Las Apariencias Engañan

Una consulta: ¿Alguna vez te has preguntado en qué momento o instancia pasas tú de estar perdido a ser salvo? Es bastante simple y concreto, aunque no siempre se enseña porque no siempre se conoce. Tú eres salvo en la cruz, no cuando haces la oración del pecador.

Si yo estoy en una ciudad y cometo un grave delito y me voy a otra ciudad huyendo de la ley, pero un amigo mío de aquella primera ciudad se presenta a la justicia en mi lugar, en mi representación, y él dice querer cumplir la sentencia que a mí me corresponde, en el momento en que él es ejecutado, por mi delito, yo ya soy libre.

Pero si yo no me entero, puedo andar huyendo el resto de mi vida. Aunque ya soy libre. Muy bien; el mundo ya es libre. Eso se lama Buenas Nuevas. Esto es lo que la iglesia del Señor debería estar enseñando siempre. El resto son doctrinas de la iglesia humana.

(Apocalipsis 22: 3)= Y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del cordero estará en ella, y sus siervos le servirán.

 (4) Y verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes.

Nota que al igual que el 666, o la imagen del hombre de pecado, es la mentalidad de los que se pierden, está el nombre de Dios en la mentalidad de la nueva creación. No son sellos en su mente, son estructuras mentales.

 Recuerda que tu alma va a representar el carácter que tú ya traes en tu espíritu. Eva, por fin, se vuelve a casar con Adán. Algo es claro: no podemos interpretar este libro de otra manera que la que lo estamos interpretando, a menos que no queramos un complemento externo a la Biblia.

 La única manera de interpretar el Apocalipsis sin la ayuda del abecedario, es usando el mismo libro. ¿Sabes cuál es el abecedario que muchos usan para interpretar el Apocalipsis? La CNN, NBC, CBS, TN, etc. ¿Lo estás entendiendo? No hay otro modo de interpretarlo sino utilizando el mismo libro.

Lo puedes tú leer de otra manera, pero vas a necesitar de la ayuda de jornales, periódicos y periodistas que nunca te dicen la verdad, porque responden a diferentes intereses que sólo te dirán lo que ellos necesitan que tú sepas o creas.

Porque están vendiendo posiciones y títulos, y no noticias. Es impresionante como la gente lee el periódico. Y cuando tú no lo lees, se creen que tú no eres inteligente, o diestro, o íntegro. Como si lo que tú has estado leyendo fuera verdad absoluta.

Eso no quiere decir que no lo leas, sólo que no te creas todo lo que lees, eso digo. Opinión de periodista. Convicción de maestro. Certeza de creyente. Si tú le dices a alguien que viste a un elefante volar, se te ríen. Pero si sale escrito en el diario, dirán: ¡¡Sí!! ¡¡Volaba!! ¡¡Lo dijo el periódico!! Y es la misma mentira.

(Apocalipsis 6: 2)= Y miré, y he aquí un caballo blanco; y el que lo montaba tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo, y para vencer.

El caballo blanco, vamos a comenzar diciendo que tiene que ver con la rectitud del ministerio terrenal de Cristo. Recuerda que es un mensaje progresivo que se está desatando. Los caballos son vehículos de Dios. Lo vamos a ver ya mismo.

 El primer caballo, entonces, trae un entendimiento de lo que pasó. Recuerda que a Juan se le dijo: “escribe primero las cosas que fueron”. Y lo que pasó, fue la crucifixión. Estamos en el atrio. No es sencillo, pero es posible entender lo que pasó.

(Joel 2: 1)= Tocad trompeta en Sión, y dad alarma en mi santo monte. Tiemblen todos los moradores de la tierra, porque viene el día de Jehová, porque está cercano.Está hablando de los tiempos que encontramos en Apocalipsis.

(2) Día de tinieblas y oscuridad,Nota que el día del Señor es tanto de luz como de tinieblas. Recuerda que las plagas mataron a Egipto, pero liberaron a Israel. Que las aguas del diluvio eliminaron a los impíos, pero salvaron a Noé; y que el fuego juzgará a todos los impíos de Babilonia, pero purificará el oro de la nueva Jerusalén día de nube y de sombra; como sobre los montes se extiende el alba, así vendrá un pueblo grande y fuerte;¿Vendrá un pueblo qué? Un pueblo grande, dice. ¿Qué es un pueblo? Gente. ¿Y un pueblo grande? Gente con grandeza. Nada que ver con tímidos ciudadanos de segunda categoría amontonados en alguna membresía. semejante a él no lo hubo jamás, ni después de él lo habrá en años de muchas generaciones.Está hablando del producto final, la iglesia gloriosa.

(3) Delante de él consumirá fuego, tras de él abrasará llama;Somos ministros de llama. como el huerto del Edén será la tierra delante de él.Ese es el destino, la morada de Dios y detrás de él como desierto asolado,Allá es donde dejamos a Adán ni tampoco habrá quien de él escape.

(4) Su aspecto,El de ese pueblo grande como aspecto de caballos, y como gente de a caballo correrán.

Vamos a ver: ¿Son caballos o son gente de a caballo? Joel no podía ver la diferencia entre los caballos y la gente que lo montaba. Los caballos del Apocalipsis, son un vehículo, una gente cuya propia vida es un mensaje.

Porque lo que se está desatando es el libro, que son ellos. Y está mostrando la vida de aquel que andaba oculto, y el vehículo que Dios usa para mostrarlo, son ellos mismos. Es una gente-caballo; gente de fuerza, de vigor. Es el único animal que ve la lanza de frente y la ataca.

 Son gente de reino, gobernada por los principios de Dios sin importar las circunstancias. Como dice Zacarías 10:3: De ovejas a caballos de honor.Vamos a ver ahora como habla Zacarías de un pueblo que sale de Babilonia.

Es lo mismo, no es nuevo. Recuerda que Hageo también le escribe al mismo pueblo, en el mismo tiempo, para hacer lo mismo. Pero Hageo lo que le dice, es: sube al monte y busca madera. Zacarías, no. Él dice: Vi caballos.

 Están hablando del mismo propósito, pero no más místico que el otro. Pero sigue siendo la misma revelación. Pablo tuvo una revelación de Cristo y fue muy práctico explicándola: tú eres el templo. Juan tuvo una revelación de Cristo y, en lugar de decir: tú eres el templo, dijo: vi el trono de Dios rodeado de querubines.

 ¿Qué le está diciendo? Que la naturaleza tuya es la que rodea el trono de Dios. Que tú eres el templo. ¡Y vieron al mismo Jesús! Un mismo mensaje puede ser expresado diferente. Somos hombres. No deidifiques a nadie.

(Zacarías 6: 1)= De nuevo alcé mis ojos y miré, y he aquí cuatro carros que salían de entre dos montes; Dos montes, son dos reinos: Adán y Cristo …y aquellos montes eran de bronce.

(2) En el primer carro había caballos alazanes,No encontramos caballos alazanes allá en Apocalipsis en el segundo carro caballos negros, (3) en el tercer carro caballos blancos, Él no lo ve como uno, lo ve como muchos. ¿Por qué? Porque tanto el caballo como el jinete, ya son uno en Apocalipsis. Apocalipsis, al final, dice: No pude distinguir quien venía montado y quien estaba debajo. Eran todo uno, y sobre de ellos estaba el nombre de Dios.El verbo hecho carne. ¿Qué hace Apocalipsis? ¿Adivina el futuro? No. Nos revela a Jesucristo. y en el cuarto carro caballos overos rucios rodados.

(4) Respondí entonces y dije al ángel que hablaba conmigo: Señor mío, ¿Qué es esto?

(5) Y el ángel respondió y me dijo: estos son los cuatro vientos de los cielos,Ah; aquí hay una explicación que nos va a dar un poco más de luz. Ahora los caballos son vientos. Recuerda el principio de la interpretación: cuando las cosas no parecen tener sentido en lo literal, no trates de literalizarlo. Busca los patrones de la tipología y el simbolismo.

¿Qué son vientos? Juan 3 me dice que como aquel que es nacido de Espíritu, es como el viento, que nadie sabe de donde viene, adonde va o adonde va a ir. Y los cuatro hablan de: en toda la tierra, cuando dice al final, que son vientos de los cielos, está hablando de naturaleza divina.

Recuerda que lo único que hay en la tierra que es del cielo, es la iglesia. que salen después de presentarse delante del Señor de toda la tierra.¿Estás viendo claro esto? Son los cuatro vientos de los cielos.

(Zacarías 2: 6)= Eh, eh, huid de la tierra del norte, dice Jehová; pues por los cuatro vientos de los cielos os esparcí, dice Jehová.

 (7) Oh Sión, la que moras con la hija de Babilonia, escápate.Nota que ahora le habla a Sión y le dice: escápate de Babilonia.

(Zacarías 10: 3)= Contra los pastores se ha encendido mi enojo, y castigaré a los jefes; pero Jehová de los ejércitos visitará su rebaño, la casa de Judá, y los pondrá como su caballo de honor en la guerra.

 (4) De él saldrá la piedra angular, de él la clavija, de él el arco de guerra, de él también todo apremiador.Aquí nos vemos como caballos de guerra.

(Juan 3: 8)= El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de donde viene, ni adonde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.

(Salmo 104: 3)= Que establece sus aposentos entre las aguas, el que pone las nubes por su carroza, Nota que las nubes son vehículos de Dios, pero que hay algunas que no sirven como vehículos porque no tienen agua.

 Que son árboles otoñales dos veces arrancados, llevados por cualquier viento de doctrina. Esto se refiere a gente. Manchas en nuestros ágapes, dice Judas. …el que anda sobre las alas del viento;

Aquí ya cambió la palabra “nube” por la palabra “viento”. (4) El que hace a los vientos mensajeros ¡Nota que los vientos somos nosotros! Y son esos vientos los que soplan sobre Babilonia.

 Son esos vientos los que azotan esas dos casas; una fundada en la arena, una en la roca. Por eso te asegura que viene. Dios, todo lo que estremece en su casa, lo hace con el soplo de su boca. Solamente hay un problema: Él está en nosotros.

Entonces, esto que está afligiendo el alma de muchos, es el soplo de Dios. Sólo que ya la iglesia, en un estado de haberse quedado más tiempo del que debía quedarse en ese mover, ha perdido, ha cauterizado la sensibilidad de discernir. Y reprende al diablo. Y el diablo no sabe de qué se trata.

Le pasó lo mismo que a Israel, que sin la caja, sin el arca y detrás del velo, mantuvieron cultos como si Dios estuviera allí; porque ni cuenta se daban de la diferencia. Todo está tan organizado que, si falta Dios, no se dan cuenta…

La mayoría de la iglesia, hoy, no reconoce a Dios y, de ese modo, digiere y acepta cualquier cosa que le presentan como Dios. Lo llamamos “Dios” y “su presencia” a cualquier espectáculo, reduciéndolo a los dones. Cuando sólo son las arras, de algo que aún espera por ser nuestra herencia.

Apocalipsis 6:2, como ya hemos leído, es el primer caballo. Nos habla de todo eso. Dice que fue dada una corona. esa palabra, CORONA, aquí, es la misma palabra CORONA usada en Juan 19:2, cuando habla de “la corona de espinas”. Nota que el que viene en el caballo, es Cordero y la Corona viene con el león de Judá. Es aquella que Él pagó para que tu alma fuera redimida.

Entonces, ¿De qué se trata? Es un mensajero con un mensaje, que viene conquistando sobre la muerte. Es la verdadera vida de Dios. Es un ministerio de justicia y actitud. Representa a un pueblo con una vida, sin elementos de hostilidad y tinieblas en ella.

Que pueden decir como Cristo: “Aquí viene el príncipe de este mundo, pero él nada tiene en mí”. Es la luz, es el ejército de Joel, es el espíritu dentro de un pueblo encontrando plena expresión en Él. Es el pueblo convirtiéndose en una unción que revela esa faceta de lo que ya está funcionando.

Segundo caballo. El alazán, o el rojo, significa Jesús hecho pecado. ¿Qué es lo que estamos haciendo aquí? Revelando los sellos; abriendo los sellos de lo que ya está consumado. Y para que puedas verlo a Él en plenitud, tienes que entender que Él fue tu pecado. Porque mientras tú te veas como un hombre perdonado, tú no tomas real dimensión de lo que verdaderamente sucedió en la cruz.

Hay muchas escuelas de pensamiento. Trabajo inútil. Espíritu Santo o humanismo científico o histórico. Mucha gente cree, por ejemplo, que Dios tenía que pagarse un rescate a sí mismo. Otros creen que Él tenía que pagarle un rescate al diablo para que nos soltara. ¡Esa es nuestra doctrina! Claro; nadie te lo dice de este modo, pero es lo que significa.

 Otros creen que fue un buen hombre que murió por una causa noble. Otros creen que Cristo era un patrón. Todos tienen un nivel de verdad. La gran mayoría está en la franja que cree que Cristo fue un mártir. Esa es una escuela de pensamiento.

La segunda es en gente que está dedicada a lo que creen llamarse “el mensaje del reino”, que es nuestro peor enemigo, porque es lo que más se parece, pero que nada tiene que ver. Ellos dicen que Jesús es nuestro patrón. Y sí lo es. Pero cualquiera que sabe algo de costura sabe que el corte de la tela y el patrón no son lo mismo.

 Aunque Él es nuestro patrón. ¡No! ¡Yo tengo que sufrir porque Él sufrió por mí! Si tú piensas que tu sufrimiento es lo que te madura, cuando llegas a esa madurez, a la gloria te la llevas tú. Hay que tener cuidado. Hay una línea muy delgada y hay pequeñas cosas que todavía Dios se guarda.

Y luego la otra es que pagó el rescate. Y esa tiene dos lados de la moneda. Una dice que Dios necesita pagarse un rescate a sí mismo para librarte a ti. Tiene cierto nivel de verdad, sólo un problema: Si al crimen de un violador alguien fue y lo pagó por él, eso está muy bueno, muy noble, muy bonito. Sólo que todavía tenemos a un violador suelto por allí.

 Y si alguien fue por ti, en lugar de, como tu representante, pues entonces sólo eres un triste pecador salvado por gracia. Pero tu naturaleza no cambió. Eres el mismo viejo remendado. Y nadie pone parches viejos en ropa nueva. No habla de la estructura de la iglesia, habla de ti.

El otro lado de la moneda es que se le pagó un rescate a Satanás, pero no hay modo que así fuera. Sí tiene cierta verdad porque sabemos que los reinos se los dieron legalmente por una desobediencia, pero no por eso Dios tendrá que pagarle ningún rescate a ningún diablo.

 El diablo no está en el nivel de Dios. El diablo es un ser creado, y Dios no lo es. Dios está en una clase por sí solo, no tiene enemigos. Colosenses 1 dice que todos los principados y potestades fueron creados por Él y para El.

Esto es lo que solemos llamar “La escuela escritural”, es decir: lo que la Biblia dice. Que es Él en orden de sustituirlo. Dios se identificó contigo y se hizo el primer Adán. Por eso Él dice: yo soy el primero y el último. Él es el Alfa y la Omega, pero también es el primero y el último.

 Son dos cosas diferentes. Él es el primer Adán. ¿Cuándo? Cuando se hizo pecado. Por eso el Padre se fue. Porque el Padre y el pecado, no se mezclan. Dice Isaías que con el pecado del pueblo, el rostro del Padre se iba.

Por eso en la cruz, Él dice: ¿Para donde vas? ¿Por qué me dejas? Padre; ¿Por qué me abandonas? Bueno; es que ahora ya no eres justo. Ahora eres hecho pecado. Ahora quien está allí, es Adán. La naturaleza adámica.

Por eso Él dijo: “Si yo fuese levantado”. Por eso Moisés dijo: “Como la serpiente en el desierto”. Si tú puedes ver lo que pasó en la cruz, tú terminas la obra. La gente anda adorando la cruz, igual que el pueblo anduvo adorando el arca durante setecientos cincuenta años. Hasta el tiempo en que Josías la destruyó.

¿Cuántos están viendo que Apocalipsis no es futurismo convencional sino toda la Biblia revelada? Es el mismo lenguaje. Está narrando, progresivamente, lo que ya aconteció. Te lo puedo demostrar si te digo que Juan tuvo que volverse para ver.

Pero lo hizo desde una posición de muerte y de reposo. Es por eso es que Hebreos habla de que todavía nos falta entrar en el reposo. Y dice que debemos procurar entrar. El caballo alazán es Cristo hecho pecado.

(Levítico 6: 24)= Y habló Jehová a Moisés, diciendo: (25) habla a Aarón y a sus hijos, y diles: esta es la ley del sacrificio expiatorio:Esa es la tipología de lo que pasó en la cruz, ¿De acuerdo? en el lugar donde se degüella el holocausto, será degollada la ofrenda por el pecado delante de Jehová; es cosa santísima.

 

(26) El sacerdote que la ofreciere por el pecado, la comerá; Cuando se come eso significa que el sacerdote y el sacrificio, se hacen uno. El sacerdote que la ofreciere, tiene que comérsela. Cristo dijo: si no comes de mi sangre y mi carne, no tienes parte conmigo.

 La gente se sorprendió. ¿Por qué? Porque lo literalizaron y lo vieron como canibalismo. El problema siempre ha sido el mismo en la casa de Dios. Que lo que no entendemos tiene que ser literal y entonces decimos: ¡Herejía! ¡Esto no puede ser cierto! en lugar santo será comida, en el atrio del tabernáculo de reunión.

Vemos aquí que Él quiere ser expresado a través de un pueblo que ejecuta la justicia del juicio de Dios en la tierra. El caballo bermejo, el caballo alazán, tiene que ver con un pueblo que tiene un juicio correcto. Porque entiende el pecado; entiende que Cristo se convirtió en su pecado, tiene singularidad con Dios.

Juicio, en esta palabra, con estos caballos, tiene que ver con un proceso de hacer una decisión. Es Dios causando que un pueblo haga las decisiones correctas y que no juzgue entre el bien y el mal.

Que dejen de juzgar a través del árbol del conocimiento y coman del árbol de la vida. Que cuando juzgamos así, por lo exterior, lo que nuestros sentidos nos dictan, nosotros estamos juzgando egocéntricamente. Vemos que algo es malo y pensamos que Dios es malo.

 No podemos juzgar entre el bien y el mal. Porque Dios dijo: Tú tienes dominio, entre tanto yo gobierne tus decisiones dentro de ti. En el momento en que tú salgas fuera de ti mismo para juzgar entre el bien y el mal, tanto tu bien como tu mal, producen muerte.

 Habla de un pueblo que ha descubierto que más allá del velo mental, existe una esfera con singularidad mental con Dios, donde podemos ver la mano de Dios en cada situación de nuestras vidas. Esta es la clave para prevalecer dentro de toda tribulación. Es la clave para pasar por problemas personales y entender que Cristo reina.

Hay una diferencia entre la palabra REMA y la palabra LOGOS. Juan 5:39. La REMA son las escrituras, es la letra de la palabra. Eso es REMA. Pero el REMA testifica de mí, dice Jesús. Las escrituras – El REMA de Dios -, testifican de mí. El “mí”, allí, es el LOGOS. Él es el LOGOS. Mucha gente busca salvación en las escrituras.

Las escrituras sólo señalan a una persona. El libro de Apocalipsis te la revela. Cuando tú la ves, caes como muerto. LOGOS es el espíritu, las escrituras matan. Eso es lo que nos enseñaron. Pero el libro interno, es la vida del Cordero.

Muchas veces lo hemos dicho y bien vale aquí volverlo a expresar. La Biblia es un libro de tecnología. Y a través de ella encontramos la Palabra. Y que si un día la tocas, tú cambias para siempre. Porque este es el libro que te trae a ti desde el exterior a tu interior.

 Son las escrituras las que nos encarrilan por el sendero adecuado hasta verlo a Él. Es lo que Israel no pudo hacer. Se desmenuzaron el libro y no lo pudieron encontrar. Él se plantó frente a ellos y no lo vieron. Y nosotros, con el libro de Apocalipsis, estamos haciendo lo mismo.

Entonces ahora, cuando Cristo comienza a manifestarse a través de ciertos moveres que no son conocidos, los catalogan de herejes. O los sacan del contexto, o los expulsan de la iglesia. La reacción es la misma que cuando vieron algo que era distinto a lo que estaba establecido. ¿Por qué? Porque usan las escrituras buscando salvación en ellas, cuando las escrituras son un vehículo y no un fin en sí.

La Biblia no es santa; la que es santa, es la Palabra. Este es un juego de palabras muy peligroso. Sintetizando: REMA y LOGOS. La idea es que nos enseñaron que las escrituras constituyen “La Santa Biblia”, cuando en realidad la escrituras, lo que señalan, es a una persona que tenemos por dentro, no afuera.

(Santiago 1: 18)= El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas.

Primicias. Las primicias son, para Dios, como el diezmo: intocable. El primogénito, siempre le pertenecía al padre. Somos la iglesia de los primogénitos. Y todo lo que el primogénito tenía, como bendición, hoy te pertenece a ti. Si entiendes. De otro modo, aunque tú eres libre, andas huyendo como un prófugo de la justicia.

(Gálatas 4: 19)= Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros. Esto nos dice algo: su espíritu es el nuestro y el nuestro es el de Él. Hay un verso que lo puntualiza

(1 Corintios 6: 17)= Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él.No te olvides que Dios es espíritu; tú eres imagen y semejanza de Él, y los espíritus, que son inmateriales e invisibles, necesitan de un cuerpo para manifestarse.

(Santiago 1: 23)= Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural.

(24) Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida como era. Ese es el problema. Compara esto con 2 Corintios 3:17-18, donde observamos en el espejo, pero no como un hombre natural, sino como la gloria de Cristo.

 Es entonces que somos formados en la misma imagen que Él. Y no se nos olvida quienes somos. Pero si tú te ves como un hombre natural, te ves demasiado enano. Y se te olvida quien eres. Hay mucha gente que se dice cristiana viviendo así.

El caballo rojo o alazán, habla de entendimiento. Tiene que ver con el propósito de ministros hechos llamas de fuego. Las llamas hablan de juicio. Este juicio es desatado a través de un pueblo para corregir, no para condenar. El juicio de Dios, corrige y no condena. Esta habilidad y la sabiduría de entender y como implementar hechos dentro de un caos. Sabiduría.

Es la revelación de aquello que es real y lo que sacude y hace que no caiga el juicio. Un pueblo con un juicio correcto que produce un standard o patrón, y es el producto del patrón el que cuando la gente ve a la verdad, la mentira se cae.

 El juicio es producto de una corrección y no de un castigo de Dios. Dios no anda buscando al mundo para pegarle con una paleta mata-moscas. Él anda reconciliando al mundo consigo. Ese es el ministerio de la reconciliación que nos han encomendado.

(Juan 7: 24)= No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio.

De eso estamos hablando. Pero el juicio justo sólo se da cuando se lo ve desde la óptica del trono, y no desde el mundo de las apariencias. Nosotros hemos juzgado siempre por las apariencias, sin usar el discernimiento. Y así hemos asesinado espiritualmente a varios.

¿Cuántos saben que podemos ver una prueba con lo que le pasó a Salomón? Le trajeron un día a dos mujeres que tenían una cuestión por la disputa sobre la maternidad de un niño. Como no se ponían de acuerdo, Él propuso partir al niño en dos, por la mitad.

 La que dio un alarido de oposición fue la verdadera. Porque la verdadera le dice: “Aunque no sea para mí, que viva.” Pero la falsa le dice: ¡Pues rómpanlo! ¡No se van a salir con la suya! La verdadera iglesia siempre dice: Aunque no sea reconocido como mi fruto, que se haga. La falsa es la que dice: ¡Ah, no! ¡Esto es mío! ¡Y si no es mío, no es de nadie! Juzga ahora en qué sitio está la tuya.

Se programa una campaña evangelística conjunta en una ciudad y todo se organiza excelente, pero: ¿Sabes cuál es el mayor problema que se presentará luego? Quien se queda con las nuevas ovejas llegadas al rebaño. Se destruye allí toda la inversión porque todos quieren quedarse con las ovejas.

(Mateo 23: 27)= ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad se muestran hermosos, más por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia.

Fíjate: podemos ser engañados por la apariencia de las cosas; Cristo mismo lo dijo: Por eso dijo cuando hablaba del tiempo final: ¡Ten cuidado que no seas engañado! La mayoría del mundo y de la iglesia y su operación, se abstiene del bien y del mal por medio de su juicio de lo que es el bien y el mal.

 Sólo que el juicio externo, engaña. Ambos producen muerte. Eso no produce, entonces, lo que ellos llaman paz; su juicio entre lo que es el bien y el mal produce, para ellos, un falso sentido de seguridad.

Comentarios o consultas a tiempodevictoria@yahoo.com.ar

enero 1, 2015 Néstor Martínez