirve, ELEMENTOS, entonces sería que fuego ardiente va a quemar las letras, para que no haya vocabulario.

Si el hombre es malo, no va a quemar al hombre. Va a quemar el origen que hace que el hombre sea malo: los elementos de la tierra arderán. STOICHEION. Los rudimentos, la raíz del problema.

 Van a ser quemados con los ministros de este fuego y con su palabra que es llama. ¡Ya están siendo quemados! Las fortalezas mentales, ya están cayendo. Algo muy grande en el mundo está aconteciendo ante nuestros ojos, pero como siempre hemos comparado un milagro con lo espectacular, nos lo estamos perdiendo.

¿Tú que crees? ¿Que cuatro locos trasnochados nos ponemos a hablar de Babilonia, la iglesia falsa y paralela, y por esa sola y única razón la gente comienza a abandonar los templos en masa para ir a reunirse a orar en una plaza o debajo de un árbol?

¿Crees, realmente, que todos nosotros somos solamente un pequeño grupúsculo de resentidos porque el pastor no nos dio permiso para tocar la guitarrita en la plataforma, y con cuatro mentiras estamos consiguiendo que la gente abandone la iglesia tradicional?

¿Nadie va a entender de una vez por todas que cuando la Biblia dice que el juicio de Dios (Que es la separación de lo verdadero de lo falso) comienza por su propia casa, no está hablando de un hecho futuro sino de algo que ya ha comenzado a acontecer?

 Yo te digo que este milagro, es el día que esperaban ver todos los profetas que murieron sin verlo. Algunos estaban esperando ver a uno salir de una silla de ruedas. Pero aquellos estaban esperando ver esto: Cristo Jesús formado en nosotros.

RUDIMENTOS son los principios primordiales o fundamentales de ciencia o disciplina. Ese es el significado. Por eso creemos que el sistema va a deshacerse. Observa a tu alrededor. ¿No se están deshaciendo todos los sistemas?

(2 Pedro 3: 11)= Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡Como no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, (12) esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán!

Esperando y apresurándoos. La palabra APRESURÁNDOOS, es la palabra SPEUDO, que significa acelerar. Entonces, ¿Cuál es nuestra conducta, entendiendo que esto va a acontecer? Acelerar la venida. ¿Qué venida? ¡La que quema todo lo que es Babilonia! A esa sí la podemos acelerar, porque la otra depende de que se madure el fruto. El no viene hasta que la iglesia no esté madura.

(Eclesiastés 1: 4)= Generación va, y generación viene; más la tierra siempre permanece. Ahora compara lo que tú ya sabes con relación a ese fuego quemando con el texto que sigue

(1 Corintios 3: 13)= La obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será preservada; y la obra de cada uno cual sea, el fuego la probará. Aquí no se está juzgando si la obra es de oro o de madera.

Todos sabemos que tanto las de oro como las de madera, son de Dios. Lo que sí se está juzgando, es cómo fue edificada esa obra. Por eso el verso 10, en el final, dice: Cada uno mire como sobreedifica. Fíjate que no dice “Con que”, dice “Como”.

Estamos hablando del fuego consumidor del Señor; el que trae a las rodillas a aquellos que andan mal y el que purifica y poda a las ramas que sí están produciendo fruto. Recuerda que al que produce, Dios lo poda. Hay veces que el trato de Dios no quiere decir que tú andes mal, sino que Él quiere purificarte, maximizarte, potencializarte y de ese modo ampliar su expresión a través tuyo.

 (2 Pedro 3: 11)= Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡Cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, (12) esperando y apresurándoos parea la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán.

(13) Pero nosotros esperamos, según las promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia.

La palabra NUEVA, es la palabra KAINOS, y es un modo de explicárselo compararlo a que yo tuviera un nuevo automóvil, cosa que no significa que antes no existiera otro vehículo, sino que ahora el que está es el mejor de una sucesión de eventos.

Es la mejor categoría, es el último modelo. Es el nuevo, porque todo lo que tenía el anterior ha sido mejorado en este. Entonces, habla más bien de una nueva condición y no de un nuevo planeta. KAINOS.

Esos son, simplemente, los significados de estas palabras. De haber escudriñado como se debía esto, antes, nos hubiéramos ahorrado muchísima enseñanza errónea o incompleta. Esta palabra, KAINOS, es la misma que hallamos en Apocalipsis 21.

Es decir que no es nueva ni creación de la nada. Diferente a cuando dice que tú eres nueva criatura. Porque esa NUEVA, no es KAINOS. Es decir que no se trata de un viejo hombre emparchado, sino un viejo hombre renovado. Es nueva de la nada. Es la misma palabra NUEVA que se usa cuando Dios creó los cielos y la tierra en Génesis 1. En el único lugar que se repite, es cuando habla de ti.

Es de veras nuevo. Nuevo, no el mejor de los automóviles, como los otros, sino una marca nueva, una nueva raza en la tierra. Es una raza divina. ¿Quieres que te diga algo que te tiene que hacer pensar muy seriamente?

 Lo único que existe en la tierra que no es de la tierra, es la iglesia. Somos nacidos de arriba. Todo lo demás, nace aquí abajo. Abajo, no en dirección de alturas físicas, sino en niveles de excelencia, de condición, de naturaleza.

 Cuando Adán cayó, él no se cayó del planeta. Tampoco se cayó de rodillas, cayó simplemente en naturaleza. Entonces, cuando tú fuiste levantado de entre los muertos, tampoco fuiste levantado físicamente a ninguna parte.

Sino que: “Sube acá y razona conmigo, – dice el Señor -, mis caminos son más altos que los tuyos.” Pero no están en un décimo piso; están en el mismo planeta. Sólo que es un estilo más alto. Es una expresión superior a la de un hombre que no entiende la expresión de la iglesia. Nacer de arriba, no es dirección; es origen.

(Isaías 65: 17)= Porque he aquí yo crearé nuevos cielos y nueva tierra; y de lo primero no habrá memoria ni más vendrá al pensamiento.

Nota que desde el Antiguo Testamento lo viene diciendo. Es una expresión. “Voy a enroscar los cielos como una tela”, dice. Pregunto: ¿Adónde está el borde, la orilla del cielo para comenzar a enroscarlo?

 En ninguna parte. Es una analogía. Dice que primero pasan los cielos y la tierra que su palabra. ¿Qué te está diciendo, que los cielos y la tierra van a pasar? No. Te está diciendo que su palabra es tan eterna, que se la va a comparar con lo más eterno que existe.

 Porque si los cielos y la tierra dejan de ser, entonces, al día después su palabra también podría dejar de ser. Pero sabemos que su palabra permanece para siempre y por eso la compara con algo que es para siempre.

 No la va a comparar con algo temporal. Es un lenguaje revertido, son imágenes proféticas. Entender esto nos posibilita, cuando vemos el Apocalipsis, recibir una bendición. Basta con cambiar la lente de nuestro ojo, no nuestra doctrina.

Sofonías 3: 8)= Por tanto, esperadme, dice Jehová, hasta el día que me levante para juzgaros; porque mi determinación es reunir las naciones, juntar los reinos, para derramar sobre ellos mi enojo, todo el ardor de mi ira; por el fuego de mi celo será consumida toda la tierra.

¡Pero te termino de leer mil versículos que dicen que la tierra no va para ninguna parte! ¿Cómo es el asunto? Simple. Es una expresión, es el fuego de su celo. Porque mira lo que dicen los versos 11 y 12.

(Verso 11)= En aquel día no serás avergonzada por ninguna de tus obras con que te rebelaste contra mí; porque entonces quitaré de en medio de ti a los que se alegran en tu soberbia, y nunca más te ensoberbecerás en mi santo monte.

(12) Y dejaré en medio de ti un pueblo humilde y pobre, el cual confiará en el nombre de Jehová.

Observa esto con atención: acaba de destruir toda la tierra, pero es más que obvio que ha dejado, al menos, a un remanente. Es decir que el fuego que destruye lo malo, purifica lo bueno. Cuando dice que dejará un pueblo humilde que confiará en Él, está hablando notoriamente de una iglesia adentro de otra iglesia.

Porque “humilde”, no hace falta aclarar lo que significa, pero “pobre” tiene que ver con el espíritu y no con el bolsillo. Veamos: Humildad, es aceptar lo que Dios dice que tú eres, pero pobreza es ponerse en una posición dependiente de Él. Por eso dice que el evangelio es para el pobre. Es decir: para el que depende de Dios, no para el desempleado, aunque lo incluya, por supuesto.

(13) El remanente de Israel no hará injusticia ni dirá mentira, ni en boca de ellos se hallará lengua engañosa; porque ellos serán apacentados, y dormirán, y no habrá quien los atemorice.

¡Aquí nos cambiaron el lenguaje otra vez! ¿Qué está diciendo aquí, en concreto? Que si no van a existir ni la injusticia, ni la mentira, ni el engaño ni el temor, es notorio que esta confusión babilónica que hoy conocemos, se va a caer.

Nota que le restaurará una lengua pura, sin adulteraciones. Nota que el fuego de Dios, cuando purifica, produce un remanente. El remanente no significa pequeño residuo, puede ser una multitud. Remanente por una categoría de gente y no un número de cantidad. No se trata de pocos, se trata de especiales.

Hay algo que permanentemente tenemos que tener en claro: el tabernáculo de Moisés, es el modelo. Y si acostamos la imagen de Jesús que vemos en Apocalipsis, para ver como cabe dentro del tabernáculo, vemos que sus pies de bronce bruñido, serían el altar.

Allí vemos el sacrificio, la cabeza arriba con todo el oro siendo el lugar Santísimo. Vamos a ver a Rut, que es una tipología de la iglesia. Todos los teólogos que se dejan guiar por el Espíritu Santo, coinciden en que Rut tipifica a la iglesia.

¿Y qué es lo primero que vemos en Rut? Que ella se encuentra con Él. ¿Adónde? En la era. ¿La era es qué? La iglesia. Se encuentra con Él en la era. ¿Y cuándo se encontró con Él? La palabra dice que a media noche. A medianoche es una estación, una sazón, es un tiempo. Es cuando comienza un nuevo día.

¿Y qué fue lo que descubrió a medianoche? Los pies, que habla de sacrificio. Es en este día en que Dios nos está revelando lo que pasó en la cruz. Cuando le revela los pies; cuando le corrió el velo de los pies, Él se levanta y la encuentra acostada al lado de un montón, dice.

 Ese montón de cebada tiene que ver con resurrección. Y estamos viendo toda una fotografía como la revelación de su muerte es la que nos levanta en el poder de su resurrección. Fue encontrada al lado del trigo y la cebada. Rut, ¿Qué hizo? Produjo un varón. La manifestación de los hijos de Dios. Vemos que toda la Biblia habla de lo mismo. El libro está lleno de todas estas imágenes proféticas.

 El altar del sacrificio es el atrio exterior, es el principio de la iglesia. El Lugar Santo es el tiempo de la iglesia, la era de la iglesia, la dimensión eclesiástica presente. Vemos que cuando transicionamos, en el libro del Apocalipsis, terminamos en un cubo: Diez por Diez.

 Diez por diez eran las medidas del Lugar Santísimo. Era la revelación progresiva de aquello que ya es EN nosotros: Cristo Jesús. La esperanza de que un día sea expresado. Y terminamos como un pueblo de tercera dimensión, un pueblo del tercer día, los hijos maduros de Dios.

Y los herederos, no los amigos ni los siervos. Empezamos como siervos, luego fuimos amigos, pero queremos convertirnos en hijos. Potencialmente, todos lo somos. Hay gente que disfruta diciendo que son siervos. Está bien, pero hay más…

La revelación del libro del Apocalipsis, entonces, es la revelación progresiva de su plenitud en nosotros. Por eso dice en el inicio: Esta es la revelación de Jesucristo. Escucha bien; observa bien; entiende bien: no dice: La revelación del anticristo, dice la de Jesucristo.

El problema es el siguiente: que si seguimos viendo el patrón del tabernáculo, la mayoría de la iglesia se ha quedado en la experiencia del Lugar Santo. Si el atrio es el nuevo nacimiento y el Lugar Santísimo es la madurez, entonces podríamos comparar (Y déjame hacer una analogía porque así lo hizo Cristo), a la iglesia presente con la adolescencia.

¿Y qué es la adolescencia? Mira, en principio, ya saben lo suficiente como para ser peligrosos. Digo: si tú tienes hijos adolescentes, sabes muy bien de lo te estoy hablando. Le gustan los dones del Padre, pero aún no tienen responsabilidad para administrarlos.

 A todo adolescente le gustan los regalos, pero quieren ser independientes. No quieren relación ni compromiso con nadie. No estoy describiendo a tu muchacho, estoy describiendo a la iglesia de hoy.

El mensaje a las siete iglesias, es: ¡Arrepiéntete! Si no te arrepientes te quito el candelero. Sin candelero, no hay luz. Sin luz, no podemos ver de ninguna manera, a quien está en medio. La mayoría de la iglesia nos dice que entre medio del capitulo 3 y el 4 de Apocalipsis, la iglesia se va.

 Yo no tengo problemas con eso, sólo el siguiente: ¿Que es la esperanza de todo creyente? El arrebatamiento. Es el punto cumbre, “lo más”, el ápice de todo el cristianismo. Entonces muy bien cabe la duda, la pregunta: ¿No te parece llamativo que Dios no hiciera escribir un versículo bien claro al respecto?

Porque, en este caso específico, cuando tú lees en medio de los capítulos 3 y 4 de Apocalipsis, no dice absolutamente nada con respecto a que la iglesia se fue. ¡Señor! ¿Por qué no habrás escrito aunque más no sea una analogía?

 Confórmate, acéptalo: no escribió nada al respecto. Hay que leer entre líneas, utilizar lo diarios, ver las noticias que llegan desde la auténtica y geográfica Israel. ¡Allí si! Ver la CNN y leer no sé cuantos libros de ciencia-ficción para poder decir: ¡Ahí está! ¿Ves? ¡Te lo dije!

A mi me parece que un evento tan importante como este no merecía de manera alguna que Dios se olvidara de él, verdad? ¿Por qué Dios se lo habría olvidado? ¿Por qué, Señor, lo dejaste así, para tanta división?

 ¿Será que Dios está jugando a las escondidas? ¿O será que nosotros no hemos entendido, todavía, lo que verdaderamente está ocurriendo? Yo no quiero ni contestar eso. Cualquier persona que tenga, como normalmente se dice, “dos dedos de frente”, sabe que lo que Dios está edificando en su casa y su templo.

Y si ese templo es la iglesia, ¿Por qué entonces todo ese rollo con otro templo? Si eso fuera verdad, nuestra propia doctrina nos dice que vamos a tener más gente salva a través de la sangre de machos cabríos que de la sangre del Cordero…

Porque no vamos a terminar con un grupo de judíos matando animales por allá, cuando la iglesia ya se fue con el poder del Espíritu Santo. Y que entonces ellos se van a encargar de lo que la iglesia no pudo hacer.

 ¿Entonces tú me estás diciendo que la sangre de Cristo salvó a menos que los sacrificios? No hay otro nombre. No hay otro Cordero. Bajo ningún otro nombre se puede ser salvo. Todos entran por la puerta. Y hasta el judío va a entrar, pero por la puerta.

No es con la sangre de machos cabríos. No hay un Dios nacional. No hay salvación por decreto preestablecido, de otro modo Juan 3:16 sería la gran mentira evangélica. La sangre sigue teniendo poder salvador. No es conveniente que tú la utilices o juegues con ella a otras cosas.

Comentarios o consultas a tiempodevictoria@yahoo.com.ar

enero 1, 2015 Néstor Martínez