La Gran Tribulación

No. No vamos a hablar aquí de escatología ni de tiempos finales. Estamos estudiando la iglesia a través del libro de los Hechos de los Apóstoles y, de toda la escritura, salta a la vista que la tribulación jamás estuvo ausente de los santos y es muy poco probable que lo esté en nuestros días. Sin caer en el error de buscarla o provocarla para sentirse “más cerca de Dios” como hacen algunas culturas, tampoco se debe caer en el facilismo humanista de eludirla cuando llega. Jesús dijo: “Cuando tengáis tribulación”, jamás “Si llegáis a tener tribulación”. De allí que La Gran Tribulación, que no tiene nada que ver con la anunciada, es casi la hoja de ruta, la puerta de ingreso al reino de los cielos.

(Hechos 14: 1)= Aconteció en Iconio que entraron juntos en la sinagoga de los judíos, y hablaron de tal manera que creyó una gran multitud de judíos, y asimismo de griegos.

(2) Mas los judíos que no creían excitaron y corrompieron los ánimos de los gentiles contra los hermanos.

(3) Por tanto, se detuvieron allí mucho tiempo; hablando con denuedo, confiados en el Señor, el cual daba testimonio a la palabra de su gracia concediendo que se hiciesen por las manos de ellos señales y prodigios.

(4) y la gente de la ciudad estaba dividida; unos estaban con los judíos, y otros con los apóstoles.

(5) Pero cuando los judíos y gentiles, juntamente con sus gobernantes, se lanzaron a afrentarlos y apedrearlos,

Lo primero que vemos en el verso 2, es que aquellos que no creen, (y se habla de gente que está adentro), cuando se oye la verdad, terminan excitando primero y corrompiendo después, si se los deja, a los ánimos de los simples.

Ministro: es necesario que implore al Señor para que ofrezca señales y realice prodigios y milagros que confirmen con su poder el mensaje del evangelio de Cristo.

El Libro de los Hechos nos llama a una fe enérgica, que puede no resultar familiar para muchas personas. Es refrescante la acción de hombres y mujeres que creyeron a nuestro Dios, para hacer grandes cosas de una manera extraordinaria. Debemos tener el coraje de imitarlos. Estos relatos nos invitan a enfrentar los riesgos asociados a esta fe valiente.

Punto Nº 29: La Iglesia de Dios es valiente, nunca timorata, cobarde o negociadora con la corrupción. Esa es una parte de la verdad que dará como consecuencia que Dios confirme la obra con señales y milagros.

(Hechos 14: 8)= Y cierto hombre de Listra estaba sentado, imposibilitado de los pies, cojo de nacimiento, que jamás había andado

.

(9) Este oyó hablar a Pablo, el cual, fijando en él sus ojos, y viendo que tenía fe para ser sanado, (A mí me gustaría que los que descreen de las cosas sobrenaturales y limitan el evangelio a una serie de pautas morales, nos expliquen cómo vio Pablo la fe del hombre, sino a través de un don sobrenatural del Espíritu Santo llamado DISCERNIMIENTO.) (10) dijo a gran voz: levántate derecho sobre tus pies. Y saltó, y anduvo.

(11) Entonces la gente, visto lo que Pablo había hecho, alzó la voz, diciendo en lengua licaónica: dioses bajo la semejanza de hombres han descendido a nosotros.

(12) Y a Bernabé llamaban Júpiter, y a Pablo, Mercurio, porque este era el que llevaba la palabra.

(13) Y el sacerdote de Júpiter, cuyo templo estaba frente a la ciudad, trajo toros y guirnaldas delante de las puertas, y juntamente con la muchedumbre quería ofrecer sacrificios.

El culto a Zeus y Hermes (el padre y el mensajero de los dioses, conocidos entre los romanos como Júpiter y Mercurio) en la antigua Listra, ha sido comprobado gracias a la investigación de la arqueología.

Esto, que parece una barbaridad y que se comprende como cosa producto de la ignorancia del pasado, sigue sucediendo hoy día aunque con otras características. Cuando en la iglesia ocurre algo sobrenatural, inmediatamente se le adjudican poderes superiores a determinados hombres o mujeres que, instantáneamente, pasan a ser algo muy similar a dioses. Que luego, naturalmente, no serán llamados Júpiter ni Mercurio, es verdad, pero si psicología, yoga, medicinas alternativas, homeópatas, iriólogos y toda clase de humanismo que trata de opacar (dentro mismo de la iglesia) la posibilidad y factibilidad del poder de Dios.

Punto Nº 30: Iglesia idólatra no es sólo la que adora estatuas. También lo es cualquiera que pone algo, (así sea un ministerio o la mismísima doctrina) por delante del Señor.

(Hechos 14: 21)= Y después de anunciar el evangelio a aquella ciudad, y de hacer muchos discípulos, volvieron a Listra, a Iconio y a Antioquía, (22) confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.

¿Cómo se entra al reino? A través de muchas tribulaciones. Cuidado: soportar sufrimientos e incluso fabricarlos, no nos garantiza la entrada al reino de los cielos. Mas bien la entrada al reino está acompañada de persecución, que es obviamente, tribulación.

Pablo, no solamente enseñó el gozo y la paz del reino de Dios, su poder y su autoridad, la cual permite al creyente triunfar sobre el mal, sino que enseñó también que el pueblo del reino experimentaba pruebas, sufrimientos, y no siempre lograba una victoria instantánea. Una actitud triunfal y victoriosa debe caracterizar a cada ciudadano del reino de Dios, y la autoridad y el poder del Espíritu Santo se ofrece para ser utilizada y produzca resultados positivos. No obstante, Dios no prometió una vida exenta de lucha. Los apóstoles nunca enseñaron que todo sufrimiento sería evitado debido a la presencia del rey en nosotros, y el poder ministrado por el Espíritu Santo a través de nosotros.

Este pasaje nos recuerda que la victoria viene solamente librando una batalla, y que el triunfo se alcanza después de la prueba. Pretender que no sea así, es sustentar una opinión frágil y equivocada acerca del reino de dios. Quienes piensan de esa manera se rinden ante las circunstancias adversas, porque creen que estamos predestinados a enfrentar problemas y, por consiguiente, debemos simplemente tolerarlos. La Biblia enseña que el sufrimiento, las pruebas  y todas las otras dificultades humanas son inevitables; pero la palabra de Dios nos enseña también que todos nosotros podemos ser “más que vencedores”. La presencia del rey y el poder de su reino en nuestras vidas no nos hacen invulnerables ni inmunes a las luchas de la vida. Pero si tenemos la promesa de victoria, de provisión para nuestras necesidades, de fuerza espiritual para cada día, y también de sanidad, consuelo y ayuda salvadora.

Punto Nº 31: Cuando una iglesia no está recibiendo ataque alguno del enemigo, no siempre puede ser porque lo tenga derrotado. A veces es porque lo tiene infiltrado adentro comandando las actividades y entreteniendo a la gente. La Gran Tribulación, en este caso, es el precio de la evangelización.

(Hechos 15: 12)= entonces toda la multitud calló, y oyeron a Bernabé y a Pablo, que contaban cuán grandes señales y maravillas había hecho Dios por medio de ellos entre los gentiles.

La palabra MARAVILLAS, en este verso, es la palabra TERAS. Se puede comparar con TERATOLOGIA, una especie de ciencia que trata de los fenómenos naturales inexplicables. TERAS denota ocurrencias extraordinarias, prodigios sobrenaturales, presagios, portentos, manifestaciones no usuales, incidentes milagrosos que presagian el futuro más bien que el pasado, y actos que son tan raros que hacen que el observador se maravilla y se espante. TERAS aparece siempre en plural, y se le asocia con SEMEION, (señales) Señales y maravillas constituyen un balance perfecto en eso de tocar el intelecto, las emociones y la voluntad del ser humano.

La irrefutable evidencia proporcionada por el poder del Espíritu Santo desempeñó un papel significativo en la histórica decisión tomada en el concilio de Jerusalén. Esa misma irrefutable evidencia, y aunque parezca reiterativo, es lo que diferencia a los grupos auto denominados cristianos entre sí. Muchos están convencidos que un excelente templo, con butacas cómodas, buena acústica, aire acondicionado y calefacción, una hiper profesionalizada banda musical para la alabanza y la adoración, un elocuente y carismático predicador y un amplio número de miembros hacen a la eficacia, validez y presencia de una iglesia y, socialmente, no se equivocan. Cualquier pueblo o ciudad admira, reconoce y respeta a una congregación así. Pero la gran verdad está en otro plano: el mundo del Espíritu y la administración del infierno mismo, ¿Tendrán registro de ella?

Punto Nº 32: La Iglesia del Señor, más que en la tierra, debe tener autoridad en el mundo espiritual. Esa autoridad es única y se afirma inevitablemente en lo sobrenatural.

(Hechos 15: 22)= Entonces pareció bien a los apóstoles y a los ancianos, con toda la iglesia, elegir de entre ellos varones y enviarlos a Antioquía con Pablo y Bernabé; a Judas que tenía por sobrenombre Barsabás y a Silas, varones principales entre los hermanos. (El Espíritu de Dios trajo un armonioso acuerdo entre enérgicos líderes cristianos envueltos en una disensión y contienda no pequeña. Este es uno de los textos que han respaldado algunas posiciones que tienen que ver con la democracia como forma de gobierno de la iglesia. Sin embargo, más que una asamblea de corte administrativo, lo que se vislumbra aquí es a gente de un mismo sentir, cosa que no siempre se da en nuestras congregaciones contemporáneas. Pero nos muestra, eso sí, dos puntos: cada decisión de la iglesia pasará por estar en un mismo sentir, nunca por decisión unilateral de algún líder.)

(Verso 30)= Así, pues, los que fueron enviados descendieron a Antioquía, y reuniendo a la congregación, entregaron la carta; (31) habiendo leído la cual, se regocijaron por la consolación. (El legalismo siempre está acompañado de temor y servidumbre; el mensaje de la gracia representa “buenas nuevas”, y trae libertad y gozo).

(32) Y Judas y Silas, como ellos también eran profetas, consolaron y confirmaron a los hermanos con abundancia de palabras. (Judas y Silas no eran alegres muchachos con ganas de viajar y conocer mundo bancados por la iglesia, eran profetas reconocidos.)

(33) Y pasando algún tiempo allí, fueron despedidos en paz por los hermanos, para volver a aquellos que los habían enviado.

Punto Nº 33: Una iglesia misionera siempre enviará no sólo lo mejor que tiene sino fundamentalmente lo que Dios ha levantado para esa tarea, y no lo que se encuentra cerca, – por diversas razones -, del liderazgo.

(Hechos 16: 1)= Después llegó a Derbe y a Listra; y he aquí, había allí cierto discípulo llamado Timoteo, hijo de una mujer judía creyente, pero de padre griego; (2) y daban buen testimonio de él los hermanos que estaban en Listra y en Iconio.

(3) Quiso Pablo que este fuese con él; y tomándole le circuncidó por causa de los judíos que había en aquellos lugares; porque todos sabían que su padre era griego.

(4) Y al pasar por las ciudades, y les entregaban las ordenanzas que habían acordado los apóstoles y los ancianos que estaban en Jerusalén, para que las guardases.

(5) Así que las iglesias eran confirmadas en la fe, y aumentaban en número cada día.

(6) Y atravesando Frigia y la provincia de Galacia, les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia; (7) y cuando llegaron a Misia, intentaron ir a Bitinia, pero el Espíritu no se lo permitió.

Si bien a primera lectura de tipo congregacional, o sea de esas que generalmente se cumplen en nuestras reuniones, donde todo el mundo es invitado a compartir un texto que nadie escudriña, que todos leen al mismo tiempo pero que nadie entiende y que terminado el servicio nadie recuerda, estos seis versículos parecen no aportar nada que se parezca a un principio para tener en cuenta en la iglesia de hoy, hay dos aspectos que no nos deben pasar desapercibidos. Aquí, en el primer versículo, aparece Timoteo, un muchacho que se convierte en discípulo de Pablo y, más tarde, en destinatario de las dos exclusivísimas cartas que llevan su nombre. Pero fíjese que con relación a su incorporación a la iglesia, Pablo, el máximo defensor de la doctrina de la salvación por gracia, circuncidó a Timoteo (de madre judía) para poder llevarlo a las sinagogas. Esto no se haría para cumplir el ritual judío, sino como acto cristiano de condescendencia. Constituía una expresión madura de reconocimiento de que las diferencias sociales, culturales y aun religiosas, nunca se debían convertir en cuestiones más importantes que el simple mensaje de salvación en Cristo.

Eso por mi lado. Por el otro, un punto sumamente llamativo se encierra en los versos 6 y 7. Es bastante común la expresión “sentí de hacer esto” o “no sentí de hacer aquello”. La Biblia jamás habla de “sentir” en ese contexto, habla de obedecer la voz del Espíritu , lo entendamos o no, nos parezca espectacular o no. Además, jamás deberemos orar para que el Espíritu nos marque a quien debemos predicarle. El punto es que nosotros ya tenemos la orden de ir a todas partes y hablarle a todo el mundo, a toda criatura. Salvo que el Espíritu no nos permita hacerlo en tal o cual lugar o a tal o cual persona.

Punto Nº 34: La iglesia del Señor es transcultural y transnacional. No se adapta a culturas paganas fabricando sincretismo religioso, introduce la cultura del reino de Dios, pero no sistemáticamente o metódicamente, sino en sujeción al mandato del Espíritu Santo.

(Hechos 16: 16)= Aconteció que mientras íbamos a la oración, nos salió al encuentro una muchacha que tenía espíritu de adivinación, lo cual daba gran ganancia a sus amos, adivinando.

Acá dice que la muchacha esclava tenía un espíritu de adivinación. A este tipo de posesión también se le llamaba Pitón, nombre de un sitio de Pafos donde los seguidores de Apolo le rendían culto esotérico. De allí proviene nuestra palabra “pitonisa”, en referencia a las adivinas. Si algunas iglesias humanistas o super intelectuales, deciden convertir lo que dice la Biblia en un desequilibro psicológico, allá ellas. Lo cierto es que les guste a los auto denominados cristianos “serios” o no, lo que esta joven tenía era un espíritu de adivinación que, le informo, no se murió. Todavía sobrevive en algunos pseudo profesionales, licenciados en ciencias que nadie puede decir dónde se estudian y también en algunos pseudo profetas que andan por allí confundiendo a los hermanos.

(17) Esta, siguiendo a Pablo y a nosotros, daba voces, diciendo: estos hombres son siervos del Dios altísimo, quienes os anuncian el camino de salvación.

Este verso ha tenido la particularidad de causar una división entre los comentaristas bíblicos intelectuales y los ungidos. Entre las hipótesis de los primeros, se han destacado dos: una dice que la chica – de acuerdo con los textos originales – dice que Pablo y sus amigos eran siervos de UN Dios Altísimo, cosa que, – aseguran – fue lo que avivó a Pablo de su condición, tesis que no sería incoherente si no fuera que no se ha podido probar que los originales traduzcan eso. La otra interpretación adjudica a este episodio una definición que asegura que el demonio que estaba en la muchacha dijo la verdad, pero de forma burlona y Pablo, que era un hombre culto e inteligente, se dio cuenta. En fin: los comentaristas ungidos se quedan con algo mucho más simple y más bíblico: Pablo ejerció el don de discernimiento de espíritus.

(18) Y esto lo hacía por muchos días; mas desagradando a Pablo, este se volvió y dijo al espíritu: (al espíritu, no a la piba),  te mando en el nombre de Jesucristo, que salgas de ella. Y salió en aquella misma hora.

Una iglesia carente de poder de Dios y abundante en técnicas humanas de liberación, nos ha convencido de que para lograr buenos resultados “serios”, son necesarias varias sesiones de liberación. Acá la cosa es muy clara: el espíritu de adivinación que había en la chica, salió en aquella misma hora.

(19) Pero viendo sus amos que había salido la esperanza de su ganancia, prendieron a Pablo y a Silas, y los trajeron al foro, ante las autoridades; (20) y presentándolos a los magistrados, dijeron: estos hombres, siendo judíos, alborotan nuestra ciudad, (21) y enseñan costumbres que no nos es  lícito recibir ni hacer, pues somos romanos.

(22) Y se agolpó el pueblo contra ellos; y los magistrados, rasgándoles las ropas, ordenaron azotarles con varas.

(23) Después de haberles azotado mucho, los echaron en la cárcel, mandando al carcelero que los guardare con seguridad.

(24) El cual, recibido este mandato, los metió en el calabozo de más adentro, y les aseguró los pies en el cepo

Punto Nº 35: La iglesia debe tener discernimiento, sino va a caer irremediablemente en la lógica humana, y debe eludir el entrar en juicio con la justicia de los hombres, que siempre ejercitará su poder en beneficio del dios de este siglo.

Comentarios o consultas a tiempodevictoria@yahoo.com.ar

enero 1, 2015 Néstor Martínez