Estudios » Crecimiento

Simplemente: La Fe

Si me dejara guiar por las estadísticas de los controles internos de mi página, y considerando la cantidad de ingresos y el interés demostrado por los seguidores respecto a un determinado tema, te aseguro que debería hablar cada semana del alma y sus pormenores emocionales, sentimentales o de nuestra mente o voluntad. Sin embargo, no puedo ni debo grabar lo que a mí me parece que está bueno, ni tampoco lo que los hermanos piden o necesitan.

Debo hablar de lo mismo que está hablando mi Padre hoy. Porque al hacer esto, estoy ministrando con las mismas perspectivas conque ministró Jesús. Y si Él dijo que lo que él hizo nosotros haríamos, y aún mayores cosas, porque Él iba al Padre, para que eso sea cierto, deberemos estar en total dependencia y obediencia a la voz de Su Espíritu. Y ese Espíritu, el Santo Espíritu de Dios, hoy me ordena hablar de un tema que no sé cuántas veces habré tratado, aunque en mi ser íntimo tengo la sensación que muy pocas o ninguna: La Fe.

Estamos viviendo el cumplimiento de las palabras proféticas del apóstol Pablo a Tito, a Timoteo, a la Iglesia de los Corintios, de los Tesalonicenses. En estos días llama la atención con qué facilidad se sustituye La Fe, cuán fácil es, con los mecanismos que ya están insertados en la sociedad y con lo sofisticado de la filosofía humanista, que ya ha tomado gran parte de nuestro planeta.

Por esto encontramos sentido al cumplimiento de la advertencia profética del apóstol Pablo. Hace treinta años atrás, leer esta Escritura resultaba un poco difícil de entender en el contexto en que se vivía, veinte años atrás, se sospechaba ya, pero en nuestros días quien no entiende las epístolas proféticas de Pablo a Timoteo, 2º de Timoteo capítulo 3, Tito, Judas y 1º y 2º de Pedro, es porque no está compenetrado en la tragedia espiritual por la que atraviesa nuestro planeta. Es como si dijéramos: está afuera de nuestra realidad cotidiana.

En el entorno en que vivimos, comprobamos que La Fe es sustituida por muchas cosas terrenales; aún en aquellos lugares donde el confort es habitual y no hay necesidades humanas, se “perdió la fe”.
La iglesia del Señor debe recibir esta palabra profética que es como una antorcha que alumbra en un lugar oscuro a la cual -dice el apóstol Pedro- “hacéis bien en estar atentos”. Esta palabra ilumina a aquello que no se sabe qué es.

Compartimos este tema con temor y respeto porque toca las fibras más íntimas de la vida del creyente, en cuanto a La Fe. En el capítulo 11 de Hebreos, versículo 6 está puesto deliberadamente allí, que Sin fe es imposible agradar a Dios. En el versículo 1, Es pues, la fe, la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

Muchas palabras andan girando alrededor del mundo para atenuar esta realidad. Pero la Escritura dice claramente que donde no hay fe, es imposible agradar a Dios. Cuidado con esto: no dice que sea difícil, o complicado, dice que es Imposible. ¿Entiendes el significado de la palabra imposible, verdad? Y luego añade que Es necesario que el que se acerca a Dios, crea que le hay y que es galardonador de los que le buscan.

De acuerdo a lo que nos dicen las Sagradas Escrituras en cuanto a La Fe, no es poca la advertencia de vigilar este don tan hermoso que nos abre las puertas al crecimiento y al conocimiento de Dios. Porque La Fe, recuerda, aprende y entiende, es un don de Dios y no algo que el hombre pueda adquirir por allí. Todo lo que el hombre llama Fe fuera de Dios, apenas es creencia humana, carnal, incrédula y pagana, además de impía y pecadora.

Si tengo que mencionar, ahora, tres cosas están peleando, luchando, contendiendo hoy, contra La Fe, tengo que hablar de: La fe peleando contra las fórmulas, (Por supuesto, esto siempre dentro de las iglesias, de las congregaciones). La fe luchando contra programas humanos, muy bien intencionados, pero humanos ciento por ciento. Y La Fe luchando contra sistemas. Y te recuerdo que sistema, en muchos textos bíblicos, está escrito con la palabra Mundo.

Cuando La Fe no habita o no fluye, o no tiene injerencia en todo lo que el creyente hace en cuanto a las cosas del Señor, aparecen por lo menos estas tres cosas que te acabo de mencionar, con el agravante de que ninguna de ellas agrada a Dios. Aparecen las “fórmulas”. Las prácticas mágicas ocultistas no están tan distantes de las fórmulas que usamos los creyentes cuando no hay Fe.

Usamos “programas” -que si bien muchos podrán decirme, y tal vez en principio lo acepte, que son necesarios- nunca pueden estar por encima de La Fe. Por supuesto en las iglesias, antes de celebrarse los cultos, los músicos, los que dirigen, entre otros, se preparan teniendo en cuenta lo que sienten en sus corazones que deben hacer. Nadie podría censurarles mínimamente esto.

Sin embargo, nadie parecería tener demasiado en cuenta que Dios puede dar “avances” de lo que puede pasar en un culto. No hay nada de malo en traer nuestros programas, pero muchas veces el Espíritu Santo de Dios se mueve de una manera que parece decir: “Hoy, estos programas no los voy a usar”. ¡Entonces la realidad nos muestra que tienes que estar sensible a lo que Él dice! ¡Tienes que tener fe que es el Señor, el Espíritu y que te mueve a hacer lo que Él quiere! Pero si la fe no fluye cuando Dios habla y mueve con Su Espíritu… entonces hay “programa”.

Los sistemas, cada día son más sofisticados, y tan sofisticados que rodean, que es como decir camuflan, o directamente disfrazan ciertas cosas que hasta te hacen dudar. Hoy la ciencia ha tomado en sus manos las fórmulas, los programas y los sistemas…. y muchos se han desviado de la fe.

Sabemos muy bien que en la consejería pastoral, se ha notado que personas que han entrado en decadencia y en raquitismo espiritual, ha sido por haber abandonado la fe y abrazado “sistemas”, “programas” y “fórmulas”. Y es más que obvio que a eso no lo hicieron porque se les ocurrió de un momento para el otro esa feliz idea, sino porque alguien con mayor relieve se los sugirió o directamente ordenó.

Recuerda siempre que si el Espíritu de Dios no está alimentando La Fe, y como consecuencia de ello, La Fe no está fluyendo, es imposible agradar a Dios. Me pregunto y te pregunto: si no estás agradando a Dios por causa de tu carencia de fe reemplazada con programas humanos, ¿De qué Dios estás hablándole a la gente y qué esperas que Él haga contigo?

Para quien lea la Biblia con un mínimo de prolijidad y cuidado, verá que hay tres cosas más que aparecen en las Sagradas Escrituras -antes de introducirnos en el consejo bíblico- que respaldan esto: Dice que naufragaron de la fe, que se desviaron de la fe y que apostataron de la fe. Son tres calificaciones contundentes, claras, específicas, disímiles y precisas.

Pero, atención con esto: no se llega de una a otra así nomás. Pero permíteme decirte algo, amado hermano: Si quieres mantener viva la vida de Dios dentro de ti, tendrás que abrazar La Fe, por más pequeña que sea y tendrás que moverte por fe aunque todo lo que está alrededor de ti quiera destruirla.

Actualmente están las “fórmulas” -como dice la Escritura: En el nombre de Jesús, el que predica Pablo-, los “programas” y todo el espectáculo… porque detrás de todo esto donde el Espíritu Santo no obra está la “carne”, la organización humana y en el nombre de Cristo hacemos unos programas que consideramos maravillosos, pero el Espíritu Santo está afuera y no se puede “exhalar el perfume de Cristo” porque la realidad del culto es dar honor y gloria y que el Espíritu de Dios encienda todo lo que allí se hace (canciones, mensajes, ofrendas, etc.) Dando así honor y gloria al Padre. Si esto no ocurre, hay reunión de personas, no culto a Dios. ¿Más duro? No es iglesia, es club religioso.

Los “programas”, con la tecnología moderna, son cada vez más sofisticados, pero el Espíritu de Dios muchas veces no está en estos “programas”, está afuera. Sin fe es imposible. Aquel que cree que la tecnología, a través de sus avances electrónicos va a mejorar la presentación y desarrollo del culto está equivocado.

La Fe mejora todo lo que toca. Ningún sistema, fórmula o programa puede mejorar la fe. He conocido a personas viviendo en medio del campo, en sencillez de vocabulario y conocimientos y Dios está con ellas porque simplemente tienen Fe. No tienen “sistemas”, no tienen “programas”, no tienen “tecnología”, no tienen nada. Si tienen una precaria guitarra… ¡Con ella alaban a Dios! ¡Y el Espíritu Santo obra! ¿Qué ocurre? ¡Hay fe!

¡Gloria a Dios por la tecnología!… pero la tecnología tiene que estar al servicio del Espíritu Santo y de la fe en Jesucristo, y del obrar del Espíritu de Dios. Lo mismo ocurre en la vida personal -lo que haces, lo tienes que hacer en el nombre del Señor y por fe. Todo progreso en tu vida cristiana lo lograrás por Fe, porque si no abrazas la Fe en todo lo que emprendes, y necesitas tocar y ver y que te den la garantía y seguridad, (Si no, no lo haces) esto muestra dos cosas: la primera, que no eres convertido, o la segunda, que eres un niño.

Porque la Escritura dice: “por fe andamos, no por vista”. Pero en este siglo, donde todo se maneja por medio de aparatos, apretando botones… (Pronto vamos a apretar el teclado de la computadora y aparecerá en el monitor un programa que pretenderá hacernos salvos sin nuestro compromiso personal -haz la oración del pecador… el renunciamiento… di “acéptame”… te registran en el Libro de la Vida… y aún dicen que pueden limpiar la conciencia…)

La Escritura dice que el justo vivirá por Fe y el que retrocede no agradará mi alma.
Por eso, estas tres cosas (Sistemas, programas y fórmulas) son muy comunes en nuestros días donde tenemos tanto al alcance de la mano… y de pronto cuando no funciona la Fe, echamos mano a un “sistema” (tipo teléfono).

Tu comunión personal con Dios no depende de tu Compañía de teléfonos, depende de tu corazón.
Dice que algunos naufragaron. Esta palabra significa que “venían encima de” cabalgando o navegando encima de la fe y se les derrumbó. Y cuando naufragan de la fe, ¿Qué les queda?, “sistemas”, “fórmulas”, “programas”, “recuerdos”, “moldes”. Leamos lo que dice Pablo:

(1 Timoteo 1: 19) = Manteniendo la fe y buena conciencia, desechando la cual naufragaron en cuanto a la fe algunos.

Me gustaría detenerme un segundo en el término utilizado por Pablo: naufragaron. Él vivió esa experiencia y sabía muy bien de lo que estaba hablando. Un naufragio no es algo de lo cual, mayoritariamente, se salga con vida. Además, se pierde todo y no hay forma de volver a fojas cero y comenzar de nuevo. Un naufragio es un buque al fondo del mar y punto.

(1 Timoteo 6: 20) = Oh Timoteo, guarda lo que se te ha encomendado, evitando las profanas pláticas sobre cosas vanas, y los argumentos de la falsamente llamada ciencia, (21) la cual profesando algunos, se desviaron de la fe. La gracia sea contigo. Amén.

Aquí cambia y utiliza el otro término, Desviaron. ¿Qué cosa es desviarse. Simple: ir en una dirección y, de pronto, sea por la causa que fuere, desorientarse y tomar otro camino que, inexorablemente, te lleva a otro lugar. Un arquero arroja su flecha luego de apuntar con mucho cuidado al blanco. Peo el disparo por alguna razón sale defectuoso y, desviándose, erra el blanco. ¿Sabes cómo se dice eso en griego? Amartías. ¿Sabe cómo se traduce? Pecado.

Habla de los que se introdujeron en la “mal llamada ciencia”, los que creyeron en todo esto…
Y no te estoy diciendo que la luz, la electricidad y su utilización por el hombre y el andar en automóvil y otros inventos y descubrimientos sea algo malo, dañino para el alma o el espíritu; simplemente digo que hoy la ciencia, está ofreciendo alternativas para sustituir la fe.

Es por esta causa que el Señor Jesucristo dijo en su momento: Cuando venga el Hijo del Hombre, ¿Hallará fe en la tierra? Porque la tierra estará llena de “programas”, “sistemas”, “fórmulas”, y ahora también “ciencias alternativas”. Y atención con esto: El Señor está hablando a la Iglesia en 1 Timoteo, a través de Pablo. No le está hablando al mundo. Es una carta a la Iglesia de los últimos días.

En 1 Timoteo 4:1 dice: Pero el Espíritu dice CLARAMENTE que en los postreros tiempos algunos APOSTATARÁN DE LA FE, escuchando a ESPÍRITUS ENGAÑADORES Y A DOCTRINAS DE DEMONIOS”.

¿Tú te crees que estos espíritus vendrán con apariencias diferenciadas, de manera que puedan reconocerse fácilmente? ¡No! ¡Vendrán con engaño! ¡Te van a dar una réplica exacta, casi perfecta de lo real! Y te dirán: Esto es lo que el Espíritu dice ahora… Movimiento de la prosperidad, amplitud sexual, ¿Es necesario proseguir?

Tú lo creerás posiblemente, pero es ¡Falso!  Entonces es más fácil “apretar botones en los teclados del alma” que doblar las rodillas por La Fe. Hoy la cibernética ha llegado al corazón, donde van a aparecer las oraciones y devocionales cotidianos (Que hasta te hacen escuchar una oración hecha en lugar de la tuya, que debe brotar de tu corazón). Y cuando se termine el doblar de las rodillas, se estará apostatando de la fe.

Señor, ¿Hay hoy apóstatas de la fe? El Espíritu Santo responde: no cabe la menor duda.
¿Qué hace el “apostatar” de la fe? Abandona La Fe genuina y se abraza a “sistemas”, a “fórmulas”, a “programas”, a “moldes”. ¿Sabes lo que va a pasar en unos años más? Las iglesias van a estar llenas de personas por doquier que no querrán abrazar La Fe ni abandonar “sistemas”. Por dentro, no tienen fe, por fuera, no cambian las formas. Parece igual, ¿Quién lo detecta? El discernimiento de Espíritu que da Dios y el fruto. Por sus frutos lo conoceréis.

¿Cómo nos damos cuenta que una persona está en la fe? Porque obedece, porque es sumiso, porque busca a Dios, porque hace lo que debe hacer, camina en los caminos del Señor, no es un contumaz, ni es un rebelde que protesta a todo , que cuestiona todo, es una persona que refleja el carácter de Cristo.

Dijo el Señor en Lucas 18:8…pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿Hallará fe en la tierra? Pablo a los Romanos dice: el justo por la fe vivirá (Romanos 1:17) En Romanos 10:17 dice: así que la FE es por el OÍR, y el OÍR, por la Palabra de Dios. Si La Fe viene por oír la Palabra de Dios, ¿Por qué se oye tan poco de Dios?

Cada día se ven menos personas capacitadas para dar la Palabra, cada día hay menos gente para dar testimonio (Testificarle a otro), ¡Cada día hay menos maestros! ¿Qué pasa? ¡Los sistemas! ¡Los programas! ¡Las fórmulas! Y, además…los compromisos…

Si La Fe viene por el oír y el oír por la Palabra de Dios… ¡Tendría que abundar la Palabra de Cristo!
Leemos en Colosenses 3:16 La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales. Versículo 17 Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo TODO en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.
Sin embargo… les invito a escuchar (O recordar algo escuchado), ¡Enrojecemos de vergüenza por lo que oímos!

Lejos de ser cristianos, los que tales cosas dicen, expresan que en ellos no mora el Espíritu de Cristo. Por esto el Espíritu vendrá a Sion (la iglesia) y hará una verdadera revolución, revolución de vida y pondrá muchas cosas en su lugar.

Cuando el Señor dice en Mateo 6:30 en relación con la provisión diaria -que es una de las “pruebas” de la vida- Hombres de poca fe ¿No hará el Señor más que esto a ustedes que son hijos?
Les reprocha porque no pueden creerle que Él puede proveerles a sus hijos más que a los pajarillos o vestirlos mejor que el lirio del campo. Y hoy -sobre todo con los problemas de economía que tenemos en nuestro país (Argentina)- es una buena oportunidad para ejercitar Fe. (La verdad es que mucho más no nos queda).

En cuanto a la provisión el Señor tuvo que reprocharles… ¡Hombres de poca fe! ¡El Señor provee a los pájaros! Si Dios alimenta a las aves y las orienta hacia dónde deben ir, ¿cómo no va a alimentarte a ti que vales mucho más que un pajarillo?

¿Cómo piensas que te va a abandonar y vas a morir de hambre? En cuanto a las “tormentas de la vida”, leemos en Mateo 8:26 ¿Por qué teméis, hombres de poca fe? ¿Te encuentras en “tormentas”, dentro de un bote? ¿Temes? Jesucristo te dice:  ¿Por qué temes, acaso estoy durmiendo?

¿Se te mueve todo? Está Cristo dentro de tu vida y te dice: Yo estoy viviendo en ti, ¡Estoy tranquilo! Deben estar tranquilos. Señor, ¡Se “mueve todo”! ¡No mires las aguas! ¡No vivas por los síntomas! ¡No abraces los “sistemas” ni las “fórmulas”, ni los “programas”! Hay algunas personas que utilizan “fórmulas”: ¡Abracadabra! (Referencia al cuento de Aladino y la lámpara maravillosa), ¡Arroja los dados, toma todo! Y el día que el juego de la vida dice ¡Pon todo! Lloran, se quejan, se desesperan.

En cuanto a las tormentas de tu vida, ¿Te has encontrado que se mueven tus estructuras? De pronto, decimos ¡Señor! Cuidado, el Espíritu Santo te pregunta, ¿Dónde está tu fe? ¿Cómo piensas que voy a abandonarte en medio de las tormentas? ¿Un verdadero padre abandona a sus hijos en peligro? ¡No! ¡No!

¿Te cabe alguna duda que no te abandona en medio del peligro? Les digo diez mil veces: ¡No!
Dios no es un Padre que abandona cuando más lo necesitamos. ¿Dónde está tu fe, que piensas que voy a dejarte morir? -pregunta Dios. El día que esto ocurra, es porque decidí llevarte conmigo, de lo contrario, deberás seguir viviendo en esta tierra.

Hay otro pasaje que ilustra el accionar de la fe, Mateo 9:22, una mujer con sencillez dijo, si yo solamente toco el borde de su vestido, me sano (del ropaje de Jesucristo). Hacía doce años que estaba enferma. En cuanto a la sanidad de tu cuerpo y de tu alma necesitas obrar con fe para agradar a Dios y que virtud salga de Dios. Si uno no se acerca a Dios con Fe y lo único que le trae es lamento y protesta porque Dios no hace lo que le está pidiendo… ¡No va a pasar nada!

El Señor miró a esa mujer que estaba allí, acurrucada, después de haberle tocado el manto y que decía: ¡Uy, me atreví a tocarlo! El Señor dijo: ¿Qué te va a pasar? ¡Hija, tu fe te ha salvado! Y la mujer fue sanada. Deseo animarte que en todas las cosas de tu vida, en lo personal, en lo familiar, seas más atrevido en la fe y te abras paso entre aquellos que custodian, ¿Has encontrado un séquito que no te deja entrar? ¡Empuja! ¡Entra! ¡Métete! ¡Tómate del Señor!

Y estoy diciendo esto en medio de las pruebas y dificultades, desánimos, depresiones, necesidades financieras, ¡Ábrete paso! ¡Di con fe: si no me tomo del Señor, muero! Y si no tengo Fe no le puedo agradar por lo tanto lo único que me queda es esto y no hay otro camino.
Pero hoy, se está adormeciendo la conciencia de llegar con Fe porque hay “otras cosas” que se están vendiendo como cosas buenas y no lo son, ¡Son falsas! (Es similar a esas ventas apresuradas que se hacen en los trenes, medios de transportes colectivos, de mercadería muy barata de mala calidad)
En cuanto a la sanidad de tu vida, acércate con fe.

En cuanto a las pruebas, leemos en Lucas 22:32 que el Señor se pone de pie ante Pedro que ha pasado una prueba tremenda ¿Has pasado pruebas en tu vida? Algunos dicen: ¡No me hable!… ¡Gloria a Dios porque las pruebas producen paciencia!

Algunos, desesperanzados, contestan: Parece que yo sólo tengo ese don, no, no… Dios te va a dar otros dones. Escucha lo que Dios le dijo a Pedro. Él estaba lamentándose cabizbajo y el Señor le dice: “Pedro, yo he rogado para que tu fe no falte”. ¿Te falta algo? Tómalo de la plenitud de Cristo. Juan 1:16, dice: De su plenitud tomamos todos

Pero hay algo que el Espíritu Santo nos está diciendo en estos días: ¿Dónde está tu Fe? ¡Cuidado! ¡No aprietes botones cibernéticos! ¡Dobla las rodillas! No leas literatura superficial para tu alma, sin sustancia divina. ¡Lee la Biblia! Ahora hay revistas con “chistes cristianos”… muchos chicos las leen… pero no leen la Biblia. No vamos a decir que esto tiene una connotación de pecado grave, pero sí, declara que no se están nutriendo de lo más exquisito y necesario para el alma.

A ustedes; ¿Creen que les va a faltar la fe para cumplir con una promesa del Señor?
Dice: Por La Fe y la paciencia heredaron las promesas. Dios nos va a tratar, a todos nos está diciendo lo mismo. Romanos 4:20 habla de Abraham y dice que se fortaleció en Fe ¿Cómo lo hizo? Simple: dando gloria a Dios.

Deseo decir algo muy importante: ¿Vives protestando a Dios o te fortaleces dando gloria a Dios?
Si el diablo te aprieta di ¡Gloria a Dios! Y si te pisotea… ¡Gloria a Dios! Y si te oprime… ¡Gloria a Dios! ¡Yo confío en Ti! ¡Es el escudo de la Fe que apaga los dardos de fuego del maligno! Y su el diablo te envía dardos y dificultades casi imposibles de resistir… ¡Gloria a Dios! Y si te arroja a la desesperanza… ¡Gloria a Dios! ¡Resiste al diablo con la Fe!

Y si viene con mentiras… di: ¡No! ¡Escrito está! Esto es resistir. ¿O crees que te dan un balón para que hagas un gol? No te da ningún balón, te da la espada del Espíritu, y si tú no la usas, es porque no lees la Biblia. ¿Y qué le vas a decir al diablo? ¿Escrito está? ¿Dónde? (Pues tú no sabes dónde está escrito) Este es el problema de nuestra generación: no conocer la Biblia. ¿Cómo se apagan los dardos de fuego del maligno? El escudo de la Fe es la verdad de Dios, y… ¿Quién declara la verdad de Dios? ¡El que la conoce! Por eso es importante leer la Escritura y saber qué decir.

Dice la Escritura que Abraham se fortaleció en fe dando gloria a Dios, no cuestionando todo, protestando… cuando le pidió su hijo, él creyó que Dios podía resucitarlo ¡Aun después de muerto! Si Dios me lo dio… como me ama tanto… seguro que después que lo termine de matar ¡lo revivirá! ¡Esa era la fe de Abraham! (En vez de protestar y decir: primero me lo da, y ahora me lo quita)
Yo sé que no es fácil… hay situaciones muy difíciles… sobre todo en lo dificilísimo… pero cuando uno en estas circunstancias, después del aturdimiento empieza a decir ¡Gloria a Dios!, allí empieza a producirse un cambio, una obra… consolando a otros y a los que están necesitados.

Efesios 6:16 dice que debemos tomar el escudo de la fe para apagar todos los dardos de fuego del maligno. El escudo de la fe no es simplemente algo figurado, es la respuesta de Dios. La fe dice… “no es verdad, diablo mentiroso” (que Dios no me ayuda) La fe dice… “no es bíblico esto” (que tú me dices) La fe dice… “no es de Dios, esto” (es del diablo)

¡Sí, me va a ayudar! La Escritura dice: ¡No te dejaré, ni te desampararé! Siendo corregido… el diablo te dice: ¡Ya te “liquidó”! No… No… la Escritura dice: Dios al que ama, castiga. Los dardos de fuego son dardos de veneno. Recuerda, sin fe es imposible agradar. Caminar como Enoc. Dice la Escritura que antes de ser transpuesto dio evidencias de haber agradado a Dios. Por la Fe Enoc fue trasladado.

2º Corintios 13:5 (Se sabe que en realidad es la 3º de Corintios, pues la 2º se perdió) dice: Examinémonos si estamos en la fe. Capítulo 5:7 por fe andamos, no por vista. Hebreos 4:2, triste versículo. A los que mucho se les ha dado, que oyeron, vieron y escucharon… no les aprovechó, porque no oyeron con Fe.

¿Qué pasa cuando hay dos hermanos que tienen el mismo problema y en uno no pasa nada y en el otro actúa poderosamente? Este oyó con fe. El otro, escuchó un sermón más, bostezando, haciendo dibujitos… abre la Biblia para que pase el tiempo, pregunta la hora, ¡cualquier cosa! El apuro se le va cuando luego queda horas hablando afuera.

Mateo 23:23 El Señor reprocha a su pueblo, porque dejaron la justicia, la misericordia y la fe.
Digo lo mismo en el día de hoy. No hay un claro sentido de justicia. Se acepta la corrupción en muchos ámbitos como algo común (“coima”, soborno, “tírale algo”) El sentido de justicia desaparecerá… por eso, ¡Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia! ¡Serán saciados! En el mundo habrá muy poco sentido de justicia, prevaricación en los jueces, por conveniencia… la tierra se llena de violencia…

Revisemos nuestros avances y retrocesos. ¿A causa de qué, son?  Pablo le enseña a Tito, que era una persona joven, sobre los que andan en pleitos, divisiones, persisten en pecar, y enseñando cosas que son fábulas y le dice que los reprenda para que sean sanos en la fe. ¡Para que la fe no esté cimentada en sabiduría de hombres sino en el poder de Dios!

Hoy es muy común seguir la sabiduría de los hombres. El raquitismo, la anorexia espiritual se ha instalado, la falta de apetito por la Palabra de Dios. La fe viene por el oír la Palabra de Dios. Muéstrame un hombre, una mujer de fe y yo te mostraré un hombre y una mujer que oye de Dios y que crece.
Pablo, estando en la cárcel -después de solicitar la presencia de Juan Marcos- dice tres cosas: He peleado la buena batalla,  he acabado la carrera, (sin trampas), he guardado la fe.

1 Juan 5:4 Esta es la victoria que vence al mundo: vuestra fe. Lucas 17:5 Auméntanos la fe. ¿Cómo podemos hacer que la fe crezca en nuestras vidas? ¿Que aumente? obrando en consecuencia a la palabra de Dios. ¿Cómo aumentará mi fe? Jesús dijo: ¡Pedro, sal de la barca! Pero… yo no estoy acostumbrado. Va a llegar el momento en que no estarás acostumbrado y tendrás que aprender. ¡Yo estoy acostumbrado a pisar seguro!

¡Sal de la barca! De Pedro era el salir… de Jesús, el sostenerlo. ¿Quién me sostiene? -pensaba Pedro. Tenemos “flashes” donde Dios nos manda milagros por aquí, sanidades por allá para que sepamos que Dios está, pero de pronto te manda otro… y otra vez… y otra vez… como Pedro que por momentos lo hace caminar saliendo de la barca y otra vez cae, para que aprendamos a no mirar para abajo sino hacia arriba, donde está sentado Cristo que es el autor, el consumador de la fe. Cuando esto actúe, habrá obras.

La fe se traduce en obras, obras de Dios. La fe sin obras es muerta. Pero el que quiere agradar a Dios debe revisar su fe, si la está abrazando o si tiene colgada la cadenita, la pulserita de los mejores sistemas, CD, videos, mp3, las mejores computadoras… El Espíritu está diciéndote a ti: examínate.

Dios va a empezar a hacer cosas pequeñitas en la vida de cada uno para que se animen a creer que si tocan el manto del Señor van a empezar a ocurrir cosas en lo personal, en la familia, el padre va a orar por su hijo y se sanará, la madre orará con fe por otra cosa… empezarán a actuar por fe, para que se den cuenta que esta es una ley de Fe que funciona, ¡En Cristo Jesús! En todas las áreas de tu vida, en medio de tus necesidades físicas, pruebas, “tormentas”, temores, ¡No te dejaré ni te desampararé!

Y si necesitas algo, Dios que ve en eterno pondrá su mano sobre ti por el Espíritu Santo y te dirá: Yo he rogado al Padre, para que tu fe no falte. ¿Lo puedes creer? Meditemos. Si notamos en nuestro corazón que el pozo de aguas vivas, esa fuente que fluye, no fluye cómo quieres o debes, tal vez haya pasado como con los enemigos de Isaac: El diablo los tapó con basura.

Las “basuras” del tiempo del fin no serán groseras, serán ideales que sustituyen la fe.
La peor basura que tendremos que soportar será la cultura humanista, donde te dirá que no corrijas a tus hijos, donde te dirá que todo lo debes dejar hacer. ¡Y nacen mal educados! Y crecen sin límites. Y tendrás que enfrentar lo peor: mantenerte con tu misma mujer… ya no… Eso era de antes… ya saldrán leyes que permitirán hacer las cosas muy transitorias… Cásate con el que vas a ser feliz aunque te tengas que separar, divorciar, volverte a casar y divorciar… Te dice -la cultura humanista- “no tendrás que dar cuentas a nadie…” Pero la Biblia dice que todos tendremos que dar cuenta delante del Señor. Niégate a sistemas, programas, fórmulas. Y aunque te pongan la “ración del rey”… Las legumbres del cielo te harán más rozagantes.

Se te van a presentar propuestas indecentes que te traerán prosperidad económica… si no honran a Dios… ¡niégate! Mejor es lo poco con justicia que la abundancia donde hay “rapiña”.
Si sientes en tu corazón que estás quedando atrás y no eres digno, ¡Hay un camino vivo y nuevo! ¡Ha sido abierto para que tú puedas ser alcanzado! ¡Dios no te deja ni te abandona, sino que te invita y te renueva! Renueva tus votos con el Señor. ¿Te estás fortaleciendo en medio de las dificultades dando Gloria a Dios? ¿Se te mueve la barca? ¡Dios está contigo! Te van a golpear la puerta para suscribirte a sistemas muy extraordinarios… Cuando la unción de Dios no está aparecen las fórmulas y palabras de la sabiduría humana, pero la Fe está fundada en el Poder de Dios que es el Espíritu Santo.

Yo soy salvo… te tengo… pero ¿Cómo resuelvo las ecuaciones de mi vida? ¿Qué palabras uso?
Cuando todo es sombrío y hay dudas… ¿Es la fe la que me acerca al Dios que creo que existe? El Señor te hace a ti personal. Yo Soy tu Dios -dice- mío eres tú, yo te compré.  La cultura humanista va a ser lo que estamos viendo: una falta de respeto total por las autoridades… Nadie respeta a nadie… y así se crían los hijos, sin límites, sin respeto… y así será la generación del “tiempo del fin” que morirá sola porque no tendrán vallas de contención, porque muchos padres dirán “para que no se traume”, pero la Palabra de Dios dice que debo poner límites.

Serás parte de una generación que Dios usará. Cuando venga el hijo del Hombre para buscarte, con los últimos que queden en la tierra para transformarte al sonido de la final trompeta o antes, para decirte: Ha llegado tu hora… ¿Hallará fe? ¿O sistemas? ¿Habrá manos que se levantan clamando al Señor y confiando? ¿O dedos acusadores diciendo esto no pasó por esto o por lo otro? ¡No te voy a abandonar!

Busca un lugar a solas y dobla las rodillas y riega la fe con la oración porque ¡Sin fe es imposible agradar a Dios! ¡Dios es galardonador de los que le buscan! Joven, anciano, varón o mujer: renueva tu pacto. La fe en dios puede mover montañas. ¡Anímate a Creerlo!

Comentarios o consultas a tiempodevictoria@yahoo.com.ar

noviembre 13, 2018 Néstor Martínez