Estudios » Crecimiento

Conceptos Para el Cambio

Hemos venido hablando, en otros trabajos, de palabras muy caras al sentir de cualquier congregación de todas las que constituyen la iglesia del Señor. Visitación, Avivamiento, Reforma, han ido pasando por el tamiz de las evaluaciones, de las consideraciones y hasta de las discusiones. Lo que ocurre, es que el avivamiento crea nacionalismo, en tanto que una reforma, crea una generación entendida. Un avivamiento es como pintar su vivienda, mientras que reforma es renovar el fundamento de la casa. El avivamiento despierta al dormido en una iglesia mundana y secularista; una reforma desmantela la mentalidad secularista, materialista y egocéntrica.

Aquí vamos a considerar a Josías y ver como nos va a hablar Dios a través de los patrones de estos tiempos. Josías y todos los reyes del Antiguo Testamento representan una voz apostólica. Es una voz de reforma. Al igual que los tiempos de Juan el Bautista, hay un reformador poniendo el rostro. Josías también. Usted lo vio allí, desenterrando huesos de gente religiosa.

Cuando Josías llega al trono, hay cincuenta y siete años de idolatría. Exequias fue el último reformador formidable. Manasa reinó después de él, cincuenta y cinco años, Amán reinó dos años, después. Cuando Josías llega al trono, con ocho años de edad, venía con cincuenta y siete años de idolatría en la iglesia. Es decir: en toda su vida, él sólo ha visto religión.

La última reforma antes de la cautividad de Babilonia fue la de Josías. Josías fue un tremendo reformador, pero aún así el pueblo fue cautivo de Babilonia. Cuando leemos la Biblia con esta mentalidad es cuando vemos la esencia de lo importante.

Si la verdad de Dios ha sido tapada por dogmas de hombres, lo que necesitamos es una reforma, no un avivamiento. Si la espada del Espíritu ha estado en las manos de los hombres en lugar del propio Espíritu, necesitamos una reforma, porque el hombre no va a soltar esa espada sin una guerra primero.

La guerra, sin embargo, no es con espada ni con ejército. Es con una palabra que se levanta y que juzga lo que existe. Nuestra guerra contra posiciones religiosas no es personal ni de ataques personales, sino levantando una verdad que hace que las otras desaparezcan por falta de sustento.

Vamos a dividir esto en dos. Nº 1: El Carácter del Hombre. ¿Quién es el hombre que Dios va a usar en la reforma? ¿Qué tipo de hombres y mujeres está buscando Dios en la reforma? Está buscando gente con un deseo divino que precede si existencia. Josías tiene ocho años de edad, pero está operando en un celo que es mayor de edad que él. Está operando en una palabra que lleva más tiempo que el vivo.

(1 Reyes 13: 1)= He aquí que un varón de Dios por palabra de Jehová vino de Judá a Bet-el; y estando Jeroboam junto al altar para quemar incienso, aquel clamó contra el altar por palabra de Jehová y dijo: altar, altar, así ha dicho Jehová: he aquí que a la casa de David nacerá un hijo llamado Josías, el cual sacrificará sobre ti a los sacerdotes de los lugares altos que queman sobre ti incienso, y sobre ti quemarán huesos de hombres.

Vemos que Josías está operando en una palabra que tiene trescientos años de edad. Su vida viene saturada de un deseo de Dios que viene de antaño. No es un mensaje aprendido en una escuela bíblica, no es un mensaje que descubrió el sábado por la noche para predicar el domingo. El mensaje que viene saturando la palabra de Josías, es una palabra de Dios de trescientos años de edad.

Al igual que Juan el Bautista, tiene el poder externo del Espíritu Santo porque no ha sido derramado aún. Consigue doblar las rodillas de todo un pueblo sin el redargüir externo del Espíritu Santo, porque venía bautizado en una palabra de cuatrocientos años de existencia a través de la voz del profeta Malaquías, que anunció que antes de que viniera el que tenía que venir, vendría otro que le prepararía el camino.

Aquella misma voz, en Malaquías, profetizó que antes del día terrible de Jehová; es decir: el día de su venida, también habrá una compañía de hombres tras el espíritu de Juan, tras el espíritu de Elías, una gente profética y apostólica que viene bautizada en una palabra de dos mil años de antigüedad.

La autoridad de este mensaje que yo le entrego hoy, no proviene de un seminario bíblico, no proviene de un ayuno anoche, no proviene de levantarme a las cinco de la mañana a orar, proviene porque Dios tiene un deseo de dos mil años de antigüedad que produce una autoridad en mi persona que redarguye todo corazón presente, diciendo: hay que preparar un corazón para la venida del Señor.

Josías operaba en esa misma dinámica. Operaba siendo niño y todo el mundo obedecía, porque lo que estaba fluyendo a través de él, tenía trescientos años de antigüedad. Hoy en día, los hombres que Dios está levantando, no son hombres graduados en seminarios, aunque sí conviene que se gradúen. Lo que le da a usted la autoridad no es el diploma, sino el estar correcto con Dios y decretar lo que Dios está diciendo en el mundo del Espíritu.

Si Dios llega a encontrar a una sola persona que fluye al mismo con Él, usted tiene que esperar a que Él termine para matarlo. Edad y aceptación no son relativos al mensaje. El mensaje es lo que es porque es un mensaje de ayer, no es nuevo. No es un nuevo mover. Es una reforma. Decretos divinos abrazados por la pasión de un hombre.

Nº 2: Una Vida sin Distorsión. Estamos hablando de qué tipo de hombres está usando Dios.

(2 Crónicas 34: 2)= Este hizo lo recto ante los ojos de Jehová,

Esta palabra, RECTO, aquí, significa: “transparente, sin perversión”. Esto significa que observa relaciones concretas: es su amigo o no lo es. Transparente. En su matrimonio, en sus finanzas. Integridad. Sin ambicionar la fama. Los grandes hombres de Dios, en la Biblia, ninguno fue famoso. ¿Por qué suponemos que andan más cerca de Dios, hoy, los que más fama tienen? Es que somos bien idólatras Y Dios quiere romper esa idolatría en la iglesia latinoamericana.

Hay gente que escribe libros no para mercantilizar, sino para informar o ilustrar la verdad presente. Esos libros no están en las librerías. Las librerías, son el producto de un sistema tan perverso como el secular en el ambiente literario y contienen material de gente religiosa que sí entienda lo que dicen estos libros jamás les van a permitir venderse.

Cuando hablo de transparencia, hablo de gente que puede presentar un corazón limpio y recto delante de Dios. Hay gente que levanta la mano y cierra los ojos en adoración y sin embargo no está postrada de corazón. Usted no tiene que preparar y luego predicar un mensaje; usted tiene que ser el mensaje. Tiene que mostrar otra cultura, otra autoridad, otro dominio. Que la gente diga: ¡Pero este no es de aquí!, para que usted peda decir: es verdad, yo estoy aquí como embajador, pero no soy de aquí.

Si usted es una cosa y el mensaje otra, pueden comprarlo, modificarlo o cambiarle a usted ese mensaje. Pero si usted es el mensaje, nadie lo va a poder destruir. Es por eso que para destruir este tipo de mensaje, la única posibilidad es desacreditar al que lo trae. No consiguen nada, pero confunden a mucha gente y retrasan un poco el efecto. En suma: Gente que no se corrompe.

N º 3: Una Vida sin Distracción. Fíjese que el mismo verso 2, dice que: anduvo en los caminos de David su padre, sin apartarse a la derecha ni a la izquierda. Una vida sin distracciones; que es motivada por enfoque y visión, no por entretenimiento. NO tiene tiempo para conocer gente si la gente no está interesada en la verdad. No hace política. No mira ni a la derecha ni a la izquierda. Yo no tengo tiempo de leer materiales que no hacen a la visión de Dios para este momento. Los números uno en venta, hoy, son las novelas cristianas, que son psicología y manipulación satánica en la iglesia. Es que si no le llamamos lo que es, usted no le va a tomar respeto y temor, pero esto es lo que es. Los libros de estudio, en Latinoamérica, se venden a un dos por ciento; las Biblias a un treinta por ciento y la música, a un doscientos por ciento. Eso para que vea usted adonde está la mente del latino, hoy.

Los vendedores de las librerías saben muy bien qué es lo que se está vendiendo y qué es lo que realmente sirve. Sólo que en las góndolas tienen que colocar lo que se vende, no lo que sirve. Por eso hay un ochenta por ciento de espacio ocupado por la música y un veinte por ciento por libritos religiosos. La gente no lee demasiados libros, la gente consume música.

El cincuenta por ciento de la música grabada, llamada cristiana, pertenece a grupos seculares que se han metido en el mercado discográfico cristiano porque saben que la gente los va a comprar, porque nunca rebuscan para ver cuál es la verdad. ¡Esa es la iglesia que dice que está en avivamiento!

El gran secreto está en tener visión, tener enfoque; relacionarse con gente con un mismo enfoque, no con gente que nos conviene porque es influyente. Hay gente que ha sido moldeada por Dios – y lo sigue siendo, cada día -, que es muy distinta a la gente que trata de meter a Dios en su agenda. Gente sin distracción. Gente que entiende que su matrimonio, su familia, sus hijos, sus finanzas, son todos recursos que Dios le ha dado para cumplir con lo que Dios quiere en este tiempo.

Hombres sin distracción. Como Juan. Juan predicó “arrepiéntete”, en el desierto; “arrepiéntete” en el Jordán. Un día le cambiaron la audiencia. Fue al palacio del rey. Pero no cambió su mensaje: allí también predicó “arrepiéntete”. Le costó la cabeza.

N º 4: Hombres que respetan y extraen los Valores del Pasado. Esta es un poco la síntesis y el símbolo de los hombres que Dios está usando. Josías andaba desenterrando huesos de gente religiosa. Tremendo pastorcito el muchacho. Pero mire dentro de la violencia que incluye la mentalidad reformista, mire lo práctico y la atención al detalle que fluye a través de este ministro.

(2 Reyes 23: 15)= Igualmente el altar que estaba en Bet-El, y el lugar alto que había hecho Jeroboam hijo de Nabat, el que hizo pecar a Israel; aquel altar y el lugar alto destruyó, y lo quemó, y lo hizo polvo, y puso fuego a la imagen de Asera.

(16) Y se volvió Josías, y viendo los sepulcros que estaban allí en el monte, envió y sacó los huesos de los sepulcros, y los quemó sobre el altar para contaminarlo, conforme a la palabra de Jehová que había profetizado el varón de Dios, el cual había anunciado esto.

Note que él viene ministrando de acuerdo con los patrones extraídos del pasado, de historia profética. El que lo está viendo hacer lo que hace, podrá decir: se volvió loco este muchacho, mire lo que hace! Pero el que estudia un poco conoce muy bien el fundamento, la base y las causas, por las cuales él hace lo que hace. Hoy sucede lo mismo. “¡Este hombre está loco! ¡Mire lo que anda predicando!” Pero sólo indagando un poco en el pasado, usted se dará cuenta que no es así.

(17) Después dijo: ¿Qué monumento es este que veo? Y los de la ciudad le respondieron: este es el sepulcro del varón de Dios que vino de Judá, y profetizó estas cosas que tú has hecho sobre el altar de Bet-El.

Es decir que con esto podemos ver que este no estaba solamente desenterrando huesos; estaba leyendo los nombres de los dueños de los huesos que desenterraba. Por eso se detuvo y dijo: un momento; acá hay algo diferente.

(18) Y él dijo: dejadlo, ninguno mueva sus huesos; y así fueron preservados sus huesos, y los huesos del profeta que había venido de Samaria.

En medio de todo lo que se está destruyendo, no destruye lo que no pierde valor con el tiempo. Eso le da a usted seguridad que no va a perder la palabra de Dios; sólo lo que agregó el hombre. Viene rompiendo todo lo que es tradición, pero no fundamentos bíblicos. Viene destruyendo todo lo que fue errado, pero no la palabra sagrada del pasado.

No estamos destruyendo santidad ni el poder del Espíritu Santo; no estamos destruyendo la fe ni la prosperidad; sí estamos destruyendo todo lo que es extremo de cada uno de esos niveles. Y todo lo que es religión, legalismo, control, ignorancia y falta de propósito en el pueblo de Dios.

Estamos redefiniendo lo que es el ser humano. Estamos exaltando la calidad del ser humano en la iglesia. Estamos preparando una generación práctica, por dentro y por fuera; que tenga más para disponer al Espíritu Santo para que el Espíritu Santo use. Gente estudiosa, que entiende gramática, para que no erre feo leyendo la Biblia.

Hay gente que no entiende lo que la Biblia dice simplemente porque no sabe leer. Si usted se traga todos los puntos y las comas se le van a perder un montón enorme de cosas. Para algunas mentalidades antiguas, esto sería humanismo, porque sostenían que el Espíritu Santo nos usaba aunque fuéramos analfabetos. Globalmente es cierto, pero puntualmente no tanto.

Está bien, entonces, eso no se discute, es así. Pero el problema es que hoy vivimos en un mundo lleno de informática, lleno de escuela; ¿Cómo piensa usted ganárselos para Cristo? ¡¡El poder del Espíritu Santo, hermano!! Sí, pero el poder se manifiesta a través de sabiduría, de estrategia. No tiene que ser levitando a la gente y trayéndola por las narices.

Respetar los caminos. En 2 Crónicas dice que Josías anduvo en los caminos de su padre David. La palabra CAMINOS, allí, es la palabra DEREK. Es la manera, el curso o la ruta. Es decir que caminó en los principios operativos del pasado. Él averiguó sobre qué principios operaba David y sobre los mismos principios operó él. No es que caminó los mismos senderos. Todo lo que es bueno en el pasado, se preserva. Y todo lo que no es bíblico, se destruye.

Esto no es algo que destruye todo el pasado. Esto es algo que destruye todo lo que el pasado nos dio y que no era Dios. El problema es que la gente se ha apoyado más en lo que no es Dios que en lo que sí es Dios. Y entonces se siente como si alguien les estuviera moviendo el piso. Y no le gusta. Y se enoja también. Pero no escudriña para ver si eso es así. Se lo dijo el abuelito que fundó la iglesia y se acabó.

N º 5: La Manera de la Reforma. Hasta aquí hablamos del hombre que Dios va a usar en la reforma. Ahora vamos a ver cómo Dios la hace.

(2 Crónicas 34: 3)= A los ocho años de su reinado, siendo aún muchacho, comenzó a buscar al Dios de David su padre; y a los doce años comenzó a limpiar a Judá y a Jerusalén de los lugares altos, imágenes de Asera, esculturas, e imágenes fundidas.

(4) Y derribaron delante de él los altares de los baales, e hizo pedazos las imágenes del sol, que estaban puestas encima; despedazó también las imágenes de Asera, las esculturas y estatuas fundidas, y las desmenuzó, y esparció el polvo sobre los sepulcros de los que les habían ofrecido sacrificios.

(5) Quemó además los huesos de los sacerdotes sobre sus altares, y limpió a Judá y a Jerusalén.

(6) Lo mismo hizo en las ciudades de Manasés, Efraín, Simeón y hasta Neftalí, y en los lugares asolados alrededor.

(2 Reyes 23: 7)= Además derribó los lugares de prostitución idolátrica que estaban en la casa de Jehová, en los cuales tejían las mujeres tiendas para Asera.

(8) E hizo venir todos los sacerdotes de las ciudades de Judá, y profanó los lugares altos donde los sacerdotes quemaban incienso, desde Geba hasta Beerseba; y derribó los altares de las puertas que estaban a la entrada de la puerta de Josué, gobernador de la ciudad, que estaba a la mano izquierda, a la puerta de la ciudad.

(9) Pero los sacerdotes de los lugares altos no subían al altar de Jehová en Jerusalén, sino que comían panes sin levadura entre sus hermanos.

(10) Asimismo profanó a Tofet, que está en el valle del hijo de Hinom, para que ninguno pasase su hijo o su hija por fuego a Moloc.

(11) Quitó también los caballos que los reyes de Judá habían dedicado al sol a la entrada del templo de Jehová, junto a la cámara de Natan-Melec eunuco, el cual tenía a su cargo los ejidos; y quemó al fuego los carros del sol.

Y así sigue haciendo una serie de cosas hasta que en el verso 30 vemos detalles sobre la muerte de Josías. En todos estos textos, vemos tres cosas:

1)= La manera de la reforma. Es una guerra en contra de toda posición religiosa. Una guerra contra toda forma de expresión pagana infiltrada en la iglesia, (Caso Tofet y hacer pasar los hijos por fuego como culto a Moloc) Josías destruyó los principados y potestades, por medio de decretos proféticos.

2)= Quitó a todos los sacerdotes que tenían que ver con religión. Es decir: eliminó a todo vaso viable a religión. “Pero hermano… Yo soy pacífico…” Es que usted no los tiene que tocar, Dios los remueve Él solo. Se le está cayendo la caja a la religión. Hay un cambio de guardia. Todos los vasos que siguen trayendo religión, en el sentido en el que estamos hablando, van a ser removidos.

 3)= Las casas que propalaron la religión. Ahí vemos, en esta escritura, que vino contra las casas, contra los sacerdotes y contra el espíritu. Para eso debemos instalar escuelas que enseñen y capaciten en todo conforme a los patrones del reino. De otro modo, hoy mandamos a nuestros jóvenes a seminarios bíblicos y mañana hay que reformarlos de nuevo.

Para tener una idea clara de cómo comportarse, conociendo lo que conoce y viendo lo que a veces ve, usted lo tiene a David y Saúl. David estaba ungido rey y vivía en cuevas; Saúl, mientras tanto, vivía cómodamente y con opulencia en el palacio y no estaba reconocido en el cielo. Calma. Usted ya sabe como terminó esta historia.

(Levítico 14: 33)= Cuando hayáis entrado en la tierra de Canaán, la cual yo os doy en posesión, si pusiere yo plaga de lepra en alguna casa de la tierra de vuestra posesión, vendrá aquel de quien fuere la casa y dará aviso al sacerdote, diciendo: algo como plaga ha aparecido en mi casa.

Fíjese; aquí hay un principio: acá encontramos al encargado de una casa viniendo al sacerdote y diciéndole: mira, tengo un problema en mi casa que yo no sé como corregir. Uno de los problemas que tenemos es que algunos de los porteros de la ciudad creen que pueden resolver ellos solos todos los problemas que tienen. La razón por la cual Dios tiene cinco ministerios en la iglesia, es porque existen problemas que su unción nunca va a corregir. No es que uno sea mejor que el otro; es que son diferentes. Hay problemas que si no es con cierta unción no se resuelven. Hay problemas que sólo un apóstol puede resolver. Hay problemas que sólo un profeta puede resolver. Hay problemas que el pastor, por mejor pastor que sea, no puede resolver.

Yo le puedo predicar la cruz del calvario en hebreo, en griego, en inglés o en español y no lo salva nadie. La competencia interna dentro de las congregaciones y hasta en las denominaciones se va a terminar el día que caiga la venda que ciega a muchos ojos y vean que el reino se compone de gente que se complementa porque es diferente, y no de gente que se destroza compitiendo entre sí. Tengo una mala noticia. En esta competencia, todos pierden.

Hay mucha casa dividida, de gente que está pero que no está de acuerdo. Esas son piedras dañinas que dañan a toda la construcción, la edificación. Hay congregaciones que de aquí a cinco años ya no existirán. Dios está trayendo una reforma y esa reforma arremete contra toda posición religiosa. Estamos volviendo a patrones bíblicos. Los apóstoles corregían doctrinas, corregían la casa, no de una forma legalista, pero sí firme. Lo que no es Dios no se permite.

Esto es en grandes rasgos la reforma y como ocurre. Es una guerra contra toda posición religiosa. Es lo que dice en Jeremías 1:10: Arrancar, derribar, destruir. Luego viene Plantar y Edificar. Si no se tiene la habilidad y la visión para edificar, no se tiene ningún derecho a destruir. Edificar una iglesia no es levantar cuatro paredes y tener un culto, es fundamental en el Espíritu. Los tres mil que se añadieron no cambiaron la cultura de lo ciento veinte que estaban. Una iglesia a la que no la tumben las opiniones de la gente ni las presiones financieras.

Una de las cosas que se deben hacer en medio de una reforma, es edificar a la gente de adentro hacia fuera. Mucha gente edifica de afuera hacia adentro, dándole prioridad a lo que se ve y Dios nos ha mandado a edificar lo que no se ve. A esta carrera no la gana el que llega primero; la gana el último en quedar en pie. Usted no tiene un ministerio, el ministerio es su vida.

Una de las cosas que estamos trayendo a la iglesia es un espíritu patriarcal, que elimina el espíritu matriarcal que hemos tenido por años. No me refiero a ministerios de mujeres o ministerios de hombres. Me refiero a que si tuviéramos que darle un género a la iglesia, la tendríamos que describir como femenina, porque su postura ante la sociedad ha sido femenina, no masculina. Donde las oraciones son gobernadas por mujeres, donde la intercesión está a cargo de dos o tres viejecitas, donde la iglesia se comporta con un amor que todo lo permite. Donde se carece de espíritu paternal que trae dirección y gobierno. Y esto nos llega a nosotros por trascendencia cultural. Pero la estatura hacia la cual vamos todos sin acepción ni discriminación de personas, es a la del varón perfecto.

Hay iglesias que son uniformes; usted ve a uno y los vio a todos. Todo el mundo habla igual, todo el mundo ora igual, todo el mundo se viste igual, todo el mundo tiene culto de damas el mismo día, todo el mundo tiene culto de caballeros el mismo día, el mismo seminario de dedicación infantil. Todas las iglesias son iguales. Bueno; eso no es unidad, eso es uniformidad.

Hay congregaciones, porque no puedo hablar de iglesia que es otra cosa, que operan desde una plataforma denominacional y no espiritual. Algunas congregaciones autodenominadas independientes, operan desde una plataforma denominacional y algunas que pertenecen a denominaciones, no operan en plataformas denominacionales. No hablo de organización, hablo de plataforma espiritual.

Estas historias que hemos visto dicen que ellos hicieron la obra con fidelidad. Eso habla de verdad y voluntad propia, certeza, mentalidad correcta. Gente con constancia, que se puede depender de ella. Todo esto es parte de la edificación de la casa, es parte de la reforma.

No sólo se trata de destruir, sino de construir corrigiendo errores internos, fortaleciendo a la gente por dentro. Si su mamá o su papá no saben leer, mejor traigamos a ese hermano que se ofreció para enseñarle. De otro modo estaremos haciendo una actitud del alma muy encomiable, pero usted morirá analfabeto.

Comentarios o consultas a tiempodevictoria@yahoo.com.ar

enero 1, 2015 Néstor Martínez