Estudios » Estrategia

Informe de Operaciones Bélicas

(Mateo 12: 43-45) = Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo, y no lo halla. Entonces dice: volveré a mi cada de donde salí; y cuando llega, la halla desocupada, barrida y adornada. Entonces va, y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrados moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero. Así también acontecerá a esta mala generación.

Estos pasajes son muy ilustrativos, para ver el comportamiento de los demonios. Y acá dice que ellos andan por “lugares secos” cuando no están ocupando el cuerpo de una persona. Pero se nota que a ellos no les gusta nada andar por esos lugares secos, porque dice que no hallan descanso allí. Por eso buscan cuerpos humanos, porque los cuerpos humanos ofrecen humedad y tibieza ideal que les sirve para acomodarse bien. Algo interesante que encontramos aquí, es que después de vagar un demonio buscará volver al lugar de donde salió. Siempre un demonio que haya sido expulsado, intentará volver al lugar de donde fue expulsado. Pero hay una condición básica para que lo logre: su antigua casa, tiene que estar: 1 – Desocupada. 2 – Limpia. 3 – Ordenada.

Primero dice Desocupada. Veamos: ¿Cuánto esta desocupada una casa? Simple: cuando no hay nadie adentro. Y eso quiere decir en términos espirituales que, cuando llega el demonio otra vez a esa casa, no encuentra a nadie en ella, es decir que el Espíritu Santo que debía estar ahí, no se encuentra. No mora allí el Espíritu Santo y tampoco otra clase de demonio, está desocupada. Pero, además, dice que está limpia y ordenada, lo cual nos quiere decir que está en condiciones habitables. Una casa limpia y ordenada, es habitable, es deseable. Normalmente estas condiciones se dan en personas que habiendo sido liberadas, después no se comprometieron con el Señor, no hubo cambios en sus vida, no oraron, no se alimentaron de Su Palabra, nada. Es decir: ¡La casa está limpia! El resultado de todo eso, es que ese demonio que salió vuelve, y lo hace acompañado de otros siete (Número de lo completo, significa “todos los que sean necesarios”) peores.

Es decir que, llevado al día a día natural, si no se produce un claro crecimiento espiritual, de hecho y por lógica consecuencia, habrá una evidente decadencia. La vida espiritual avanza o retrocede, nunca está en lo que en conducción de vehículos llamamos “punto muerto”. Debes subir. Si no subes, es porque bajas, así de claro. Si hoy no estás un poquito mejor que ayer, lo más probable es que estés un poquito peor. Por ese motivo es que siempre se aconseja ser muy diligentes y cuidadosos con nuestra vida espiritual. Es mucho más que ir a un sitio a decir amén cada quince minutos.

Mira; especulemos un poco. Pensemos en una persona que está metida en un vicio, cualquiera de los más arraigados que conoces. Alcohol, tabaco, drogas. Yo no estoy diciendo que si esa persona es liberada del demonio que lo impulsa a ese vicio luego éste, cuando salga, irá y regresará con otros siete peores. No quiero enseñar que eso ocurrirá exactamente así. Lo que sí es una realidad, es que es muy probable que, si no llena ese hueco que tiene dentro con el Espíritu Santo, es muy probable que las cosas vayan empeorando. Es lo que sucede cuando las personas no quieren dejar su vida de pecado. ¿Cómo sería eso? Un ejemplo: una persona va a ser liberada del vicio del tabaco. Se le practica la liberación y eso lo limpia por un tiempo, pero el problema radica en que él no quiere ni le interesa cambiar, se siente a gusto así.

Entonces vuelve al tabaquismo, y eso abre una enorme puerta espiritual por la que sale un simple vicio, débil y fácilmente desechable, para que entre un espíritu de tabaquismo, que es una entidad mayor y no tan sencilla de echar fuera. Sobre todo porque ni bien se instala en esa persona, de inmediato invita a sus “socios” a instalarse con él. Y ahí llegan Alcoholismo y Drogadicción, y ambos traen indefectiblemente la presencia de malas compañías. Porque las necesita para poder consumir todo eso de un modo que parezca compartido y placentero. Nunca olvides esto. Las que son horribles son las consecuencias del pecado, pero el pecado en sí mismo jamás lo es, todo lo contrario. Si el pecado se nos presentara como horrible, nadie pecaría. Y ya hemos visto que no es así.

El paso siguiente, sería el Robo, para poder sustentar la dependencia por las drogas. Esto no es ninguna novedad y creo que hay muy poca gente que lo ignore. Pero no concluye ahí la decadencia al precipicio, al robo le sigue la prostitución. Y no estoy hablando solamente de mujeres, esto también es ampliamente sabido y conocido. Tanto así que, en muchos casos, de la prostitución, que también es un demonio, pasamos directamente a otro que es de los más duros y complicados de sacar: la homosexualidad, que en principio se adquiere para poder acceder al dinero necesario para sostener todo lo otro. Y, finalmente, la obra satánica se completa con la Perversión total. Como podemos ver, una vida atrapada por Satanás puede terminar en una decadencia tan grande, en un pozo horrendo que no parece tener fin. Satanás trabaja así con los que se lo permiten. Él sostiene que no importa lo bajo que caigas, siempre podrás estar peor. Mira este caso.

(Marcos 5: 12-13) = Y le rogaron los demonios, diciendo: envíanos a los cerdos para que entremos en ellos. Y luego Jesús les dio permiso. Y saliendo aquellos espíritus inmundos, entraron en los cerdos, los cuales eran como dos mil; y el hato se precipitó en el mar por un despeñadero, y en el mar se ahogaron.

Yo quiero que recuerdes, por otros sucesos similares anteriores, o que has visto en otros evangelios, que Jesús solamente enviaba fuera a los demonios. Sólo en una ocasión, esta, ellos le pidieron entrar en los hatos de cerdos porque, -le dijeron-, no querían ir a vagar por los lugares secos. Es más que obvio que nuestra responsabilidad es hacer lo mismo que hizo Jesús. No podemos de ninguna manera instalar un foro y debate con los demonios, lo que debemos hacer es sacarlos fuera de donde están, si es que la persona que los tiene, desea liberarse de ellos. Hay gente a la cual no puedes liberar de sus demonios simplemente porque se han enamorado de ellos. Tú los sacas fuera y nada más. Donde vayan o no vayan ellos luego, es asunto de Dios, no nuestro. Otro caso.

(Marcos 1: 23-26) = Pero había en la sinagoga de ellos un hombre con espíritu inmundo, que dio voces, diciendo: ¡Ah! ¿Qué tienes con nosotros, Jesús nazareno? ¿Has venido para destruirnos? Sé quien eres, el santo de Dios. Pero Jesús les reprendió, diciendo: ¡Cállate, y sal de él! Y el espíritu inmundo, sacudiéndole con violencia, y clamando a gran voz, salió de él.

Aquí. se nota claramente que en un mismo hombre habitaban muchos espíritus inmundos y ellos sabían muy bien quien era Jesús, por eso le dijeron que Él era el Hijo de Dios. Cuando Jesús les ordena que se callen, nos está mostrando que es muy práctico esto para enseñarnos que no debemos entrar en diálogo con ningún inmundo. Los espíritus inmundos, llamados demonios, no querían dejar la que consideraban como su casa, estaban muy cómodos allí. Como resultado de esto, el hombre comenzó a temblar y a sacudirse muy feo. He visto eso. Asusta, esa es la verdad. Si no estás bien plantado sobre tus pies de fe y confianza, asusta. Tal vez como asusta el león que ruge…aunque ya no le queden garras ni dientes… Mira esto otro.

(Lucas 10:19) = He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará.

Esta es la autoridad que pone Jesús sobre todos los creyentes. En una sesión de liberación siempre se debe someter y sujetar toda violencia y escándalo, antes de iniciar la ministración. El diablo no deberá tener oportunidad de controlar, de llamar la atención ni de manipular una sesión de liberación. Los que saben de esto un rato largo, sugieren que se le aconseje a la persona exhalar en el aliento el demonio, dentro de sus posibilidades, para que no haya escándalos, golpes o griterías. Los demonios no son seres físicos, pero frecuentemente hablan o actúan a través de las personas donde se hallan.

De hecho, las manifestaciones más comunes en una sesión de liberación son: gritar, toser, llorar, eructar, sofocarse, jadear, gemir, quejarse, estornudar, bostezar, intentar vomitar, etc. Y noten que todas estas manifestaciones implican el uso del “aliento”, que es por donde el demonio sale de la persona. la mejor manera de liberar es decirle a la persona que respire muy profundamente y deje salir el aire cuando se ordena salir a los demonios. También existen manifestaciones que son muy comunes en sesiones de liberación, y que determinan la presencia inocultable de demonios en una persona.

1 – Risa o sonrisa en los labios. Este se trata de un espíritu de burla, o espíritu burlón.

2 – La persona mueve su lengua haciéndola entrar y salir rápidamente de su boca. Este es un espíritu llamado espíritu de serpiente, pero también puede representar un espíritu de lujuria, lascivia, fornicación, adulterio o perversión sexual.

3 – Rigidez o manos tiesas, dedos, piernas, puede indicar la existencia del vicio de la masturbación o un espíritu de muerte. Eventualmente podría ser un espíritu de odio, pactos o hechicería.

4 – Manos en forma de garras: podría ser un espíritu de odio, venganza, asesinato.

5 – Mirada vidriosa ausente: puede ser un espíritu de ocultismo, legión de demonios.

6 – Ojos que dan vuelta dentro de sus órbitas: hay alguna forma de ocultismo o hechicería-

7 – Goteo de la nariz: podría indicar un espíritu de lujuria.

8 – Mirada furtiva: la persona encuentra difícil mirar de frente o abrir los ojos: podría indicar lascivia, lujuria, pornografía.

De hecho, los niveles de guerra espiritual están bien definidos y a través de su comprensión podemos entender mejor la forma de operar del enemigo, tanto en la gente como en distintas zonas geográficas. No todos los demonios operan de la misma manera en las diferentes regiones. Ni siquiera los mismos demonios tienen métodos fijos o específicos. Cambian permanentemente con el fin de engañar a quienes los detectan. Los niveles de la guerra espiritual, son tres: NIVEL TIERRA, que tiene que ver con el corazón. NIVEL OCULSTIMO, que tiene que ver con lo espiritual y NIVEL AIRE, que está relacionado con lo estratégico. Paso a detallarlos.

NIVEL TIERRA: El nivel denominado “Tierra” comprende a los espíritus de menor grado que operan sobre las personas de cuatro maneras diferentes. Aquí es donde podemos ver como un individuo es sometido por los poderes de las tinieblas afectando su espíritu, alma y cuerpo. Enajenación: Esta manifestación es la más fuerte y peligrosa, ya que la persona está controlada totalmente, o sea, que su espíritu, su mente, su voluntad y su cuerpo, son sometidos por él o los espíritus que están dentro de la misma. En este caso esos demonios operan desde el interior de la persona.

(Lucas 8: 27) = Al llegar él a tierra, vino a su encuentro un hombre de la ciudad, endemoniado desde hacía mucho tiempo; y no vestía ropa, ni moraba en casa, sino en los sepulcros.

Posesión: Esta manifestación difiere de la anterior en que el espíritu inmundo no tiene control total de la persona, sino parcial. Esto quiere decir que la misma puede tener control de su voluntad. Aquí también los demonios operan adentro de la persona.

(Marcos 9: 17-18) = Y respondiendo uno de la multitud, dijo: Maestro, traje a ti mi hijo, que tiene un espíritu mudo, el cual, dondequiera que le toma, le sacude; y echa espumarajos, y cruje los dientes, y se va secando; y dije a tus discípulos que lo echasen fuera, y no pudieron.

Opresión: (Esto es tormento). En esta forma de manifestación, el espíritu opera desde afuera de la persona afectando un área de su espíritu, de su mente o de su cuerpo. En el caso del espíritu, el desánimo, el cansancio excesivo, el ver todo negativo, son evidencia de influencias de esta clase. En el caso de la mente, los bloqueos mentales, la falta de concentración, etc. Y en el caso del cuerpo, enfermedades diversas. Es importante destacar que en el caso de los cristianos, la opresión demoníaca se manifiesta como consecuencia de puertas abiertas en su vida, (Pecado, falta de confianza en Dios, falta de perdón, temor, ira, odio, etc.) o bien porque Dios lo permite con el propósito de formar el carácter del cristiano. La diferencia entre una y otra es que si es porque Dios lo permite, es por un tiempo y siempre se termina con mayor madurez espiritual.

(Lucas 6:  18) = y los que habían sido atormentados de espíritus inmundos eran sanados.

Influencia: Esto es tentación. Esta influencia está dada básicamente en manifestaciones externas, las cuales son producidas en el entorno de la persona a través de situaciones que intentarán llevarla a pecar. También se manifiesta induciendo pensamientos negativos, perversos, etc., que de no resistirlos oportunamente, se pueden tornar bastante peligrosos. Estos tipos de manifestaciones, van más allá de tener o no tener puertas abiertas en la vida y los creyentes son el principal objetivo de la misma.

(Lucas 4: 13) = Y cuando el diablo hubo acabado toda tentación, se apartó de él por un tiempo.

Fortalezas Espirituales: Se denomina así a los patrones de conducta o estructura rígida alojadas en la mente de una persona la cual adquiere a través de distintos tipos de influencias a lo largo de la vida. Este tipo de influencias puede darse a través de espíritus inmundos, personas, cultura, tradiciones, música, televisión, internet, pecado, iniquidad, etc. Este fenómeno se manifiesta en forma individual o colectiva. Algunas formas de manifestaciones son: la religiosidad, el fanatismo, el humanismo la secularización, el ateísmo, los temores, la violencia, etc.

(Jeremías 9: 14) = antes se fueron tras la imaginación de su corazón, y en pos de los baales, según les enseñaron sus padres.

NIVEL OCULTISMO: El segundo nivel está relacionado con el ocultismo y opera a través de trabajos, maldiciones, conjuros, encantamientos, hechizos, magia, etc., y sus distintas manifestaciones.

(Hechos 19: 18-19) = Y muchos de los que habían creído venían, confesando y dando cuenta de sus hechos. Asimismo muchos de los que habían practicado la magia trajeron los libros y los quemaron delante de todos; y hecha la cuenta de su precio, hallaron que era cincuenta mil piezas de plata.

Este tipo de cosas son llevadas a cabo por brujos, magos, hechiceros, pai, espiritistas, adivinos, parapsicólogos, etc., los cuales trabajan tanto sobre personas como sobre territorios. En muchas ocasiones vemos en la calle ofrendas compuestas de elementos tales como maíz, caramelos, pochoclos, (Palomitas de maíz), bebidas, velas y gallinas muertas, las cuales pertenecen a los grupos afroamericanos como el Umbandismo. Estas ofrendas son realizadas para manifestar dos rituales diferentes: el primero es delimitar un territorio y el segundo agradecer el favor de un espíritu determinado que mora en el mismo lugar donde se encuentra la ofrenda mencionada.

Normalmente al hablar de ocultismo lo asociamos con sacrificios, pactos de sangre, danzas ritualistas, trabajos con velas de colores, etc. Sin embrgo existen otras formas de ocultismo muy sutiles que se disfrazan de ciencia o formas elevadas de espiritualidad a las que muchas personas se adhieren pensando que se trata de algo bueno para ellos, o sencillamente por la extrema tilinguería mediocre de suponer que eso enriqueces sus status. Tal ha sido y sigue siendo el caso de Nueva Era y de la Masonería, aunque de esto último habría que hablar mucho más extensamente y con documentación probatoria, es muy peligroso hablar por hablar. Un punto importante a tener en cuenta es que los grupos ocultistas encuentran gran oposición en los evangélicos y tratan de frenar la expansión del evangelio, realizando trabajos en contra de los pastores y los líderes de las iglesias, maldiciendo sus vidas.

Un caso concreto del que se conocieron de talles sobre esto, fue la convención de brujos llevada a cabo en Colombia el 31 de Octubre de 1998, donde el objetivo principal fue justamente orar en contra de los pastores y maldecirlos. Esta fecha fue elegida en concordancia con Halloween, una celebración de origen Celta, donde se invocan espíritus de muerte. Y si bien estamos hablando de muchos años atrás, es simplemente porque de esa convención tuvimos noticias reales, pero eso no quita que tales eventos se hayan seguido desarrollando y los objetivos repitiendo y ampliando.

En cuanto a personas inconversas, Satanás ha desarrollado estrategias basadas en el temor y la sugestión, motivando a muchos a depender de amuletos y talismanes y a buscar protección de los llamados espíritus guía o guardianes espirituales. en el nivel de ocultismo conocer las actividades de los grupos satánicos existentes en nuestras ciudades puede ayudarnos a entender su modo de operar y a tener mayor eficacia en nuestra oración de guerra.

Ahora bien; la forma de contrarrestar los efectos de este tipo de manifestación de las tinieblas, es orando más o menos con estos términos: 1 – Adoración, esto es reconocer a Dios por lo que Él es y por sus atributos, mucho más que por lo que puede darte o quitarte, según lo imagines. 2 – Pedir al Espíritu Santo revelación. Pedir perdón por la ciudad, pueblo, aldea o región en la que vives, en claro arrepentimiento. 3 – Tomar toda la armadura de Dios, la famosa que vemos en Efesios 6. 4 – Romper todos los trabajos realizados por el umbandismo, los hechiceros, sacerdotes de la Nueva Era, curanderos, espiritistas, parapsicólogos, etc., sobre los pastores, líderes, miembros de las iglesias y sobre tu propio lugar de residencia. 5 – Deshacer, quebrantar, todo tipo de maldiciones sobre los pastores, líderes, miembros de iglesias y la ciudad. 6 – Atar a los espíritus guías que operan a través de ellos. 7 – Pedir a Dios que el Espíritu Santo toque las vidas que habitan en tu ciudad para que tengan un encuentro con Jesús. 8 – Pedir a Dios cobertura de acuerdo con Efesios 6. 9 – Adorar a Dios en gratitud por la liberación de estas manifestaciones.

NIVEL AIRE: Esto es estratégico. Aquí es donde la confrontación toma una envergadura muy importante, ya que no tratamos con demonios, sino con principados, potestades y gobernadores. Estos espíritus reciben órdenes directas de Satanás y se les asigna el “control” de un sector geográfico específico, motivo por el cual se los denomina espíritus territoriales. Es importante destacar en este punto que los demonios son ángeles que se rebelaron en contra de Dios y decidieron seguir a Satanás y que se han sujetado a él a través de un orden jerárquico. Ya quedó demostrado en otra enseñanza anterior y por la propia palabra, que esto fue posible porque los ángeles también fueron creados, al igual que el hombre, con libre albedrío, es así que ellos pudieron decidir seguir al mal en lugar de seguir trabajando para el bien. Ángeles caídos.

Estas jerarquías, tal como lo hemos visto antes, son los principados, que son espíritus de muy alto rango, de muy alto nivel, que tratan de controlar a las naciones en base a las estrategias desarrolladas en virtud de las necesidades y el pecado de la gente. las potestades, que en este caso son espíritus de menor poder que los anteriores, y que implementan las estrategias mencionadas a través de espíritus de menor grado, los gobernadores, que son los que ejecutan las órdenes de sus superiores a través de lashuestes y estos, las huestes, que son espíritus denominados comúnmente demonios, que son los que llevan a cabo tareas encomendadas por sus superiores directamente con las personas.

La forma de ministrar con efectividad todo esto y contrarrestar de este modo los efectos de este tipo de manifestaciones de las tinieblas, es orando de esta manera: 1 – Pedir al Espíritu Santo revelación, esto es imperativo y obligatorio. Sin revelación no hay manifestación porque no hay detección. 2 – Tomar toda la armadura de Dios, la que vemos en Efesios 6 y colocársela puntualmente. Aunque en lo físico y material no se vea nada, en el ámbito espiritual la armadura es colocada y actúa a favor de quien la lleva. 3 – Pedir perdón por la ciudad, arrepentirse tomando la autoridad de representar en ese arrepentimiento a todo el caudal humano de la ciudad.  4 – Atar a los espíritus de menor grado llamándolos por sus nombres. (Ejemplo: espíritu de religiosidad te ato en el nombre de Jesús) 5 – En adoración, reconocer a Dios por lo que Él es y por sus atributos visibles e invisibles. 6 – Atar al hombre fuerte de tu ciudad. Primero deberás identificarlo. No es difícil, tiene que haber al menos una mayoría de placas o monumentos en su honor en ella. 7 – Atar a las potestades y principados de tu ciudad, identifícalos. Tampoco es difícil, bastará ver qué condición o clase de pecado es el más abundante en ella y esas serán esas potestades. 8 – Ordenarles que suelten a las personas que tienen cautivas. 9 – Adorar a Dios en gratitud porque Él se manifiesta a través de tu oración.

Es importante y necesario que sepas que, la oración de guerra, no expulsa necesariamente a los espíritus territoriales, sólo los paraliza para que la gente pueda tomar una decisión por Jesús cuando se le predica. Estos se irán cuando una gran parte de la población se convierta a Cristo. Y no estoy diciendo cuando una gran parte de la población concurra a una iglesia cristiana, aunque de pronto pueda incluirlo, estoy diciendo cuando se convierta. No siempre estas dos cosas vienen juntas. Hay veces que sí y hay otras que no. También es demasiado importante declarar todo el tiempo bendiciones proféticas sobre la ciudad, pues éstas actúan contra el poder de Satanás.

Comentarios o consultas a tiempodevictoria@yahoo.com.ar

septiembre 24, 2021 Néstor Martínez