Conclusión

De ninguna manera esto intenta ser un Manual completo e integral de Guerra Espiritual. Apenas es una especie de ayuda-memoria, especialmente destinado a aquellos sitios en donde este tipo de informaciones no sólo no se brinda, sino que incomprensiblemente se oculta como si fuera algo malo.

Habrán quedado, indudablemente, muchas cosas sin tratar y una enorme serie de pormenores que no han sido tocados. Pero es menester saber que este trabajo se ha realizado en base a información general, literatura específica y algunas experiencias de personas que han actuado en este tipos de ministerios.

Es nuestra oración que sirva, esencialmente, para que cada hermano en Cristo que acceda a él, entienda que llegado el caso, tiene la total y absoluta autoridad, – por lo menos -, para atar y sujetar la manifestación de un demonio en el bendito nombre de Jesús, sin que ello le de autorización para dedicarse a buscar endemoniados para liberar, cosa que no hizo ni siquiera Jesús.

Cualquier elemento que aquí haya sido incluido y que personas con mayor experiencia entiendan que no es correcto, le rogamos tenga la bondad de hacérnoslo saber con documentación o pruebas contundentes e inmediatamente lo eliminaremos. Del mismo modo, si hubiera alguna otra cosa a tener en cuenta o “técnica” de liberación no descripta aquí, sería de enorme bendición que nos lo informaran para, – en este caso -, agregarlo al material presente.

Dios bendiga a cada uno y le otorgue, – llegado el caso – la total y absoluta victoria frente a todo espíritu maligno, dejando en evidencia que el poder que está en nosotros es mayor a cualquiera que el enemigo intente oponer. Amén.

Comentarios o consultas a tiempodevictoria@yahoo.com.ar

enero 1, 2015 Néstor Martínez