Estudios » Blog

Entre Doncellas y Casadas (Audio)

prisma_50-7146_1936x1152

Es indudable que si quieres tener un grupo cristiano que siente testimonio viviente y efectivo en tu medio ambiente, ese grupo deberá contar con algunas condiciones y virtudes que produzcan impacto en su sociedad circundante. Una de esas virtudes, es la Honestidad. Yo no sé cuánto hace que nadie te habla algo de ella, pero sí sé que sin ella, no hay iglesia posible. Y no lo digo porque me parezca, tenga la sensación o alguien me lo haya contado; te lo digo porque lo he visto, lo he vivido y, obviamente, lo he padecido. La falta de honestidad en el mundo secular, impío, pecador y pagano, es fastidiosa y indignante, pero entendemos que no podemos pretender demasiado de ellos. Pero la carencia de esa virtud en la iglesia, sencillamente es inadmisible. Porque si crees en un Dios justo y dices pertenecerle, de ninguna manera podrás moverte sin tener en cuenta su máxima expresión: La Honestidad.

Comentarios o consultas a tiempodevictoria@yahoo.com.ar

enero 12, 2018 Néstor Martínez