Estudios » Crecimiento

Levantando el Estandarte

Quiero compartir una palabra que seguramente va a no sólo bendecir su vida, sino encaminarla al exacto sitio en donde el Señor desea que usted esté: en su presencia permanente.

(1 Corintios 12: 18)= Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como él quiso. (¿Quién colocó a los miembros en el cuerpo como Él quiso? Dios. No lo discuta)

(Verso 24)= Porque los que en nosotros son más decorosos, no tienen necesidad; pero Dios ordenó el cuerpo, dando más abundante honor al que le faltaba. (¿Cuántos pueden ver que el que menos tenía honor, es el que Dios exalta? Sucede)

(Verso 28)= Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, (Era el que más duro tenía que trabajar porque era el que menos honor tenía. El que más duro trabaja es el que no tiene el puesto público. Es el que trabaja detrás de la cortina. Entonces llega el día en que Dios lo saca de detrás de la montaña y lo pone porque Él ha tomado posesión. El que menos honor tiene, es el que usted nunca ve. Y a ese puso primero Dios en la iglesia: apóstol.)

Entonces hay dos series de apóstoles. Están los primeros dos. Están los apóstoles de hoy, que se clasifican en apóstoles que traen mensaje o establecen una verdad. Por ejemplo: Martín Lutero, estableció que “Las obras son muertas”. Esa verdad inundó al mundo entero. Porque usted le puede llamar Monje, Pastor o Reverendo, pero no Apóstol: Oral Roberts. Trajo un mensaje de sanidad. Cuando nadie lo creía; ahora es sencillo creerlo. Pero cuando lo pudieron haber matado por abrir la boca, allí él lo hizo. Ahora todas las iglesias creen en sanidad, pero cuando nadie le abría la puerta no era sencillo. Ahora se cree mundialmente.

Establece fundamentos, trae verdades y también inicia obras. Hay apóstoles territoriales. Y a lo que me refiero es que gobiernan una geografía espiritual. Apóstoles nacionales. Son hombres stop, deténgase en las autopistas celestiales de la nación. La palabra dice que se paran en la puerta de la ciudad. Son las puertas en donde se llevan a cabo las estrategias contra el enemigo.

La política reconoce y entiende el poder. Si restauramos nuestro sistema gubernamental para lo positivo y lo reorganizamos conforme al principio bíblico, la autoridad comienza a fluir porque estamos sometidos. Y cuando esa autoridad fluya, la política nos va a respetar. Pero mientras nosotros no temamos a ello y sigamos con nuestras estructuras, somos impotentes en contra del sistema mundial.

El profeta siempre trae la revelación direccional y espiritual. Pero el apóstol trae la administración para establecerla en la tierra. Una revelación que no pueda practicarse en la tierra, no sirve. La teología es buenísima, pero mientras permanezca allí, en la cabeza no alcanza. Tiene que bajar al terreno práctico, para ver como se puede aplicar a su vida personal. Tiene que bajar al terreno práctico, para ver como se puede aplicar a su vida personal. No con cuentos de hadas, con sentido práctico.

La unción de un apóstol establece verdades. Tanto donde no existe ninguna como donde hay controversia. (Hechos 17:21 / 19:24-41 / 19: 1-7) El apóstol derriba errores, imparte dones. Los otros ministerios pueden compartir lo que tienen, pero el apóstol imparte lo que sea necesario. Un pastor no puede impartirle nada a un apóstol, espiritualmente hablando, pero el apóstol ya trae el don del pastor.

Vemos que hay individuos que no se encuentran a gusto en ninguna iglesia, y no es porque no les gusta la iglesia, es porque los pastores temen a su autoridad, y ellos tienen que huir a otro lugar, hasta encontrar una casa en donde, la autoridad que ellos tienen, le produce una matriz para ellos desarrollar su don, porque resulta ser que están llamados a ser profetas y apóstoles. Y traen mucha autoridad en sus hombros, y caminan con mucha certeza y seguridad y lo toman como arrogancia. No es que son arrogantes, es que saben de lo que están hablando.

El apóstol es llamado a ser cabeza. Este sí puede pastorear una iglesia sin que haya cosas negativas; porque él fluye en las cinco oficinas. Edifica y construye, trae un estandarte divino. Edifica y construye gente, iglesias, movimientos o institutos. Confirman las obras y las movilizan. Es un administrador. Si usted lo saca de una iglesia, puede ser presidente de una nación. Estoy hablando, claro está, de un hombre de excelencia.

Sabe delegar, no le teme a las autoridades y fluye en todas las funciones. Atrae líderes y los entrena. Nunca es intimidado, porque él puede fluir en esa oficina también. Ahí es donde el profeta se siente a gusto, sentándose debajo de esa autoridad porque tiene que alimentarle. Si usted no tiene con qué alimentar a un apóstol, jamás va a tener a uno en su iglesia. Estos ministerios, más que por su don, se conocen por su carácter. Su ministerio (Mateo 7:15-21) de capacidad (Santiago 3:17) Tiene que ver su matrimonio (Efesios 5:22) Sus maneras de ser (Efesios 4:29) Como maneja sus finanzas, (1 Timoteo 3:6) Como es su moral (1 Corintios 6:9-18) Cuales son sus motivos (Mateo 6:1 / 1 Corintios 16:15) Cual es su carácter Romanos 8:29)

El verdadero ministro se conoce por su persona, no por el don. El don es de dios y siempre funciona. Un falso profeta no es alguien que tiene una palabra errada; el que es falso es el hombre, no el don. El falso profeta es el que usa los dones de Dios con motivos impuros. Lo que no sirve es la persona, no el don.

Hay enemigos muy grandes para el ministerio del apóstol que, naturalmente, también son aplicables a los demás ministerios. 1) Ambición. Es un gran enemigo del apóstol. Produce egoísmo y oprime y no respeta. Lo reconocemos como el espíritu de Cora. (Números 16) o el espíritu de Lucifer (Isaías 14) o el espíritu de Nimrod, el de la torre de Babel, en Génesis 11. Es el espíritu que trae ambición y destruye el motivo puro y el progreso de lo que él está tratando de hacer.

2) Razonamiento o lógica. Esto siempre produce legalismo y espíritu de denominación. La raíz es el razonamiento o la lógica (Hechos 15:1) Es el enemigo de la revelación presente de Dios.

3) Competición. Ser competitivos. Ese es aquel que se fija en la visión del prójimo en lugar de compararse con el destino que Dios ha fijado para él. Cuando usted quiere evaluar para ver donde usted está, mire para dentro y busque donde DEBE estar. Y en esa resta, mídase. Entonces es cuando Dios lo aumenta. Porque jamás hay dos carreras iguales. Cada iglesia tiene que estar amoldada a la necesidad de la sociedad que la rodea. Lo que sirve para Buenos Aires, no sirve para Madrid. Lo que sirve para México, no sirve para Colombia. Son regiones diferentes, potestades diferentes. Quizás sean hasta personas muy diferentes.

4) Aislamiento y protección. Este demonio causa error y decepción, porque usted se aleja y entonces se convierte en una secta. Este es el que trae control y no quiere que usted se vaya a ninguna otra parte, porque sólo ellos traen la revelación. Algunos pastores no reconocen que la casa de Dios es mucho más que una sola casa, es toda una ciudad. Y que una sola casa no comprende a toda una ciudad. Y que por más linda que sea su casa, por más bueno que sea su templo, usted solo no es la ciudad. Y Dios no tiene una casa, tiene una ciudad. Hay pastores que no dejan que sus ovejas vayan a comer a otras casas, porque tienen temor que se les vayan a perder en el camino.

Hay un estilo o estrategia para que el gobierno de Dios pueda ejercitar milicia espiritual positiva contra principados. Nuestro testimonio destruye fortalezas y ofrece alternativas prácticas en la tierra. Ese es el resultado de lo que voy a decir a continuación. Nuestro testimonio destruye fortalezas y ofrece alternativas prácticas en la tierra. Ese es el testimonio que destruye potestades.

(Judas 3)= Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos.

Gran solicitud. Significa que es necesario. Es una fuerza irrefrenable. Es una necesidad moral y de espíritu con urgencia, que le escriba sobre lo siguiente. Dice que contienda usted ardientemente por la fe, no por su línea interna doctrinal. La unidad que queremos, es la unidad de la fe, no de sus creencias. El que se une con Dios un espíritu es con Dios y ya hay unidad. No hay que buscarla, lo que hay es posible.

(4) Porque algunos han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo.

Note usted que dice que esto entró de manera encubierta. No es alguien que viene alegremente de una secta y trata de robarnos el rebaño. No estamos hablando de ningún Jim Jones (Aquel de la tragedia masiva en Guyana) No estamos hablando de los Testigos de Jehová ni de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, que son los Mormones. Estamos hablando de encubiertos. Que no significa que usted tenga que mirar, a partir de ahora, a todos los hermanos que conoce con recelo o desconfianza. Sin darnos cuenta, algunos de nosotros con nuestro propio testimonio, podemos traer falsa enseñanza. Porque somos epístolas abiertas.

El ministro encubierto, con su propio testimonio y en la mayoría de las ocasiones sin darse cuenta, puede traer falsa enseñanza. No la persona, sino lo que produce la persona. Esto es: la iglesia que usted gobierna, el testimonio que le da a la sociedad donde está inserta; su iglesia. Pregunto: ¿Cómo está pintado ese templo? ¿Cómo está arreglado? ¿Cómo se ve en medio de la sociedad secular que lo rodea? ¿Es el edificio más sólido, más bonito y sobrio de la zona o se parece todavía a la cantina que era y se destruyó por la acción de los borrachos que la frecuentaban? El testimonio, el ejemplo que damos a la sociedad, a veces encubiertamente produce falsa enseñanza.

Y produce, dice la Palabra, Libertinaje de la Gracia. Libertinaje es el espíritu de liberalismo que comenzó con Eva, cuando dijo: “Voy a ser liberal y voy a comer de la fruta aunque me hayan dicho que no coma”. Y yo, mi hermano, no quiero ser así. No me importa ni me tiene que interesar lo que está ocurriendo con el resto de la congregación. El libertinaje tira afuera la integridad del ministerio, porque no están capacitados para enseñar el nivel de la necesidad presente.

Dice también el verso 4, que niegan a Dios el único soberano. ¡Hermano! ¡Yo jamás negaría a Dios! ¿Ah, no, eh? ¿Y como se las compone con la recesión económica en la que anda su país? ¿Jamás ha dicho a su gente que esa reestructuración que pensaban realizar no puede hacerse por causa de la tremenda recesión económica que hay en su nación? ¡¡Dios es soberano Señor!! Sí, pero… La depresión… ¡Basta! ¡¡Dios sigue siendo soberano Señor!! Es que las circunstancias… ¡¡Dios es el rey de todos los reyes!! ¿Cómo? Con nuestro testimonio, sin decir una palabra.

Dios jamás es limitado por los eventos mundiales. Cuando el pueblo estaba oprimido, Dios levantó a Moisés, un hombre valiente. Cuando la iglesia estaba destruida, Ester se levantó. Cuando los filisteos oprimían al pueblo de Dios, David dijo: es causa par hacer algo al respecto. Cristo dijo: hermanos: las puertas del Hades no prevalecerán. Las puertas de la ciudad del infierno, todo el consejo, toda su sabiduría, toda su estrategia, todos sus principados, no tienen fuerza para prevalecer contra la iglesia de Dios. No digo congregación evangélica cualquiera. Digo iglesia del Dios viviente. ¿Pero no es lo mismo? A veces sí, pero no siempre. Usted lo sabe. Dios también.

Usted puede observar la situación a través de dos ojos en esta hora. O lo mira a través de los ojos de un egipcio y entonces ve las plagas, la pestilencia, las dudas, la recesión, los problemas o lo ve a través de los ojos de la simiente de Abraham. Entonces ve el Mar Rojo abierto, la tierra de Gozén, el arca de Noé y el maná del cielo. ¿Qué ojo trae usted? Si su ojo está en tinieblas, todo su cuerpo está en tinieblas. De acuerdo como usted lo ve, se llena su templo. Si su ojo es malo, anda en tinieblas. No digo en pecado, digo sin visión.

(5) Mas quiero recordaros, ya que una vez lo habéis sabido, que el Señor, habiendo salvado al pueblo sacándolo de Egipto, después destruyó a los que no creyeron.

Yo no sé qué es lo que esto le dice a usted, pero a mí me dice que no hay salvación eterna garantizada cualquiera sea su comportamiento. Después de haberlos salvado, destruyó a los que no creyeron. Este es un pueblo para creyentes, no para cristianos nominales o gente que por una u otra causa hizo una especie de decisión pública en un templo o en una campaña evangelística. La parábola del talento habla del reino de dios, no del mundo. ¿Y qué le dice al maldito siervo que enterró el talento? ¡Inútil! Eso le dice. ¡Fuera! Y que conste; no estoy mandando a ningún creyente al infierno, estoy diciendo que el pueblo que no tiene visión, perece. Es mejor estar muerto que andar en la vida sin visión. Hay crujir de dientes porque no hay visión. Allí comienzan a dar vueltas, usted se cansa, la carga empieza a ser muy pesada, muy dura, allí nadie le ayuda, se le va el pueblo, se le divide, hay quejas, siempre hay problemas. ¿Por qué? ¡Porque usted no sabe para donde va!

(6) Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día.

No guardar su dignidad representa: Dejaron vacante su autoridad. Dejaron vacante su función. Porque los ministros nunca dejan vacantes; sólo dejan de hacer. A veces, ni hacen ni dejan hacer. Pero mantienen el título. ¡Yo soy el pastor! La posición de andar sentado, significa que se ha terminado la misión. Y para su información, el único que anda sentado por estas horas, es Cristo. Su posición, mi querido hermano o hermana, es estar de pie.

(7) Como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquellos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno.

Cada vez que leo este verso, recuerdo la posición tan singular de mucha sociedad secular pero también de una parte de lo que llamamos iglesia con relación a la homosexualidad. ¡No podemos ser legalistas! ¡No podemos discriminar a nadie! ¡Debemos tener misericordia y comprenderlos! ¡Son hijos de Dios con conductas sexuales alternativas o diferentes! Lo siento. Aquí, Dios le llama “vicio” y le agrega “contra naturaleza”. No me pida que yo lo cambie o lo altere. Quiero tener auténticamente el amor de Dios en mi vida; quiero ser tan misericordioso como mi Padre celestial lo ha sido conmigo. No me gusta en absoluto la discriminación porque nosotros mismos alguna vez la hemos padecido por parte de un sector del mundo incrédulo y sabemos lo que se siente. Pero no me pida que cambie algo que Dios dijo porque no estoy dispuesto a hacerlo aunque socialmente quede muy bien.

Allí donde dice habiendo fornicado, en griego, dice: habiéndose dado a. Y la implicación, es: que Sodoma y Gomorra, siendo la sociedad que los rodeaba, ellos cedieron a la situación y no hicieron nada al respecto. No es que eran fornicarios como ellos, sino que estaban a su lado e hicieron caso omiso. Cedieron a. “Esta mala situación”, “A esta juventud no hay quien la corrija”, “El mundo está muy malo”, “Nosotros somos iglesia, vamos a mantenernos santos hasta que el Señor nos venga a buscar”. Es decir que cedemos al espíritu que nos rodea y dejamos que ellos hagan como se les ocurre sin abrir la boca.

Ellos sufrieron castigo al igual que aquellos que estaban fornicando. Una sociedad que aunque no se involucre en lo malo, no hace nada al respecto, no clama a Dios, se dan por vencidos, dicen: “No puedo hacer nada, no tengo dinero, este jamás va a cambiar”, es igual a Sodoma y Gomorra. Se dieron por vencidos, cedieron su lugar a los eventos y sólo dicen: “Hemos sido atacados fuertemente, hermanos…”

Hay principados, potestades y autoridades, gobiernos y huestes espirituales. Ellos tienen una jerarquía en la atmósfera, pero su trono está en la mente de los seres humanos. Por más que usted ate demonios en el cielo, si usted no va y ofrece una alternativa, ellos vuelven a dominar. Un principado, es un demonio que gobierna un principio. No puede haber un gobierno sin que esté ejerciendo un principio. Hay principios en la tierra, que tienen su fundamento en jerarquías satánicas. Humanismo, Aborto, Liberalismo. Todos esos son principios que están tratando de decirle a la iglesia qué es lo que pueden o no pueden hacer, qué es lo que tiene o no tiene que hacer. Que son influenciados o dominados por estas potestades de las cuales estamos hablando. Atar al malo sin entrar a la casa, es nada.

(8) No obstante, de la misma manera también estos soñadores (¿De quiénes está hablando? De los que no hicieron nada al respecto. Son soñadores que mancillan) la carne, rechazan la autoridad y blasfeman de las potestades superiores.

(9) Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo, disputando con él por el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: el Señor te reprenda.
Y nosotros, muy religiosamente, hemos usado eso para decir: ¡No tenemos autoridad para reprender al diablo! Debemos decir: El Señor te reprenda! ¡Eso no es lo que dice allí! Miguel está diciendo: Lucifer fue un compañero de empleo mío, aún en su estado caído, yo no tengo derecho para pisotearlo. ¡Sin embargo nosotros, pisoteamos a nuestros ministros.!

Reconciliaron la postura de Dios para con el mundo. Restauración es renovar algo que está caído. En Isaías 42:18 dice que no hay quien diga: restituid. ¿Sabe usted por qué los ministros latinos no quieren arrepentirse de sus pecados? ¿Por qué es que cuando cae un ministro, prefiere andar encubierto y no venir ante quien corresponda y decir: He fallado? Porque la iglesia no ha provisto un ambiente para su restauración. 1 Timoteo 5:17 dice: A los que persisten en pecar, reprendedlos delante de todos. Esta palabra, REPRENDE, significa: examina y pasa sentencia, no condenación. Gálatas 6:1-2 dice: Si alguno es sorprendido en falta, los espirituales, restauradlos.

Para proteger un ambiente de restauración para el hermano, tiene que haber: 1) Que el hermano tenga un arrepentimiento genuino, no que esté un poquito contristado porque lo descubrieron. 2) El ministro tiene que restaurar el área que ha arruinado. A quien pueda haberle hecho daño con sus actos, allí tendrá que ir y poner la cara. Tiene que ser basado por el anhelo de proteger al pueblo y no a su ministerio. Y esto, sólo puede ser discernido por hombres que son espirituales y tienen ese tipo de discernimiento como para saber por qué usted se está arrepintiendo.

Contristamiento de Dios; tiene que ser sumiso. Tiene que haber un tiempo, preparado por la iglesia, para que haya una restauración apropiada. Un tiempo de separación. Y luego de eso, un tiempo de recuperación en su intimidad con Dios. Pero el último paso es el que nunca hemos hecho.

Tiene que haber, también, total aceptación para volver al ministerio. Total. No teniendo en cuenta sus errores. Como si nunca hubiera sucedido. Cuando se restaura algo, generalmente queda mejor que como estaba antes. Todos sabemos eso.

(12) Estos son manchas en vuestros ágapes, que comiendo impúdicamente con vosotros, se apacientan a sí mismos; nubes sin agua, llevadas de acá para allá por los vientos.

Dice que son manchas que manchan nuestro mensaje de amor. Por eso es que nuestro mensaje de amor está manchado. Dice, también, que son nubes sin agua, no hay revelación personal. Sólo se esconden detrás de las otras nubes. Arboles sin fruto, dos veces muertos y desarraigados; En otras palabras, es un ministerio irrelevante, uno que contesta lo que nadie está preguntando. ¿Qué está contestando su iglesia hoy? ¿La necesidad de la sociedad o lo que a nadie le interesa saber? ¡Qué tipo de contestación provee su ministerio, el que es necesario o el que usted quiere proveer?

Ministerio irrelevante, que contesta lo que nadie pregunta, produce lo que nadie necesita, está fuera de base con el dilema presente, no satisface la necesidad del pueblo ni de la ciudad. –“¡Es que a mí me gusta como hacíamos las cosas allá en el año 1940!”- Perdóneme. En 1940 aquello funcionó muy bien, lo entiendo… ¡Pero estamos en 2003!! En aquel tiempo, masticar chicle o goma de mascar en la escuela, era casi causal de expulsión. Ahora más del 20 por ciento de los jóvenes llevan armas cargadas a la escuela. El mensaje clásico y antiguo de amor, ya no es suficiente. –“¡Pero hermano! ¿Por qué es tan difícil para nosotros?”- Dios puso a todas las generaciones en su tiempo. Si Dios lo puso a usted aquí y ahora, en este tiempo, es porque usted tiene lo necesario para solucionar la problemática de este tiempo. La solución, fíjese, está en el verso que sigue:

(Verso 17)= Pero vosotros, amados, tened memoria de las palabras que antes fueron dichas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo; (18) los que os decían: en el postrer tiempo habrá burladores, que andarán según sus malvados deseos.

(19) Estos son los que causan divisiones; los sensuales, que no tienen al Espíritu.

Fue profetizado ya, los apóstoles lo dijeron: es normal lo que está sucediendo. El ataque es parte de su empleo, no se preocupe. ¡Ya está escrito! Fue dicho de antemano que habría de suceder. ¡No se asombre! ¡No se esconda! Está dicho, iba a suceder.

(20) Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, (Que usted mismo se edifique sobre vuestra santísima fe, es lo que dice. ¿Hay algo más santísimo que santísimo? Entonces está allí el paralelo con Cristo) orando en el Espíritu Santo (21) conservaos en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna.

(22) A algunos que dudan, convencedlos.

(23) A otros salvad, arrebatándolos del fuego; y de otros tened misericordia con temor, aborreciendo aún la ropa contaminada por su carne.

Todo allí en el libro de Judas, le está mostrando a usted los principios que hemos de llevar si hemos de tener un ministerio de excelencia. Si hemos de tener una postura adecuada, una milicia que con nuestro estandarte, enjuiciemos al estandarte del mundo. Cuando el mundo quiere traer un sistema financiero que aparentemente es bueno, la iglesia se levanta con su producto y el fruto del sistema financiero de Dios hace callar al sistema mundano.

Cuando la iglesia se levanta con su ministerio de excelencia sin tener que acudir a espíritus babilónicos, ni a darse a espíritus inmundos, y tiene una iglesia que es digna de uno entrar en ella, entonces enjuicia la corrupción mundana que utiliza para edificar a sus santos templos, que ellos tienen levantados por corrupción monetaria.

Cuando la iglesia comienza a caminar derecha y con su cabeza bien alta, con autoridad, sin mancha ni arruga, entonces el mundo queda enjuiciado porque sabe que hay un método de vida que es más excelente que el de ellos.

“-¡Hermano! ¡El diablo ya está atado!-“ ¡Sí! ¡Pero se mueve demasiado para mi gusto, todavía! “- Hermano… ¡Cristo te ama! ¡Cristo te quiere prosperar! –“ Pues no lo parece… Una iglesia que está preparada para contestar por la esperanza del evangelio. ¿Estará preparado, usted, para que venga una cámara de televisión y le pregunte cuál es la esperanza de su evangelio? ¡Gloria a Dios! ¡Aleluya1 ¡Cristo vive! – Conteste la pregunta, por favor.

Somos sal de la tierra y luz del mundo. Aquello que preserva el globo terráqueo, y aquello que ilumina el sistema mundial. Somos la contestación a la problemática. Somos la solución de nuestros jóvenes. Somos la autoridad y el reino de Dios establecido en la tierra.

Comentarios o consultas a tiempodevictoria@yahoo.com.ar

enero 1, 2015 Néstor Martínez