Estudios » Blog

¿Por Qué Debo Creer en Jesús?

¿Por Qué Debo Creer en Jesús

     Entonces Jehová dijo a Moisés: Anda, desciende, porque tu pueblo, el que sacaste de la tierra de Egipto, se ha corrompido…se han hecho un becerro de fundición, lo han adorado, le han ofrecido sacrificios… —Yo he visto a este pueblo, que por cierto es un pueblo muy terco. Ahora, pues, déjame que se encienda mi ira contra ellos y los consuma… (Éxodo 32:7-10).

     Entonces Moisés oró en presencia de Jehová, su Dios, y dijo: — ¿Por qué, Jehová, se encenderá tu furor contra tu pueblo, el que tú sacaste de la tierra de Egipto con gran poder y con mano fuerte?…Vuélvete del ardor de tu ira y arrepiéntete de este mal contra tu pueblo. Entonces Jehová se arrepintió del mal que dijo habría de hacer a su pueblo.” (Versículos 11-14).

     Al leer este pasaje, muchos cristianos erróneamente le atribuyen más gracia y misericordia a Moisés que a Dios. Ellos piensan, “Moisés está suplicándole a Dios tener una misericordia mayor sobre Israel mientras que Dios se encuentra listo para destruirlos.” Nada podría estar más lejos de la verdad. La única razón por la cual Moisés podía orar como lo hizo, fue porque él conocía el corazón misericordioso de Dios.

     La justicia de Dios demandaba que la gente fuera consumida, pero Moisés sabía que Dios se dolería mucho al destruir a Sus hijos. Por lo tanto, él le suplicó a Dios, “Yo sé que tu justicia está clamando ser ejercida y que este pueblo terco debiera ser destruido. Pero también sé que tú no serás capaz de manejar el dolor provocado si lo destruyes. Dios, yo conozco tu corazón, y sé que tú no puedes destruir a Israel -porque le amas.”

     La Biblia dice que Dios se “arrepintió,” lo que significa que Él cambió su mente referente a cómo juzgar a Israel. Él no la iba a destruir, en su lugar, la gente sería echada al desierto. A pesar de que durante los siguientes treinta y ocho años Israel continuaría provocando dolor en el corazón de Dios por su incredulidad, Él aún los protegería, guiaría, alimentaría, vestiría hasta el día de su muerte.

     Ahora, si eres tan sincero y honesto como se supone que eres, sólo piensa: ¿Cuál es la diferencia entre el comportamiento de ese pueblo y el tuyo? Cierto es que quizás tú no estés en este tiempo adorando becerros ni fornicando con dioses extraños, o quizás sí, no lo sé. ¿Pero no crees que le estás dando, desde algún lugar, lugar a Dios para que se desagrade de ti de igual manera que lo hizo en aquel tiempo con su pueblo? Tengo una buena noticia. ¡Claro que en el cara a cara Dios se desagrada de ti, de mí y de todos! Pero lo bueno de todo esto, es que Él no nos mira cara a cara, sino a través de la sangre de Jesús. Y allí es donde nos ve puros, sin mancha y redimidos. ¿Ahora entiendes por qué debes creer en Jesús?

Comentarios o consultas a tiempodevictoria@yahoo.com.ar

abril 29, 2018 Néstor Martínez