Estudios » Crecimiento

¿Quieres Ser mi Hijo? ¡Conviértete!

Durante años he hecho desde este ministerio, lo que en mi corazón de amor por mi pueblo, sentí que debía hacer: hablar con ánimo, espíritu positivo y alto optimismo por el mañana. Jamás tomé un látigo y castigué a nadie, no era ese mi mandato. Sin embargo, los tiempos se acortan, todo va demasiado rápido y no hay tanto espacio a futuro como para que cada uno pase años y años pensando en qué hará con su vida de eternidad. Entonces hoy, a favor de aislamientos, encierros, pandemias y virus varios, el mandato será otro. El libro de Jeremías es la fuente de revelación y sus capítulos 4 y 5, los grifos por donde habrá de brotar agua de vida. Fuerte, dura, pero no amarga. Agua de Vida. Actual, abundante, feliz y en paz, pero esencialmente, Eterna.

Dios le está hablando a la iglesia, es decir; a ti y a mi. Somos iglesia. Israel es la historia, la tipología. La sombra de lo que habría de venir. Y en el capítulo 4, (Acompáñame a leerlo o no sabrás de qué hablo), le dice que se vuelva a Él, que erradique sus abominaciones y que se deje de andar de acá para allá. ¿Te cabe alguna duda que como iglesia, por años, hemos andado de acá para allá, jurando cosas sin entenderlas y sin encontrar nuestro punto de equilibrio? Que no sembremos entre espinos, nos dice más adelante. ¿Sembrar entre espinos no es predicarles a los que no quieren oír? No pierdas tiempo. Y lo remata demandándonos que quitemos el prepucio de nuestros corazones. Che… ¿Desde cuándo nuestro corazón tiene prepucio? Respuesta simple: desde que tiene enorme ejercicio en negarse a oír la verdad revelada. Eso es un corazón con prepucio, fuera de pacto, sin protección espiritual.

Nos demanda que lo anunciemos, lo proclamemos y pregonemos. Eso es el equivalente a tocar trompeta. Eso es espíritu profético. ¿Y todo para qué? Muy claro: para contrarrestar el gran quebrantamiento que vendrá, asegura. Cuidado, cuando el cielo habla de quebrantamiento, está hablando de algo que se permitirá para fortalecer, para entrenar, para endurecer defensas. Nadie está diciendo que tengas que pedir ser quebrantado. Yo he sido testigo de oraciones en esa dirección. Bien intencionadas y muy nobles, quizás, pero erróneas. Los resultados posteriores a esas oraciones, la verdad, no se los deseo a nadie, ni a mi peor enemigo. Deja que si el cielo estima que necesitas ser quebrantado, sea el cielo el que decida cuando y como. Cualquier confusión en esto, puede llevarte al estoicismo o al masoquismo, que es como decir satanismo.

Dice que el destruidor de las naciones está en marcha. Lo sabíamos, siempre se nos enseñó esto. Lo que no puedo asegurar es que todos lo hayamos creído tal como es. Hay una gran parte de cristianos que sigue pensando que lo de Satanás y sus demonios sólo es una herramienta que la iglesia usa para que los niños de porten bien y tomen sus medicinas. Ignorancia a full. Aquí dice que ese destruidor dejará las ciudades asoladas. Perdón… ¿No estamos viendo algo muy parecido a eso en estos tiempos? Hay muchos sitios en el planeta donde, despues de cierta hora pautada, en la ciudad no tiene que circular nadie. ¿No es ver ciudades muy importantes por su movimiento multitudinario, estar ahora sin moradores? Y a eso súmale, si quieres, los templos vacíos, o con muy poca gente diseminada como marca el protocolo, y que dicho sea de paso, está presente allí , casi también por protocolo.

Que vistamos de cilicio, nos dice. Eso equivale a luto y, hasta donde yo sé, luto siempre equivale a muerte. ¿Sigues pensando que estoy divagando en territorios extraños o empiezas a ver que algo de coherencia con el hoy y el ahora tiene todo esto que estás escuchando? Porque añade que la ira de Dios está sobre nosotros, y eso es así, sin dudas. Cuidado: que Dios esté fastidiado no significa que agarre un palo y nos rompa la cabeza. Tiene misericordia para regalar y, hagamos lo que hagamos, Él siempre nos dará una y otra oportunidad más para arrepentimiento y restauración. Hasta el momento mismo en que la puerta se cierre, habrá tiempo, Después… ya será otra historia que prefiero no vivir ni que vivas…

Dice que desfallecerá el corazón del rey, es decir el gobierno terrenal, y el de sus príncipes, o sea todos los que están en eminencia gubernamental en las naciones y que los sacerdotes, en este caso yo diría los ministros, están atónitos. Escucha: ¿Te diste cuenta la ausencia de mensajes relacionados con estos tiempos hay? ¿Cuántos han podido salir de sus antiguas estructuras de una introducción, tres puntos y un cierre con moraleja? Atónitos. Si no saben qué está pasando, no pueden hablar de lo que Dios está hablando. Pero cierra con algo tremendo. Los que estarán maravillados por todo esto que pasa, serán los profetas. Luego añade que Dios engañó al pueblo prometiéndole una paz que no llegó. ¿Tú crees que fue así? Yo creo que ellos se dejaron engañar por falsas promesas que no venían de Dios, sino del legendario engañador y luego, como lo que esperaban no llegó, eligieron culpar a Dios. No son los únicos. Hay cristianos que no tienen ganas de orar ni leer la Biblia porque están convencidos que Dios les mandó este virus como castigo. Pregunto: ¿Haría eso un padre de carne y hueso con su hijo, haya hecho la travesura que haya hecho?

Dice que hay abundancia de viento seco, y eso es espíritu contrito, dormido, sin vida. Y asegura que traerá viento vehemente, que es como decir: fuerte, con vida, con potencia. Y será en derredor de este último viento que se producirá esa separación entre lo verdadero y lo falso. Juicio. Al verso 14 te lo voy a citar textual porque no quiero modificar en nada su esencia. Sólo reemplaza por iglesia, o por tu nombre, si lo deseas, donde dice Jerusalén. Lava tu corazón de maldad, oh Jerusalén, para que seas salva. ¿Hasta cuándo permitirás en medio de ti los pensamientos de iniquidad? ¿Es que es posible que en la iglesia del Señor respiren y estén latiendo corazones de maldad? Sí, lo es; tú sabes que lo es. Y llenos de iniquidad, también. Por eso el llamado ni siquiera es para ir a hacer discípulos o predicar el evangelio, el llamado es a ser salvos. Nada menos.

Luego dice que vienen guardas de tierras lejanas y que se quedarán rodeando a esa iglesia para lograr que se arrepienta de haberse rebelado contra Dios. ¿Guardas de tierras lejanas? Tomando base de donde esto fue escrito, ¿Estará hablando de América? ¿De Centroamérica? ¿De Sudamérica? Guardianes. Porque dice que fue tanta su maldad que se llenó de amargura. Y que ahora se está empezando a sacudir su alma lastimada por causa de escuchar el pregón de guerra, lo cual nos confirma lo esencial: estamos en guerra. Y vuelve a mencionar al quebrantamiento sobre quebrantamiento, y que la tierra será destruida. Pero como sabemos que no será similar al diluvio porque Él juró que no lo volvería a hacer, sabemos que está hablando de la carne. La carne será destruida con todo esto, única manera en que entre a morar el Espíritu divino y todo empiece a tomar otro color. Porque luego añade que también fueron destruidas las tiendas, (Estos son los templos) y sus cortinas, (Esto representa las atracciones de ellos)

Y luego quiere ver bandera, que es como decir estandarte, declaración, manifiesto y oír el sonido de la trompeta, que siempre tiene que ver con la palabra profética. Pero no lo logra porque su pueblo, que es este pueblo, es necio. Necio es aquel que sabe lo que tiene que hacer, pero ya sea por comodidad, pereza o ignorancia, no lo hace. Y en lugar de reconocerlo y arrepentirse, lo defiende a muerte. Necedad. Dice que no lo conocen, esto es: no tienen intimidad con Él. Que son ignorantes y no son entendidos, que tienen sabiduría pero solo la aplican para hacer el mal y que no hacen ningún bien porque no saben cómo hacerlo, no les sale, no les fluye. Y dice que Dios miró hacia abajo, ayer mismo, y vio desolación y tinieblas, que no había luz. Y eso es real. Tú no me escuchas solamente a mí. Seguramente oyes o al menos has buscado oír otras voces. Y está muy bien que así sea, pero te pregunto: ¿Estás viendo el mismo caudal de luz que veías en sus palabras antes de la pandemia? Yo no, y no creo que sea el único. Yo también necesito alimentarme y busco mi nutrimento en otras voces. Cada día parece ser más escaso y complicado de conseguir.

Dice que miró y no había hombre. Perdón. Esto es importante porque más adelante será la clave de todo. ¿Cómo que no había hombre? ¿Se habían muerto? No, no dice que se hubieran muerto. ¿Y entonces? Simple: el hombre es la creación de Dios, ungida y bendecida, pero siempre y cuando ande y camine en su espíritu, en su luz, en su poder y en su majestad. ¿Y si decide no hacerlo? Nadie lo obligará, pero entonces dejará de ser ese hombre creación de Dios y pasará a la categoría de simple ser humano, un escalón, apenas un mínimo escalón del perteneciente al reino animal. No había luz, no había entendimiento, no había conocimiento, no había hombre. Y dice que ante esta perspectiva, las ciudades que son las iglesias, quedaron desiertas. Porque no había luz, no había mensaje, no había hombre, sólo había ser humano en pecado.

Y ahora viene lo más fuerte, lo más grave, lo que se va de la historia y sus romanticismos bíblicos y aterriza en una actualidad sombría, cargada de presagios y sin alguien enviado por Dios que pueda salir a dar palabra de victoria. Voluntaristas, muchos; todos, Pero profetas de victoria, todavía escasos o ninguno. ¿Tendremos que ser pioneros? Dice en el verso 30 que la iglesia está destruida y que, aunque se vista de las mejores galas reales, (Eso es la grana),  aunque se adorne con atavío de oro, también reservados a reyes y sacerdotes, aunque se pinte los ojos para ver revelación, igualmente será menospreciada por sus amantes. ¿La iglesia tiene amantes? Y, si está en adulterio y fornicación, me temo que sí. Compara a la iglesia con una mujer que está en trabajo de parto. No es fácil, cualquier mujer lo sabe. Y encima como primeriza, aclara, lo que equivale a sumarle a todo esto, los terrores naturales de toda parturienta. Y concluye diciendo que su alma (Las iglesias tienen alma, ¿Lo sabías?) desmaya por causa de los asesinos. ¿Cómo sería un asesino de iglesias? Alguien que se encarga de matarle los hijos, los frutos. ¿Conoces alguno? No los busques afuera, suelen estar adentro.

El capítulo siguiente, el 5, comienza con la certeza de saber que Dios está enojado con su iglesia. El primer verso dice que podemos recorrer sus calles, que es como decir sus estamentos internos, los distintos ministerios y servicios que poseen, nos demanda mirar bien, con suma atención, no de manera distraída y buscar información. No quiere que nos quedemos con lo externo, con lo que vemos u oímos, quiere que nos informemos. Y después nos manda a las plazas, que es como decir que nos ordena hacer una prolija y profunda investigación. ¿Objetivo? Encontrar un hombre, (¡UN hombre!) que sea capaz de hacer justicia y hablar con la verdad. Pregunto: ¿No sería algo obvio, eso, si estamos hablando del pueblo de Dios? Aparentemente sí, pero si Él nos está demandando eso, Él debe saber muy bien por qué lo hace. Justicia y verdad. Porque, añade, si se encontrara ese hombre que está buscando, Él perdonará a todos por causa de la justicia de ese hombre.

Pero es evidente que no será tarea sencilla. Dice Dios que se trata de gente que anda por todos lados diciendo que Él vive, pero que al mismo tiempo, juran falsamente. ¿Está hablando de simulación e hipocresía? Exactamente. En este mismo libro dice que la hipocresía no nació en el mundo, nació en la iglesia. El mundo secular, impío, pagano y pecador, no necesita simular nada ni hacer como que está bien lo que no lo está. Al mundo no le interesa nada de eso. A la que si le interesa es a la iglesia, entonces si bien sabe que a Dios no puede engañarlo, sí lo hace con los hombres que lo sirven y ahí anda, tratando de sobrevivir. Dice Jeremías que Dios los azotó, (¿Tienes una vaga idea de lo que puede ser que Dios te azote?) aunque aclara que a ellos eso no les dolió. Después dice que los consumió, (Quiero entender que esto es desgastarlos al máximo) y se negaron a recibir corrección y que se endurecieron más que la piedra y, -¡Ahora cáete de espaldas!- dice que ¡¡No quisieron convertirse!!

Perdón… ¿Tú me estás queriendo decir que Dios le está demandando a la que de una u otra manera parecería ser Su iglesia, que se convierta a Él? ¿No es una contradicción grave, esa? Sí, lo es, pero no de parte de Dios, si no de parte de algunos hombres que dicen servirlo. Más de una vez me ha tocado decirlo en voz alta, mientras hay miles que lo piensan en silencio, y me ha costado algunas enemistades: No todo lo que camina y se mueve dentro de un templo cristiano, es cristiano. Lo del trigo y la cizaña no es invento mío, ya estaba escrito. ¿La excusa o argumento defensivo? Que son pobres, han enloquecido y no conocen ni el camino ni el juicio de Dios. ¿Pobres? ¿Y qué tiene que ver la pobreza con la fe y la fidelidad? Si se trata de pobreza de espíritu, que es de la que habla la Palabra, todo. Si es de la otra pobreza, de la que habla el mundo, entonces una pequeña parte, la de la comodidad, la del bienestar, la del confort, la del resentimiento. Tiene que ver, sí, a veces mucho más de lo que suponemos.

Luego dice que les hablará a los grandes. ¿Quiénes son los grandes? ¿Los gobernantes de la tierra, esos que parecen creer o pensar que son los dueños de la vida y la muerte de todo el resto de la humanidad? Tal vez. ¿O son los que se ven grandes dentro del pueblo de Dios? Porque a ellos también les cabe el principio. Les advierte que un grupo de demonios se hará un festín con ellos. El león, que en este caso es el que anda rugiente buscando a quien devorar y sus laderos, el lobo y el leopardo, entidades bien definidas y conocidas. Ellos tomarán base legal por causa de las rebeliones y las deslealtades, apréndelo, tenlo muy en cuenta para tu vida, aunque seas un grande. Expresa que sus hijos lo dejaron y hasta juraron por lo que no era Dios. Recuerda que los sació, pero de todos modos ellos adulteraron y se juntaron en casa de rameras. ¿Hijos de Dios reunidos en casa de rameras? ¿No es demasiado grosero ese pecado? Si lo tomas literal, quizás, pero si entiendes que una casa puede ser una iglesia y el hecho de ser ramera sólo implica que se está vendiendo al mejor postor, ahí creo que cambia el entendimiento y se convierte en algo visto, oído y hasta vivido por muchos de nosotros. Por eso es que quiero dejarte, en el final de este trabajo, el texto fiel de Jeremías 5 desde el verso 9 hasta el final, pero en la versión de Lenguaje actual, que si bien presenta algunos defectos que no la hace extremadamente confiable, en este caso es útil porque te habla con tu lengua y tu modismo actual.

Este pueblo merece mi castigo y debo vengarme de ellos. Les juro que lo haré. La gente me traicionó, y ya no es mi pueblo. ¡Que los invada el enemigo! ¡Que les cause grandes daños! Pero no permitiré que los destruya del todo. Juro que así será. Se han atrevido a negarme; ¡hasta afirman que yo no existo! Dicen que nada malo les pasará, que vivirán en paz y no pasarán hambre. Pero yo soy el Dios todopoderoso, y mis palabras, en tus labios, serán como un fuego que los hará arder como leña. Tú, les dirás de mi parte: Sus profetas no valen nada, pues no hablan de parte de Dios. Y ahora, por lo que han dicho, sufrirán la guerra y el hambre que jamás pensaron sufrir. Yo les aseguro que voy a lanzar contra ustedes una nación que viene de lejos. Es una nación muy poderosa y antigua. Ustedes no hablan su idioma, así que no entenderán lo que digan. Tiene guerreros valientes y cuando disparan sus flechas, es seguro que alguien muere.

Destruirán las ciudades amuralladas, en las que ustedes se sienten seguros. Se comerán sus cosechas y su comida, matarán a sus hijos y a sus hijas, acabarán con sus ovejas y sus vacas, y destruirán sus viñas y sus higueras. Sin embargo, no destruiré por completo. Y cuando los que sobrevivan te pregunten: ¿Por qué nos hizo todo esto nuestro Dios?”, tú, les contestarás: “Ustedes abandonaron a nuestro Dios, y en su propia tierra adoraron a dioses extranjeros. Por eso tendrán que servir a gente extraña en un país que no será el de ustedes. Quiero que esto lo sepan todos en los reinos: Escucha, pueblo tonto y estúpido, que tiene ojos pero no quiere ver, que tiene oídos pero no quiere oír. Yo, su Dios, pregunto: ¿Ya no me quieren obedecer? ¿Ya no me tienen respeto?

Fui yo quien le puso límite al mar y aunque sus olas se pongan bravas y hagan mucho ruido, no van más allá de la playa. Pero este pueblo es muy rebelde; me abandonó y se fue por mal camino. Jamás se puso a pensar: “Debemos adorar a nuestro Dios, pues él es quien nos da la lluvia cuando más nos hace falta; nos la manda en otoño y primavera, y nos deja cosechar a tiempo Pero todo esto ha cambiado por causa de sus muchos pecados; por eso ustedes ya no disfrutan de todos esos beneficios. Hay entre ustedes gente tan mala, que cuando ponen trampas no lo hacen para cazar pájaros sino para atrapar personas. Sus casas parecen jaulas; ¡pero no están llenas de pájaros, sino repletas de cosas robadas! Así fue como se llenaron de plata y llegaron a ser poderosos. Su maldad no tiene límites. Están demasiado gordos y demasiado llenos de orgullo. No les hacen justicia a los huérfanos, ni reconocen los derechos de los pobres. ¿Y acaso piensan ustedes que no los castigaré por todo esto? ¿Qué les hace pensar que no me voy a vengar de ustedes? Les juro que sí lo haré. ¡Miren lo que pasa en el país! ¡Esto es algo muy terrible! Los profetas sólo dicen mentiras, los sacerdotes enseñan lo que quieren, y mi pueblo parece estar feliz. Pero cuando llegue el desastre, nadie acudirá en su ayuda.

Tremendo. De acuerdo, es una versión muy poco escritural y con aspectos demasiado subjetivos. Hasta se le puede discernir alguna connotación ideológica o política, si así la quieres ver. Pero, de todos modos, coincidirás conmigo que un noventa por ciento de lo que dice, lo estás viendo hoy con tus propios ojos. No necesitas que venga ningún iluminado por rayos cósmicos estelares para que te lo traduzca o revele. Si tienes oídos para oír, estoy seguro que has oído. Es el mensaje del Padre celestial para hoy, para ahora, para este mismo momento de la historia. ¿Y eso es todo? No, porque el Señor jamás te deja con la mitad del mensaje. Así como te da la palmada con vara, así luego te acaricia con su mano poderosa y sanadora, para que alivies tu dolor y te restaures y seas útil. Jeremías 15:19 es EL verso de este momento:

Por tanto, así dijo Jehová: Si te convirtieres, yo te restauraré, y delante de mí estarás; y si entresacares lo precioso de lo vil, serás como mi boca. Conviértanse ellos a ti, y tú no te conviertas a ellos.

¡Clarísimo! ¿Verdad? ¿De verdad necesitaremos que venga alguien a explicarnos esto? ¿Se nos perdió la Biblia? ¿Ya no tenemos respuestas a nuestras oraciones? ¿Tanto estupor ha puesto el enemigo en nuestras mentes? Si así fuera, te traeré otra vez el lenguaje actual para este solo verso, y podrás ver el efecto que hará en tu corazón primero, y en tu interior espiritual después.

Dios me contestó: Yo soy el Dios de Israel. Si te vuelves a mí, yo calmaré tu dolor y podrás de nuevo servirme. Si dejas de hablar tonterías, y comienzas a anunciar lo que realmente vale la pena, entonces tú serás mi profeta. No le hagas caso al pueblo; son ellos quienes deben escucharte.

Damas, caballeros, Hermanas y hermanos en mi misma fe, amigas y amigos que me escucharon de paso y casualmente. A todos les pido humildemente perdón. Lo que termino de leer, también es mi pensamiento. Y lo seguirá siendo hasta el último de mis días al servicio del Reino.

Comentarios o consultas a tiempodevictoria@yahoo.com.ar

septiembre 16, 2021 Néstor Martínez