Estudios » Crecimiento

¿Cuál es tu Enemigo?

Toda época de transición es difícil. Esta es una época de transición. Y toda transición desestructura, fastidia, incomoda y hasta irrita. Si esto que están viendo sus ojos en tiempos de un especial mover de Dios destruye lo que usted aprendió, enójese con la Biblia, no vaya a llorarle al predicador. No es cuestión tampoco de hacer cambios drásticos. La transición toma tiempo. Dios tiene su propio tiempo.

Estamos hablando de que vamos a tener que pagar el precio para ser parte de lo que está por acontecer y que la doctrina que hemos tenido hasta ahora, buena en su esencia, no es suficiente para sacar al diablo de nuestra ciudad. Así que concienzudamente, vamos a tener que entender que no se trata de una doctrina nueva, o de una nueva enseñanza, sino de una que ha sido oscurecida por la ignorancia del pueblo. Siempre estuvo allí; no fue escrito hace poco. No ha sido extraído de una visión, ni de un libro: lo leemos en la palabra, verso por verso. Debemos aprender a leer la Biblia en texto, y a abrazar de lo que Dios está diciendo, no la letra.

Un evangelio que no habla de esperanza, no proviene de la boca de Dios. Es imposible imaginar que Dios quiere destruir, arrasar con el planeta y sus criaturas y llamarle a eso: “Buenas Nuevas”.

No se puede juzgar la lujuria del mundo, si hay lujuria en la iglesia. No se puede decir que la política es blanqueada e hipócrita, si existe política religiosa; no se puede juzgar la pobreza del mundo, si nosotros no somos fieles en los diezmos y las ofrendas.

La palabra Iglesia, es la palabra EKLESIA; es un grupo de representantes, militantes o políticos. No tiene nada que ver con religión. Nabucodonosor tenía una iglesia, Asiria tenía una iglesia. El diablo tiene una iglesia. Es el grupo de personas que representan la constitución del gobierno que los envía. Eso es una iglesia: los llamados, los elegidos, la cámara de representantes del rey. Cuando el rey hablaba, la iglesia salía a caballo declarando: ¡El Rey habló! Y cuando ellos lo decían, se convertía en ley. Y juzgaba al que no obedecía.

(1 Corintios 15: 24-25)= Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia.

Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies.

Aquí nos habla de SUPRIMIR. Esto significa: excluir, renovar, descartar, anular efectividad, desplazar, prohibir, influencia, controlarlo. Todo dominio, toda autoridad, toda potencia. Tres dimensiones. Parecido a los de Efesios 6: principados, potestades, gobernadores, huestes de maldad. Afectan las tres áreas del cuerpo: sus costumbres, su estilo de vida. Los principados le dan la tonalidad a una ciudad. También afecta la filosofía, el alma de la ciudad; la educación. Pero también afecta el cuerpo, las acciones de los hombres y lo que manifiesta la ciudad. La lucha no es contra carne y sangre. Por lo consiguiente, es simple: Para cambiar las acciones de los hombres, hay que cambiar las filosofías que rigen la vida del hombre.

Es imposible vencer a un principado sin atacar una filosofía. Porque un principado, es un poder tras un principio. Usted puede orar cuanto quiera, pero si no ataca el principio, el principado sigue teniendo un trono.

Toda ciudad tiene tres dimensiones; es igual al hombre. Tiene espíritu (La dimensión y ámbito espiritual; la tonalidad religiosa de la ciudad; las regiones celestes). La ciudad tiene alma (La educación, las decisiones burocráticas, su idiosincrasia) Y tiene cuerpo, (La infraestructura, el estilo de vida hogareño y las acciones de sus habitantes) De manera que para tomar una ciudad, deberíamos obedecer a nuestro propósito, esto es: encarar y anular todo dominio, principio y potestad en la esfera espiritual, en el alma y en el cuerpo de la ciudad. Usted no va a vencer sin atacar el hombre completo.

Regiones celestes, sistemas religiosos, formas de religión que niegan el poder. “¡Es que no sé qué hacer…!” Eso dice usted. Yo digo: ¡Es que no tienes coraje! Si usted sabe lo que tiene que hacer pero se siente que no puede tomar la decisión, usted está controlado.

Si somos egoístas y no podemos ver más que de aquí a cinco años y confiamos que Cristo nos va a sacar en un rapto o una fuga ya y ahora, este mensaje no es para usted. Pero si estamos un poco equivocados en nuestras doctrinas y, a través de la Palabra hemos visto que tenemos mucho que aprender y nos hemos equivocado por algunas horas, y a su hijo le toca crecer en la ciudad, pregúntese en qué medio y bajo qué circunstancias deberá vivir.

Cerrar la brecha entre las generaciones, preparar a la juventud “espiritualmente”, a eso suponemos que lo sabemos hacer: No hagas, no te pongas, no te pintes, no toques, no mires, no salgas con… Creemos que eso es espiritual, pero no lo es. Lo realmente espiritual en este tiempo, es: Preparar para conducir.

Los púlpitos de estos últimos cinco años, tienen que producir mensajes con singularidad de objetivos. Tienen que estar llenos de propósito y dirección. En suma: quien predica tiene que tener algo que decir.

Cada congregación se divide en tres clasificaciones: 1) Guerreros; 2) Adoradores; 3) Implementadotes.- Cuando viene un mensaje con dirección y sentido del objetivo, el guerrero recibe estrategia para la oración de intercesión, recibe revelación y va en contra del enemigo con una palabra “rhema”. Los adoradores reciben su propia estrategia, se les ha dicho que estamos en tiempos de guerra y asumen un espíritu militante y empiezan a adorar de ese modo para abrir una brecha celestial. Y los implementadotes, implementan y manifiestan, y toman posesión secular y estudian y se preparan para ir llenando sillas de influencia y autoridad en la sociedad.

La iglesia debe ser modelo de la nación. Me pregunto cuantas personas quieren parecerse a nosotros. A veces, ni nuestros propios hijos.

Lo de fondo, aquí, es entender cual es la raíz del enemigo contra el cual usted está batallando.

(Génesis 1: 26-28)= Entonces dijo Dios: hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias de toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.

Y creó al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.

Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.

Dios nos hace a su imagen y semejanza. Dios Padre, Dios Hijo, Dios Espíritu Santo. En semejanza al Padre, tenemos dominio, señorío, autoridad, poder creativo. En semejanza al Hijo, tenemos capacidad de sujeción y sumisión, y la grandeza de sabernos bajo su divina cobertura y no rebelarnos. Y como Espíritu, administrador y siervo de Dios. Estamos hechos conforme a la deidad y Dios nos ha dado todo lo necesario para cumplir con todo lo exigido.

Luego empieza a impartir en las cortes del cielo quienes son Adán y Eva, Varón y Varona, un solo género, y los bendice e imparte en su vida: señorío, dominio, poder pionero, (Para conquistar tenemos que tener un espíritu pionero, de eso no hay dudas). Cuando Dios habla no sugiere: Él habla y su Palabra inmediatamente crea. Cuando Él dice: Tened dominio, no le está exigiendo a usted que tenga dominio, le acaba de DAR dominio.

Dice Sojuzgad. Está dentro suyo. Es parte de nuestra naturaleza querer conquistar y tener dominio, querer controlar algo. Dios es quien puso eso allí, no Satanás. No se confunda y empiece a reprender demonios porque en esto, los demonios no tienen nada que ver.

Dios pone el Edén. Literalmente, significa “casa de Adama”. Adán significa “Ser humano”, genéricamente: hombre. El Edén estaba en la tierra. Entonces la tierra es la casa del hombre, no el cielo. El Edén es una maqueta. Dios no empieza por el principio, empieza por el final. Pone la maqueta y le dice al hombre: “Cuídala”. El Edén, entonces, no podía ser todo el planeta porque entonces no habría habido nada que sojuzgar.

No sabemos cuanto tiempo estuvieron Adán y Eva reinando en el huerto, pero sí sabemos que estaban cubiertos de la gloria. Tenían visión, propósito y objetividad y estaban equipados para vencer. Probablemente estuvieron un tiempo considerable antes de su caída, en contra de todo lo que hemos aprendido; pero Dios, aunque no lo escriba, nos lo da a entender.

En Génesis 3, Dios le dice a la mujer: Multiplicaré los dolores de tus preñeces. Dios, siendo tan inteligente, no habría emitido una maldición sin validez. Porque esa maldición no hubiera tenido validez si la mujer nunca hubiera estado preñada antes, porque jamás habría entendido lo que se le dijo. ¿Qué importancia podría tener para mí un dolor en preñeces, cuando no existe, no sé lo que es, nadie me ha dicho nada al respecto, nunca he dado a luz antes”.

(Génesis 3: 20)= Y llamó Adán el nombre de su mujer, Eva, por cuanto ella era madre de todos los vivientes.

Aquí dice que Eva ERA madre de TODOS los vivientes. Y Caín aún no había nacido.

Pero eso no es importante. No interesa si tuvieron mil hijos y estuvieron mil años. Lo importante es que fracasan. Caen bajo maldición, pero no pierden su anhelo. Pierden “El derecho de”, pero no “el deseo de”. Ahora ya no tienen el permiso para conquistar, pero no pierden el deseo de conquistar porque lo llevan por dentro. Quiero que entienda usted algo: Este, es el principio del humanismo.

El hombre pierde el derecho de legislar, pierde la autoridad, pero todo lo que es, sigue siendo. Es un conquistador, pionero, controlador, es señor. Perdió el título de la propiedad, no el deseo de poseerla. ¿Qué sentiría usted si un día su hijo le cambiara su computadora nueva, la que usted le compró con tanto esfuerzo, al hijo del vecino, por un pequeño autito a cuerda? Adán, más o menos, hizo lo mismo. Cambió su derecho al dominio por una fruta…

Por medio de la desobediencia el hombre le quita a Dios el poder de reinar sobre su vida. Ahora Dios tiene que tomar una simiente de otro lugar, e introducirla en el planeta, para lograr otro cambio legal con Satanás. Porque Dios es justo.

Dios dijo entonces: “No me cabe otra: tengo que dar mi propia vida por la medalla perdida”…

Para ser hijo de Dios, usted tiene que nacer no de voluntad de hombre.

Pablo dijo: “Por ser descendientes de Abraham, no sois hijos de Dios; tienes que nacer por promesa”.

Pero mientras tanto el hombre quiere seguir sojuzgando, dominando, teniendo señorío: esto es la raíz del nacimiento del humanismo y el liberalismo en el planeta. No es nuevo, es antiquísimo. El hombre en control de la tierra sin Dios. Es el trono del EGO. Es el 666. Es el anticristo, o lo opuesto al orden de Cristo reinando en el espíritu del hombre, en las decisiones del hombre y en las acciones del hombre. Y mientras nosotros estamos esperando al anticristo, Satanás se está tragando la tierra viva. Y lo que a veces es muchísimo peor: Está sentado en el trono, dentro del templo de Dios.

Es por eso que los hombres tienden a querer controlar a sus esposas. O las esposas a los hombres. Es por eso, que los hombres violan propiedades ajenas. Es por eso, que los hijos se rebelan a los padres. La verdad es que como Dios impartió en el hombre poder sojuzgador, el hombre tarde o temprano va a dominar algo. Es por eso que muchas mujeres no se someten a sus maridos. Es por eso también, que muchos maridos, a diario, violan sexualmente a sus esposas. Es por eso que existe el legalismo en las iglesias. Es por eso que hay hombres controladores y manipuladores en el pueblo, que no necesariamente siguen la voluntad de Dios.

Es por eso que hay división eclesiástica. Es por eso que hay guerra de doctrinas. Es por eso que algunas denominaciones, que se originaron por obstinadas disputas para darle validez a sus propias ideas, carecen del poder de Dios. Porque no nacieron para glorificar a Dios, sino sencillamente para poder decir: “¿Vieron? Yo tenía razón”. Es por eso que en más de una oportunidad hacemos el papel de tontos divididos ante la nación. Es por eso que no podemos definir objetividad y propósito en la tierra. Es por eso que habiendo un templo en cada esquina, todavía no vencemos y Satanás mientras tanto destruye la sociedad, la juventud y se traga viva a la tierra. Es por eso que Satanás se ríe y piensa: “Estos tontos divididos no tienen tiempo para mí, se pelean todo el tiempo entre ellos”. Somos sojuzgadores, pioneros; lo que falta es claridad y propósito para saber para qué nos fue dada esa arma. No fue para el hermano, ¡Fue para Satanás!

Somos cuerpo todo de Cristo, y su reinado se extiende hasta donde usted lo extienda. Somos la imagen de Dios en la tierra y su opinión ante las naciones. Y si al mundo no le gusta la iglesia, es porque usted no le gusta al mundo.

(Génesis 3: 1)= Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho, la cual dijo a la mujer: ¿Con que Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?

En este pasaje hay algo muy claro: no es importante saber si la culebra aquella andaba parada de cola, si tenía dos patas o buscar cualquiera otra cosa que no fue explicada. Pero algo allí que sí fue escrito: La serpiente era un animal, no un espíritu.

La serpiente es un animal. Diablo no es un espíritu; es cualquier persona que se deja influenciar por un espíritu. Sea humano o animal. La serpiente se dejó usar por la voluntad de Satanás.

(Génesis 3: 9-13)= Más Jehová Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú?

Y él respondió: oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí.

Y Dios le dijo: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol que yo te mandé no comieses?

Y el hombre respondió: la mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí.

Entonces Jehová Dios dijo a la mujer: ¿Qué es lo que has hecho? Y dijo la mujer: la serpiente me engañó, y comí.

Adán le echa la culpa a Dios (la mujer que TU me diste); Eva es más honrada, dice la verdad. Ella no estaba presente cuando Adán recibió las órdenes. El pecado entra en el mundo por un hombre, no por una mujer. Adán, – como una gran parte de los hombres -, es poco comunicativo y no le explica bien la doctrina. Eva, representación de la iglesia. Hoy estamos bastante igual. Hay predicadores que no saben explicar el propósito de Dios y Eva anda engañada.

(Génesis 3: 14-15)= Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás y polvo comerás todos los días de tu vida.

Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.

Esta es la razón por la cual Cristo tenía que venir. No por David, ni por Israel. No tenía nada que ver con un reino judaístico, ni el enemigo era Roma. ¡Era Satanás! ¡Y la promesa de traer un rey era para sustituir su reinado! No uno nacional, literal y político. Y hay una profecía de doble referencia. Algo que habla de hoy, literal, físico, pero también proyecta un sentido futurista y espiritual. Enemistad hombre-serpiente. (Mujer-Varona). Espiritualmente establece una guerra entre dos reinos. (Cabeza-Gobierno-Autoridad)

Simiente es ZERA en hebreo. Significa: Semilla, grano, linaje, SEMEN. Una unidad con potencial creativo. Dios tiene que introducirlo en la tierra. Una simiente de otro lugar en forma de tipología. Porque la tierra no le pertenece para hacerlo y está intentando introducir en ella su propósito línea sobre línea, renglón sobre renglón, para que el enemigo no se entere quien es este que le va a arrancar la cabeza. Si Satanás hubiera sabido que Cristo era él, no le hubiese crucificado. Ninguno de los príncipes lo sabía. Por eso ni la iglesia, a veces, entiende el Antiguo Testamento. Lo que tiene que entender es a Génesis; ¡Entonces es cuando el resto toma sentido!

Y comienza a tomar simiente de otro lugar. Caín mató a Abel. Y Abel es sustituido por Set. Y Set significa, precisamente, “Simiente de otro lugar”. Sara fue estéril: simiente de otro lugar. Rebeca era estéril: simiente de otro lugar. Raquel era estéril: simiente de otro lugar. Eso produce doce tribus llamadas Israel. Pero el profeta dice que Israel trató de dar a luz, pero sólo dio a luz, viento; fue estéril. La simiente viene de otro lugar; no vino por Leví, vino por Judá. María fue virgen, simiente de otro lugar. No por voluntad de hombre, ni de carne y sangre nace la iglesia. Simiente incorruptible. Simiente de otro lugar. Nacida de arriba, no nacida de abajo. Somos la simiente destinada a derrotar el gobierno de la simiente de Satanás. Por eso usted no puede ser ni italiano, ni argentino, ni español, ni mexicano, ni tampoco decir: “Aquí se hace así”. Usted no es de aquí y hasta que no deje de ser de aquí, usted no vence.

Nacido no por voluntad de hombre, ni carne, ni sangre, no nacional ni político, judío, hebreo ni griego. Por el Espíritu, por fe, de arriba y no de abajo.

Pero; ¿Y la simiente de Satanás? ¡Qué problema! Los espíritus no se procrean. ¿Quién es el enemigo si el espíritu no tiene semen? ¿Adonde está la simiente? Los que se nos enfrentan son los demonios. Nosotros somos simiente que debe luchar contra simiente, no contra demonios. Derrotamos la simiente y los demonios quedan automáticamente sujetados. Cuando usted declara la simiente correcta, usted vuelve a la iglesia diciendo como entonces: ¡Hasta los demonios se sujetan!

Caín mata a Abel. La simiente de Satanás está en Caín. Comienza la enemistad entre simientes. Caín mata a Abel y Dios lo sustituye por Set. Caín es expulsado, sale hacia el oriente del Edén. Dios declaró que el que tocara a Caín, sería castigado siete veces. Caín es el que instituye la primera ciudad en toda la Biblia, en directa rebelión a Dios. Porque Dios había dicho “Esparcirse”, y él los agrupó. Y todavía todos quieren vivir en la ciudad y hay superpoblación. Lo que más se ve desde un avión, es tierra deshabitada.

Edifica una ciudad, centro de pecado, para cercar, sujetar y confinar. Dios había dicho: “Llenad la tierra”. Caín dijo: “No, nos quedamos aquí”. ¿Sabía usted que todas las religiones, – hoy día -, al este de Mesopotamia, donde estaba el huerto, son anticristianas? La ventana 10/40 que le dicen. Caín salió y dijo: “Pues yo adoro a Dios como se me da la gana”. Y de allí para allá, todo es anticristo. Todas las religiones de ahí hacia el este, no son creyentes. Rebeldía, raíz de rebeldía.

Dios le dijo a Caín: “Vas a labrar la tierra”. Los hijos de Caín, dijeron: “No. Yo voy a criar ganado”. Jubal, inventor de los instrumentos musicales. Hay quienes ven en esto el principio de la adoración. Se equivocaron, era para la astrología. Tubal-caín, el otro hijo, fue un artífice, inventó las armas de guerra para violencia. Lamel fue homicida y polígamo; comenzó a tener más de una mujer y tuvo la osadía de decir: “Yo también maté y si Caín será vengado siete veces, yo seré vengado setenta veces siete.

¿Sabe por qué Dios no quiso matar a Caín? Y lo dejó sellado para que saliera errante y prefirió no juzgarlo? Porque Dios nunca quiere juicio. Dios pensaba que quizás con la prueba produciría arrepentimiento y así poder volver a administrar gracia. La gracia siempre ha existido. Dios le dice a Caín: “¿Por qué estás ensañado, y por qué ha decaído tu semblante?” “Si bien hicieres” (Atención: no le dijo “Si hubieras hecho bien”) Caín trajo una ensalada; Dios quería un churrasco. Dios le habla a Caín y le dice: “No me gusta la ensalada”. Pero no lo castiga como haríamos nosotros, sino que le dice: “Okay; si me cambias la ensalada por el asado con cuero, estoy dispuesto a olvidarme”. (Si bien hicieres-Futuro) Gracia. Y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta, pero aún en tu estado caído, Caín, tienes dominio sobre el pecado.

Estaba imputada una parte del ser. Una decisión la cancela. Cuando usted nace de nuevo, es porque decide nacer de nuevo.

Caín le dice a Abel: Salgamos al campo. Dios le está ministrando gracia y él está haciendo como la mayoría de nosotros: “Cuando tú termines, yo voy a hacer lo que estaba pensando hacer.” Acaba Dios de ministrarle gracia y sale y mata a su hermano. Dios le dice: ¿Qué has hecho? ¿Cómo, no sabía Dios lo que había hecho? ¿Quién se acercó a quien? ¿Caín a Dios o Dios a Caín? Dios se acercó. ¿Qué está tratando? De entrar en razón a Caín. Ya ha matado al hermano, y aún así, le dice: “¿Qué has hecho?” Como quien dice. “Si me dices la verdad, te perdono”. Pero Caín le dice: ¿Yo soy cuidador de mi hermano, acaso? Entonces Dios le dice: Por cuanto has hecho esto, no porque yo te castigué, sino porque lo decidiste. Esa es la gracia del principio.

Entonces Satanás tiene la osadía más grande de todas: intentar pervertir la simiente de Dios.

(Génesis 6: 1-4)= Aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas, que viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron para sí mujeres, escogiendo entre todas.

Y dice Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; más serán sus días ciento veinte años.

Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre.

Toda la humanidad estaba pecando tras la simiente de Satanás. El mismo linaje de Set se pervirtió. Era sólo tipología, pero Set había nacido de voluntad de hombre y eso no era perfecto.

Los hijos de Dios teniendo relaciones con las hijas de los hombres. Este es un problema porque hijo de Dios sólo hay uno en el Antiguo Testamento, y es Adán. Para ser hijo de Dios hay que nacer de arriba. Entonces hace la distinción: hijos de Dios casándose con hijas de hombre. Esa relación perversa produce gigantes y vale la pena mencionar que eran los gigantes los que mantuvieron al pueblo sin herencia.

¿Por qué sabemos que esto es así? Sólo había un hijo de Dios: Adán. El próximo hijo de Dios, es Cristo, primogénito, y ahora es popular el término. Todo el que nace de arriba es hijo de Dios. El resto es hijo de hombres. Por eso Cristo decía: ¿Quien dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? Porque tenía que llamarse la simiente de una mujer: Varona o Varón. Dios encarnado.

No hay mención de ángeles femeninos en toda la Biblia. Y en los cinco lugares donde el término “Hijo de Dios” es mencionado en el Antiguo Testamento, siempre se refiere a los ángeles. Estos ángeles que vemos aquí, son ángeles caídos, ángeles pervertidos ya, trabajando con Satanás, buscando ya eliminar la promesa de la simiente. Y para pervertir todo lo que era hijo y venía de parte de Dios, co-habitaron, se manifestaron con cuerpo, abandonaron su lugar, nunca volvieron a ser espíritu, se rebelaron a su dimensión, se quedaron en la tierra y tuvieron hijos con hijas de hombres. Una perversión satánica. Hay personas, en el evangelio, extraídas del satanismo, que revelan haber tenido sexo con Satanás.

(2 Pedro 2: 2-4)= Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme.

Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio.

Aquí dice que llegó el tiempo en que Él los juzgó y aprisionó. Me pregunto, después de leer esto, por qué es tanta la gente, todavía, que descree del infierno y el castigo eterno. ¿Es tanta la fuerza de los argumentos mentirosos satánicos?

(Judas 6-7)= Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día; como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquellos habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno.

Dice que los ángeles abandonaron su dignidad. Esto es: su función, su espíritu. Que abandonaron su morada, es decir que se manifestaron, y cuando se refiere a Sodoma y Gomorra, habla de “como”, es decir: igual que, o igual que sucedió en…

La osadía de Satanás de obtener un semen falso. Satanás no se puede procrear. No es creativo; no puede crear simiente. Lo que sí puede hacer, es tomar a uno que sí tiene poder de procreación y simiente, y pervertirlo causando que la simiente de Dios se pervierta y carezca de propósito. Es decir: Rebelión. Su enemigo es el misterio de la iniquidad. ¿Por qué? Porque rebelión, es la simiente de Satanás.

Satanás quiere pervertir su sangre y engrandecer su carne. La perversión de Satanás siempre produce carne grande, gigantes. Ego, Yo, Humanismo: producen gigantes en la tierra. La glorificación de la carne es el centro del humanismo y el liberalismo en la tierra. La glorificación de la carne es el espíritu de iniquidad que ya opera en nosotros. En Tesalónica se le dijo que ya estaba en acción. En 1 Juan 3:8 dice que: El que practica el pecado, es un diablo. Si usted cae, se le perdona, pero si lo practica, es un diablo. En Apocalipsis dice que el dragón y la serpiente antigua hacen guerra con los que guardan el testimonio. Pero en Corintios dice que le vamos a entregar el reino, la autoridad, el dominio de nuestra conciencia. El Reino de Dios, tiene que ser entregado a Dios.

David es el prototipo. Le trataron de dar la armadura tradicional y religiosa, y no funcionó. El dijo: ¡Al diablo con la costumbre, con la tradición; dame la roca! Dame a Cristo. Y le partió la cabeza al diablo. Siendo Goliat un gigante tan grande, ¿Cómo no le dio en otro lugar? Tipología: La Simiente de Dios herirá a la simiente de Satanás en la cabeza.

David con la armadura tradicional no podía moverse. Dijo: “Esto me traba, me obstaculiza, me molesta, no me deja mover con libertad”. Se la sacó y tomó cinco piedras (Que son los cinco ministerios: apóstol, profeta, evangelista, pastor y maestro) y golpeó a Satanás en la cabeza.

¿Qué le dijo al final? ¿Le dijo: te voy a matar porque eres malo? ¿O le dijo: te voy a matar porque te lo mereces? O: ¿Te voy a matar porque soy mejor y más bueno que tú? No. En absoluto. Nunca dijo tal cosa. Le dijo: Te voy a matar porque eres incircunciso, corruptible. Yo soy incorruptible. Yo tengo pacto con Dios, y tú no lo tienes. Si él pudo, es todo lo que usted necesita. Tirar las rocas del hades en contra del espíritu de la rebelión.

Una rebelión no significa que usted rompe sillas o que patalea. La peor rebelión es la silenciosa. Oír la verdad, y no hacerla. Todo lo que se opone a Cristo, es anticristo. El que no congrega, desparrama. O está usted en el propósito, o está en pecado. Porque pecado, en el original, es la palabra AMARTÍA, Y SIGNIFICA: “No Dar en el blanco”. No significa adulterio, que parecería ser el único pecado dentro de la iglesia que nos preocupa. Veamos para ilustrar, cual es el trato de Dios con los adúlteros y los fornicarios: los amaba, los ministraba. En cambio, a los fariseos, a la iglesia religiosa, les decía: ¡Víboras! ¡Ladrones! ¡Hipócritas! ¡Sepulcros blanqueados! ¿Usted quiere saber lo que es pecado? Pecado es saber qué hacer y no hacerlo. Eso es considerado como REBELIÓN. Es nuestro enemigo más grande. La simiente de Satanás sólo se procrea a través de la simiente de Dios. Es tiempo de cerrarle la puerta a Satanás y darle señorío a Dios.

Comentarios o consultas a tiempodevictoria@yahoo.com.ar

enero 1, 2015 Néstor Martínez